Yo (gato) Internet

rsz_gato

A Boris

De unos años para acá existe una medicina para que quienes sufren alergia al pelo del gato puedan disfrutar a estos graciosos animales: Internet. Basta con teclear “gato” en el buscador para que en .28 aparezcan 70 millones de resultados—en inglés, hasta 2mil 500 millones—, o escribir “cats” en YouTube para ver alguno de los 10 millones 500 mil videos existentes sobre el tema.

Estos animales son todo un tema. Ver gatitos (sin albur) haciendo cosas se ha convertido en una práctica tan popular que podríamos decir que los felinos son la mascota oficial de la red. Se han convertido en una obsesión para muchos y en objeto de críticas para otros, pero lo cierto es que ningún internauta puede escapar de ellos.

En la actualidad no sólo es aceptado, sino casi casi recomendado, tener dentro de nuestro repertorio de material multimedia las desventuras de un felino. Ya sea algún meme de Grumpy Cat a Nyancat y hasta animaciones de plastilina, estas peludas criaturas son un punto central en la convivencia del siglo XXI, así como lo fueron en el Egipto de los faraones.

El culto egipcio al gato estaba asociado con la diosa Bastet (equivalente de Artemisa para los griegos), símbolo del placer, la feminidad y la alegría de vivir. Es el lado pacífico de Sekhmet, diosa con cabeza de león que fungía como ojo del Sol para Ra, aunque está catalogada como peligrosa debido a la violencia de su ira.

La leyenda cuenta que, en cierta ocasión Ra (el Zeus egipcio) envió a Sekhmet a Egipto para restablecer el orden, pero que la diosa-león se enfureció tanto que empezó a matar a todos. Consternado, el dios mandó pintar bebidas alcohólicas de rojo y ella las confundió con sangre. Luego, humillada, se marchó a Nubia (Sudán, hoy en día) y volvió en forma de gata.  A partir de entonces, los egipcios se preocuparon por mantenerla contenta con celebraciones como la Fiesta de la Embriaguez—que era en realidad una fiesta de horchata—.

Desde entonces, los gatos se convirtieron en todo un tema para los humanos. En la Edad Media fueron vistos como un presagio de maldad y como señal de la presencia de brujas—que no eran más que mujeres solas que necesitaban un poco de amor gatuno— y, poco a poco recuperaron su estatus de ídolos populares (o máximos líderes del mundo virtual, como prefieran).

Pero, ¿Por qué precisamente los gatos dominan Internet? Se supone que el perro es el mejor amigo del hombre (si no me creen, pregúntenle a Lucho), pero no tiene ni de cerca, tantos videos. De acuerdo con teorías nacidas en Internet, el motivo es simple: El gato es más tierno, más soberbio y, por tanto, más gracioso. Tiene el poder de obnubilar a muchos usuarios, como bien apuntó (alguna vez) un usuario de 9GAG: Acabo de ver cinco minutos de un video de un gato que seguía con la mirada a unos peces y pensé “qué tonto es”, hasta que recordé que yo acababa de invertir cinco minutos viéndolo hacer eso.

 

Existen una gran cantidad de páginas dedicadas a los felinos. Cada día hay más y se acoplan a los requisitos de sus fanáticos. Algunas de ellas son:

Boozecats: Lo único que podría competir con los gatos en Internet es el porno y el alcohol. Y, como sabemos, los gatos no aceptarán a nadie que les quite el trono. Por eso, existe esta página, que intercambia fotos de botellas por felinos.

Hipster Kitty: Con más de 7 mil millones de personas en el mundo, la angustia de que los humanos fueran tan mainstream, obligó a muchos hipsters a transformarse en gatos. De ahí nació esta página, donde se ven muchos mininos haciendo cosas nada pretensiosas y criticando (entre maullidos y fotos) a los humanos que no conocen de Fellini o de Kapuscinski.

Tubcat: Esta página demuestra que, mientras que en las personas la obsesidad es motivo de crítica y de alerta social, en los mininos se vuelve algo adorable. Vamos, ¿quién no quiere apapachar un gato increíblemente gordo o verlo utilizando una capa? En los felinos no existe la gordura, sólo exceso de personalidad.

¡Cuánto gato!: Esta página es la principal causante de la toxoplasmosis en España. Hija de portales como Asco de vida y Tenía que decirlo, nació en respuesta a la necesidad que tienen los ibéricos por ver GIFs de gatos jugando.

Así como estas páginas, existen muchísimas que le rinden tributo al animal que se ha convertido en representante del Internet. Con su tierna manera de actuar y su gracia natural, se dan a querer; tal y como decía Paul Gray: “Los gatos son amos amables, mientras recuerdes cuál es tu propio sitio”.

 

@a_deyden

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.