Los cuervos no se peinan

los-cuervos-no-se-peinan-800x450

Maribel Carrasco es una dramaturga comprometida con el universo infantil. En obras como Valentina y la sombra del diablo a través del viaje emocional de una niña, logra subrayar la importancia de denunciar al abuso sexual y en Los cuervos no se peinan traza de manera inteligente el momento en que los niños comienzan a tomar decisiones propias y ajenas a las de los padres. Temas para nada sencillos que sin duda resuenan en los pequeños espectadores y que les son de gran relevancia.En Los cuervos no se peinan el argumento es sencillo: una mujer de sombrero rojo un día se encuentra con un pequeño huevo. Desde este momento, el huevecillo del que posteriormente nace un cuervo toma una decisión: la señora del sombrero rojo es quien tiene que hacerse cargo de él. Es así como una relación entre ambos comienza a dibujarse, la mujer termina por asumir y abrazar la idea de que el pequeño cuervo es su hijo y por tanto, comienza a tratarlo como a un niño.

El conflicto aparece cuando la madre trata de ocultarle a Emilio –como ella ha decidido nombrarlo– su verdadera naturaleza. Cuando en el ejercicio de protegerlo lo llena de restricciones y trata de apaciguar los deseos más vitales del pequeño: como aquellos que son volar o ir a la escuela. Una vez que la madre logra superar algunos de sus miedos y lo lleva a clases, Emilio tiene que enfrentarse también a las ideas de los demás niños y entender que en la diferencia existe un gran valor. En principio, el valor de enfrentarse a no encajar en los esquemas de los demás y defender aquello que uno es.

cuervo 2(1)

Bajo la dirección de Boris Schoeman esta historia encuentra una forma sencilla de trasladarse a la escena. Una silla y pequeños elementos que son significativos para definir a los personajes, recrean distintas situaciones con soltura e imaginación. Como en muchos juegos de niños, tanto el espacio como los objetos que los rodean, se resuelven con convenciones y logran atrapar al pequeño espectador. No se necesita nada más; las actuaciones de Amanda Farah y de Sergio Solís –quienes interpretan tanto a la madre como al pequeño cuervo y demás personajes en distintos momentos–, son suficientes para mantener la atención del público.  Este último punto, de suma importancia en el teatro para niños y que se logra a través de un texto sutil y una dirección inteligente.

Los cuervos no se peinan es una producción de la compañía Los Endebles y se presentará todos los sábados y domingos a las 13:00 hrs en el Teatro Sergio Magaña (Sor Juana Inés de la Cruz 114, colonia Santa María la Ribera), hasta el 14 de junio. Iconofinaltexto copy

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Laura García

Estudió literatura dramática y teatro en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Como actriz ha participado en Flor de lluvia de la compañía Las Primadonnas en distintos festivales en la Ciudad de México de 2012 a 2013. Actualmente cuenta con un apoyo de CONARTE para estrenar su obra Inmarcesible en Monterrey. Es becaria de la Fundación para las Letras Mexicanas.
Avatar

Artículos recientes por Laura García (see all)