El Palacio de los Palacios

La #CDMX atestigua el renacer de uno de sus múltiples palacios: #ElPalaciodelosPalacios

Palacio de los palacios

La aparición de un nuevo palacio en la denominada Ciudad de los Palacios no es cosa de todos los días. Lo que antaño eran las casas destinadas para residencia de los reyes (al menos según la RAE), hoy son, para muchos, recintos relacionados con la política, la cultura, el deporte y el espectáculo. Pero, para otros tantos, los palacios también son esos templos rutilantes del comercio de lujo donde se puede dejar desde la quincena hasta los ojos de la cara. Después de casi dos años de obras de remodelación, lo que un día fue ‘Plaza Moliere 222’, se ha convertido en un auténtico inmueble palaciego reflejo de una época en la que vivimos. Las expectativas eran tan amplias como la curiosidad y los rumores que provoca un proyecto anunciado como “el mejor destino de lujo, moda y estilo en Latinoamérica”. Con bombo, platillo y una fiesta digna de palacio, la semana pasada abrió sus puertas el otrora Palacio de Hierro Polanco, hoy apodado #ElPalaciodelosPalacios.

Hace 127 años que se construyó el primer Palacio de Hierro en el centro de la Ciudad de México. La estructura metálica, dicen, dio el nombre a la cadena de tiendas departamentales más lujosas de México y América Latina. Renovarse o morir, para #ElPalaciodelosPalacios el hierro se vistió de mármol para recubrir casi cada rincón de los 60,000m2 de tienda que celebran la ciudad donde nació la empresa. El almacén es un recorrido por la #CDMX que comienza au-rez-de-chaussée con los iconos de la avenida Reforma y continúa por los cuatro niveles: Polanco y Lomas de Chapultepec; Roma y Condesa; y Jardines del Pedregal, respectivamente. Un paseo más bien exclusivo de lo que es esta ciudad de 20 millones de habitantes.

A los fastos de inauguración no faltó ni Dios.  Me colé, en tu Palacio me planté, Don Alberto. Junto a lo que en París se llama tout le monde, en Madrid todo quisqui y en Buenos Aires la biblia y el calefón, en la noche de apertura del Palacio estaban presentes todos ellos y nuestra muy mexicana crema y nata. Desde la desbancada ex mujer de Vargas Llosa hasta la recién estrenada Delegada de la Miguel Hidalgo, pasando por el Jefe de Gobierno y los embajadores de España en México. Así fue la convocatoria del magnate mexicano cuya empresa (Grupo BAL) invirtió la friolera de 300 millones de dólares en la manzana que forman Homero, Horacio, Molière y Platón en su tan cacaraqueado “corazón de Polanco”.

El arquitecto Javier Sordo Madaleno, quien en su día proyectó el icónico edificio de usos mixtos que hoy alberga el Palacio de los Palacios, está al frente de Sordo Madaleno Arquitectos (SMA). Fueron ellos, en colaboración con Gensler y TPG Architecture, los encargados de ampliar y transformar la extinta Plaza Molière Dos22 hoy convertida en un digno palacio ―tapizado de mármol y con elegantes balcones a la calle―. El edificio (cuya ampliación ascendió a 40,000m2) conserva su carácter de usos mixtos  al continuar albergando, bajo su fachada de precolados color terracota,  las oficinas del Grupo Bal en la imponente pirámide (y desmejorada torre) y la tienda departamental en el basamento. Sordo Madaleno suma este monumental proyecto de retail a su lista en la que también  incluye Antara a escasas cuadras del nuevo gigante amarillo.

Para Don Alberto Baillères González, el segundo hombre más rico de México y propietario también del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), éstos son días de brindar con champagne. Si bien hace ocho días inauguraba su Palacio desde las abarrotadas terrazas de éste, hoy, después de una avalancha de polémica, recibió en el hemiciclo de la ‘Cámara Alta’ la Medalla Belisario Domínguez. Una condecoración que entrega el Senado de la República “…a los hombres y mujeres mexicanos de excepción cuya actividad pública los ha distinguido por su entrega al servicio de México, al enaltecimiento de la sociedad y a la defensa de los mejores valores.”

Cada casa tiene su llave y cada palacio tiene su fiesta. Ayer en el Palacio de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (hoy Museo Nacional de Arte, MUNAL) se inauguró la exposición Los Modernos; en el Palacio de Iturbide (hoy sede del Fomento Cultural Banamex) continúa Terra, la materia como idea de Javier Marín; y en el verdadero Palacio de los Palacios, el de Bellas Artes, se puede seguir admirando Vanguardia Rusa, el vértigo del futuro. Iconofinaltexto copy

@ebuenavida

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Emilio Buenavida

Emilio Álvarez Abouchard es arquitecto por el ITESM Monterrey. Estudió en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid y en Casa Lamm. Colabora con diversos medios de comunicación con artículos relacionados, no sólo con la arquitectura, sino con la cultura en general. Síguelo en Twitter como @ebuenavida.
Avatar

Artículos recientes por Emilio Buenavida (see all)