Ya casi llegamos

Tres y cuarto de la mañana, las cosas no salieron como esperábamos. Estamos totalmente empapados, todavía esperando a que nos recoja un taxi. Deberíamos estar festejando con las copas en alto, rebosantes de vino. Sin embargo, ahora mismo tiemblas de frio. Por ahora, mientras no llegue un taxi no puedo hacer mucho por ti. Aprieto mi cuerpo contra el tuyo y paso mi mano por una de tus mejillas, espero te de algo de calor. Aunque no tengo muchas esperanzas con semejante lluvia, ni que hacerle.

Estoy seguro de que todo habría salido bien si hubiéramos planeado mejor las cosas. Pero nuestro entusiasmo era tanto, que no nos molestamos en reparar en los detalles. En realidad no era necesario, no era de esperarse que pasara esto. Aunque al final, ya ves. Se supone que hoy sería la gran noche. En cambio estamos aquí, empapados y esperando a que nos recoja un taxi. Y sí, también tu asunto, espero me perdones. Se supone que nada de esto debería estar pasando. Sí, seguro que tú entiendes. Y aún así, tiemblas, tiritas. Tienes mucho frío, ¿verdad? Mira, ahí viene un taxi, no te preocupes.

-Por favor siga todo Churubusco, yo le digo cuando haya que dar vuelta.

Ya casi llegamosNaturalmente esto termina con nuestros planes. A mí me habría gustado ir de vacaciones a Sudamérica. De tanto escuchar a mi abuelo decir que la Pampa esto, la Pampa aquello, terminé con ganas de conocer el lugar de una vez por todas. Tú, en cambio querías algo que pudieras tocar con las manos. Un coche para impresionar a las mujeres y luego poder acostarte con ellas. A decir verdad, una de las razones por las que quería las vacaciones en Sudamérica, es que es algo para hacer juntos. No es que me moleste que te acuestes con cualquiera, al final es tu problema. Pero no quiero ni imaginarme lo que harías tú solo en la ciudad con un coche nuevo. Seguramente la próxima vez que te viera, estarías en un parque, inconsciente y con la camisa vomitada. De cualquier modo, ya no vamos a poder hacer nada de eso. Por lo menos no durante los próximos años, lo que se viene va a ser difícil.

Recárgate en mi hombro, sería mejor si lograras quedarte dormido. La cabeza te apesta a sudor y colonia. Me parece hasta inapropiado que en una noche como esta, hayas decidido usarla.  Desde que te conocí, siempre has sido del tipo que incluso en los funerales busca involucrarse con la viuda. Aunque como te digo, eso no deja de ser tu problema. El taxista no deja de vernos por el retrovisor, seguramente el maldito ya se dio cuenta.

-¿Ustedes son los que se agarraron a tiros en el banco? Por favor bájense, yo no quiero problemas.

-¡Cállate y maneja, o te abro la cabeza!

No te preocupes, ya casi llegamos. Tienes la camisa toda ensangrentada. Perdóname, debí haberlo matado cuando tuve la oportunidad, cinco segundos después te disparó y ya ves. De cualquier modo, todo va a estar bien. Ya casi llegamos.

-A la derecha en la Avenida Cuauhtémoc.

Mira, ya se ven las luces rojas y azules, aunque todo está negro. Ven, dame tu brazo, te ayudo. Es por aquí, ten cuidado, no vayas a tropezar. Lo que nos sigue va a ser difícil. Pero por lo menos vas a estar bien.

 

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

La Hoja de Arena

Portal cultural de temas infinitos.