fbpx

Reseña: Algo sobre una pareja y un hijo

algo

Carolina se da cuenta de que está embarazada después de terminar con su pareja, y decide que no quiere ser madre. Sin embargo, ante el constante aliciente de una de sus amigas, que no puede tener hijos y le pide que se lo dé, y el retorno de su ex pareja sólo para convencerla de tenerlo, pone en duda este deseo. Tomar una decisión, ser madre o no, es una pregunta constante muy actual que responde a nuestra sociedad.

Agustina Gatto, una joven dramaturga argentina aborda esta pregunta en la obra Algo sobre una pareja y un hijo, cuya solidez de trama deja ver algunas lagunas. En ella a veces se pierde la focalización de la intriga y deja espacios vacíos en donde no pasa mucho. No obstante, cuenta con una gran virtud, exponer este tema sin juzgar y sin moralizar para dejarnos con una buena reflexión. Utiliza un toque de humor para volver la obra dinámica y la salpica con varias texturas de lenguaje que los actores. Micaela Gramajo, Mariennela Cataño y Ernesto Álvarez, acentúan y equilibran muy bien, acorde con la temática.

Ver un teatro con un ritmo lento a veces parecerá carente de fuerza y tensión, pero en Algo sobre una pareja y un hijo nos hace llegar a la sustancialidad de la puesta, sin pretensiones; todo lo contrario, con una claridad pasmosa. En consonancia, las atmósferas que se logran son de una sutileza tal que nos permite ver la vulnerabilidad que se propone para el personaje de Carolina. El agua se emplea como elemento angular en la primera mitad de la obra; la trama empieza cuando ella pide ayuda porque la tubería de su casa no sirve y se inundó; todo se hunde, en especial ella, y el público llega en al momento del quebranto. Las actuaciones, sin embargo, como están suscritas a un panorama realista no son del todo contundentes, en especial Lorena Abrahamsohn, quien no llega a ser del todo creíble encarnando dolor de una mujer que está esperanzada por tener un hijo.

algosobre

Entiendo al director en la pertinencia de no querer cambiarle ni una coma al texto, con lo cual deja la acentuación del argentino para respetar el gran esfuerzo de la  autora para trasladar las riquezas del lenguaje coloquial. Una adaptación correría el riesgo de perder esa virtud. Pero, incomoda que no unificara el argentino de sus actores; en efecto, dos de los personajes adoptaron totalmente la pronunciación, con el acento y los fonemas, mientras que los otros sólo mantenían el primero. Esto, en momentos llegó a desbalancear la escena, sobre todo en aquella que muestra a ambas parejas al final de la obra, momento de suma tensión donde cada personaje enuncia discursos importantes y concluyentes. Asimismo, se observa a lo largo de la obra que todos pertenecen al mismo contexto, por lo que la falta de uniformidad en el habla quiebra la verosimilitud el realismo en el que está enmarcada la obra. La escenografía fue la necesaria y la iluminación estuvo llena de contrastes sutiles, sobre todo en la primera escena y en la última, cuando se acentúa la atmósfera que envuelve el desarrollo de la pieza.

El tema de la decisión maternal me parece que abre una buena discusión acerca de temas contemporáneos en la dramaturgia. Parece que a veces ya no se confía en que un diálogo sea suficiente para reflexionar acerca de ciertos tópicos, por lo que resulta muy pertinente que en estos tiempos se demuestra que es posible todavía abordar un tema desde la cuarta pared, que apele a una cotidianeidad sin más pretensiones que poner ciertas preguntas sobre el teatro.

Algo sobre una pareja y un hijo se presentará en el Teatro Benito Juárez del 2 al 25 de mayo, todos los viernes, a las 20:00 horas; sábados, a las 19:00, y domingos, a las 18:00 horas, en el Teatro Benito Juárez (Villalongin 15, colonia Cuauhtémoc, cerca del Metrobús Reforma). Boletos en taquilla. Localidades: $122, entrada general. 50% de descuento a estudiantes, maestros, militares, trabajadores de gobierno e INAPAM.

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.