Stoker, el incesto y el parricidio

stoker_2

Stoker (2013)

No vemos, en efecto, qué necesidad habría de prohibir lo que nadie desea realizar; aquello que se halla severamente prohibido tiene que ser objeto de un deseo”. Sigmund Freud

Esto no es una reseña sino un comentario sobre algunos puntos interesantísimos en las películas Oldboy y Stoker (Lazos perversos en los países hispanohablantes) del director surcoreano Chan-wook Park. El artículo está plagado de spoilers. Están, pues, advertidos.

Chan-wook Park es recordado acaso principalmente por sus personajes extraños, la sofisticación visual de sus films, el uso de ese gore con el sabor inconfundible del cine de terror oriental y la venganza como motor de sus historias. Pero en lo que me centraré aquí es, como el título ya lo anuncia, el tratamiento del incesto y el parricidio en dos películas suyas, Stoker de 2013 y Oldboy, estrenada en 2005.

Cuando hace unas tres semanas fui al cine a ver Stoker quedé positivamente impactado, por lo que decidí verla de nuevo e invité a una amiga. Al final de la película y después del obligado ¿Qué te pareció? me dijo que viera Oldboy, película mucho mejor lograda en su opinión.  Vincent Mancini, crítico de www.filmdrunk.uproxx.com dice que “Stoker es un simbolismo en busca de una historia”, afirmación con la que debo mostrarme de acuerdo cuando menos parcialmente después de haberla rumiado con un poco más de calma. Es verdad, en términos generales Oldboy es un producto más acabado, con menos aristas. Pero de nada de eso me ocuparé aquí, sino de aquel simbolismo que en opinión de Mancini no logra realizarse en un guion bien trazado.

Stoker empieza cuando India y Evelyn Stoker, hija y esposa del apenas fallecido Richard Stoker, conocen a Charles, hermano de Richard. Madre e hija quedan inmediatamente prendadas del joven y apuesto Charles; situación que toca al menos tres puntos delicados, tres tabús en el sentido más estricto del término. Estos son la competencia entre madre e hija por una potencial pareja sexual, que esta potencial relación sea de naturaleza incestuosa y que todo esto ocurra sin guardar luto alguno, cuando el fallecimiento de Richard acaba de ocurrir. Oldboy es la historia de dos venganzas. Durante prácticamente toda la película vemos como Dae-su, el protagonista, lucha al lado de Mi-do por vengarse de Woo-jin, quien lo secuestró y torturó durante 15 años. Al final, la historia da un inesperado giro cuando Woo-jin admite haber sometido a Dae-su a semejante tormento como venganza de algo ocurrido hace mucho tiempo, cuando ambos eran unos preparatorianos. Dae-su descubrió que Woo-jin mantenía una relación incestuosa con su hermana y esparce el rumor, lo que desencadena una serie de eventos que concluyen con el suicidio de ésta.

Cuando en una importante escena Charles le confiesa a India haber matado a su padre, los zapatos que le obsequia a esta por su cumpleaños número 18 no son ya los que cada año recibía, zapatos iguales en todo salvo la talla. Sino los zapatos propios de un adulto, es este el momento en que se da la internalización de la Ley, el asesinato simbólico del padre que al inicio de la película de facto ya estaba muerto. Sin embargo, es hasta ahora que India puede apropiarse de él, India no es ya una niña. O eso es lo que parece. Casi al final de la película India mata a su tío, Charles, pues a diferencia de lo que pudiera pensarse hasta este momento, lo que había ocurrido es en realidad un desplazamiento de la figura del padre hacia su tío. Es así que con la muerte de Charles, India es verdaderamente huérfana y ha logrado internalizar la Ley.

oldboy-106484l-001

Oldboy (2005)

Woo-jin llama en diversas ocasiones “su monstruo” a Dae-su en tanto las determinaciones de su nueva forma de ser fueron producidas por su cautiverio de quince años. Cuando Woo-jin le hace saber que Mi-do (quien hasta ese momento había mostrado un amor profundo e incondicional hacia Dae-su) es su hija, Dae-su necesita destruir aquello en que se ha convertido por la intervención de Woo-jin. Necesita dejar de ser el monstruo incestuoso y asesino creado por éste, necesita volver a ser Dae-su, un sujeto regular que no sepa que ha violado el tabú del incesto. Al final Woo-jin ha triunfado, pues aquél fracasa el último reto que éste le pone cuando le dice “A pesar de todo, mi hermana y yo nos amábamos. ¿Pueden ustedes dos hacer lo mismo?”.

Durante la última secuencia de Stoker vemos a India matar a un policía sin razón aparente. India, según podemos ver, en realidad no ha internalizado la Ley, sino que ha acabado con ella. Ha eliminado aquello sobre lo que se sustenta la esfera de lo público, el mundo, lo social, lo humano. Parafraseando el conocido dictum aristotélico: quien no tiene necesidad de vivir en sociedad es un animal, un dios o un monstruo. Dae-su no pudo vivir como monstruo, tuvo que vivir entre hombres a la manera en que lo hacen los hombres, como ζῷον πολιτικόν, como animal social y político. India dio el último paso, avanzó la última transgresión. Oldboy es la historia de un monstruo que quiere volver a vivir entre humanos al ver su espantoso reflejo; Stoker es la historia del nacimiento de uno, de apenas el primer día del resto de su vida tras la destrucción de la Ley. A pesar de todos los puntos en que Oldboy supera Stoker, esto último creo que es oro puro.

 @Jslis

The following two tabs change content below.

José Luis Álvarez Vergara

Artículos recientes por José Luis Álvarez Vergara (see all)