Tres películas de la Berlinale

201504621_1_IMG_FIX_700x700

El incendio



Lucía y Marcelo son dos jóvenes de treinta años que están a punto de comprar una casa. El trámite debe ser sencillo: van al banco, sacan cien mil dolares (porque aparentemente en Argentina las casas se pagan en efectivo, y con dolares),  firman las escrituras, pagan, son felices para siempre. Pero para su mala suerte el vendedor no puede llegar a la cita y pasa la venta para el siguiente día. Lucía y Marcelo se encuentran entonces en la calle, con cien mil dolares sin saber qué hacer. El dinero empieza a causar paranoia, Lucía se empieza a cuestionar si Marcelo seria de capaz de huir con todo el dinero, Marcelo se siente ofendido de que Lucía sea capaz siqueira de pensarlo.

Esta película argentina sigue a esta pareja por 24 horas. Mostrando dos actores en una misma locación durante la mayor parte del tiempo, el filme sigue una ola minimalista que ha surgido en los últimos años en el cine latinoamericano (véase Whiskey de Juan Pablo Rebella o Historias mínimas de Carlos Sorin). Aunque Juan Schnitman logra agregar a ese minimalismo un poco del melodrama latinoamericano que tanto abunda en nosotros.

Producida cien por ciento en Argentina, El incendio logra capturar nuestra atención de principio a fin. Si bien la locación es un poco estática y sólo está llevada por dos actores, su cámara es dinámica y hace sentir una ligereza que ni Whiskey ni Historias mínimas consiguen.

Poco más de 90 minutos le bastan al Director para lograr una película redonda que bien vale la pena asistir.

201505100_1_IMG_FIX_700x700

De ce eu?



Basada en la historia de Cristian Panait, De ce eu? nos cuenta la historia de  Cristian Panduru, caracterizado por el joven actor Emilian Oprea, quien es un joven e idealista fiscal que intenta contra todo pronóstico encarcelar  a uno de los más poderosos políticos de la época en Rumania.

El joven fiscal empieza una cruzada contra uno de los políticos más influyentes, el caso es fuerte y tiene todas las de ganar sin embargo el propio sistema en el que Cristiann confía, lo traiciona.

El director, Tudor Giurgiu era hasta hace unos años director de TVR, algo así como el canal 11 de México, y dejó su puesto debido a un caso de corrupción. Tudor confiesa que buscaba una historia que reflejara su propio drama con la TVR y fue justo la de Cristian con la que acabó sintiéndose más cómodo pero “ha comparación de él, yo estaba jugando a las canicas” dice en una entrevista “él de verdad intentaba cambiar el mundo”.

En la película se nota que Cristian se refleja en su héroe, un héroe idealizado de esos que ven la justicia como blanco y negro y que siempre están del lado blanco, del lado de los buenos. La intención de Tudor es la de enaltecer una figura que ataca la corrupción, que no sólo la critica de lejos sino que actúa, pretende acabar con ella, tal vez de una manera ingenua. “Es una fila india, cuando el primero se va, el próximo toma su lugar, y así, y así” le dice su jefe en una escena para su sorpresa.

Tal vez Tudor haya querido hacer un homenaje a este héroe de carne y hueso que acabó por tirarse de un balcón. Es una lastima que el resultado no haya salido como esperado. En vez de homenaje, la película se torna en una amalgama de acción, cine noir y drama que no acaba por convencer  ni entretener a nadie. Tomas largas que no llevan a ningún lado, close ups que nos marean a morir y un personaje con el cual no llegamos a identificarnos del todo hacen que esta película no alcance su cometido.

De ce eu? o ¿Por qué yo? es una de las películas más esperadas del año en Rumania, pero con suerte no reflejará el 2015 para el cine rumano.

mot naturen

Mot Naturen



Escrita, dirigida, producida y actuada por el noruego Ole Giaever, Mot Naturen o Madre Naturaleza es una de las mejores piezas que se ha visto en la Berlinale de este año.

Martin ronda los 35 años, trabaja en cualquier oficina, tiene un matrimonio difícil y un hijo con el que no comparte nada en común. La película comienza cuando decide que el fin de semana escapará a las montañas. Recoge la llave de la cabaña, se dirige a su casa y después de avisarle a su esposa, emprende su camino hacia la montaña. La cámara sigue a Martin, atraviesa un río, deja atrás a la ciudad y se adentra en el bosque. Entonces estamos solos con él, siguiéndolo a todos lados, escuchando, voz en off,  su monólogo interno. “¿Cómo es que acabamos así? Debería divorciarme”, “Tal vez no puedo ser un buen padre, porque lo tengo en mis genes, mi papá también era un mal padre”, “Tal vez debería irme a vivir a Oslo, sí, eso debería de hacer”.

Martin se cuestiona sobre su vida mientras Øystein Mamen, director de fotografía, nos regala una increíble vista de las montañas noruegas y Ole logra crear un magnifico y egocéntrico viaje.

Mot Naturen es una película sencilla en principio, un solo actor, corriendo de aquí para allá, con iluminación natural y sin efectos de ningún tipo. Pero nunca aburre, es un poco un viaje que te hace que te conozcas aún más, incluso cuando el viaje es de un noruego en medio de las montañas.Iconofinaltexto copy

The following two tabs change content below.

Miguel Ángel Guzmán

Estudió Actuaria en el ITAM, cursó por corto periodo la carrera de Letras Hispanicas en la UNAM. Colaborador de la hoja en Europa.

Artículos recientes por Miguel Ángel Guzmán (see all)