Robyn & Röyksopp lo hacen otra vez

En la música electrónica, tenemos toda clase de estrellas mainstream. Daft Punk acaparó todos los reflectores con su disco Random Access Memories; Deadmau5 da de qué hablar con sus peleas por Twitter. David Guetta lo seguimos escuchando en el antro, y poco nos importa si casi todas sus canciones suenan igual. Sin embargo, mientras las luces caen sobre estos monarcas, hay otros que se quedan un poco más atrás en el tema de la fama pero siguen innovando, impresionando y dejando a su público sin palabras.

Tal es el caso de Robyn y Röyksopp, quienes con su nuevo EP, Do It Again,se han dedicado a innovar el rubro de la electrónica y el synthpop.

Es cierto, a primera vista estos dos no tienen mucho en común; los noruegos usan técnicas y métodos mucho más experimentales, mientras la sueca ha destacado por romper esquemas de tecnología sonora a la par de crear éxitos felices y poperos. Sin embargo, a pesar de satisfacer públicos muy diferentes, una colaboración exitosa no es una idea tan alocada. ¿Por qué?

¿Se acuerdan de “The Girl and the Robot”, del LP Junior? Escrita por Robyn y bajo la producción de Röyksopp, esta canción es una de las grandes joyas que hizo Röyksopp en dicho disco, sumándose a otras como “Happy Up Here”, “This Must Be It” y “Röyksopp Forever”.

Tan buena fue su química que, un año después, Robyn invitó a los noruegos para colaborar en su quinto disco,Body Talk. El resultado fue asombroso; la canción que hicieron juntos, “None of Dem”, es el parte aguas de un disco donde la sueca juega con el lado bonito y brilloso del pop y el lado más obscuro y misterioso.

Y ahora tenemos Do It Again. Aunque no es catalogado como un LP, ya que sólo cuenta con cinco canciones y ninguno de los involucrados lo reconoce como parte de su discografía, vemos esta producción como una exploración de creatividad musical. Sin la presión de hacer un disco o de convertirlo en algo más grande, se nota la libertad con la que ambos músicos trabajaron.

Claro, tenemos canciones más ad hoc para la voz de Robyn, como el caso de “Sayit”, pero en esa misma pieza se nota la capacidad que tiene Röyksopp para jugar con la voz de la sueca. “Do It Again” es uno de los próximos éxitos antreros del verano, ya que se aprovecha la suavidad de la voz de Robyn con una música movida.

Por su parte, la última canción del disco, “Inside the Idle Hour Club”, enfatiza la habilidad que tiene Röyksopp para sumergirnos en aguas llenas de bits y micro korgs.

Destaca también la habilidad que tienen estos dos artistas para arriesgar. Gracias a este EP, encontramos un ejemplo más que una estrella de pop, como Robyn, no tiene que hacer canciones tan felices todo el tiempo. Nos ha dado una muestra que el synthpop puede ser más oscuro de lo que el mainstream nos tiene acostumbrados. Claro, no es la primera en hacerlo, pero pequeños actos de rebeldía se aprecian.

Vale la pena escuchar este EP. Son 35 minutos donde uno se da cuenta que mientras la música no se relacione con fechas de entrega o presión por parte de disqueras, los resultados son óptimos.

@rochongo

The following two tabs change content below.
Avatar

Alejandro Rocha

Avatar

Artículos recientes por Alejandro Rocha (see all)

¿Y tú qué opinas?