fbpx

Putos, pobres y peronistas

putos_peronistas_0

Se llama reapropiación y es un proceso mediante el cual un grupo vulnerado (que ha enfrentado discriminación) reclama y cambia el sentido de un término o símbolo que otros han utilizado para subordinarle y denostarle. Así lo han hecho los Putos Peronistas, organización que ha tomado una palabra históricamente utilizada para menoscabar a los homosexuales en Latinoamérica y la ha convertido en la bandera de su identidad sexual y política. «Putos Peronistas. Cumbia del Sentimiento» es un documental, dirigido por Rodolfo  Cesatti, que da cuenta del desarrollo de esta agrupación entre 2007 y 2011. Su proyección en nuestro país sucedió el pasado fin de semana, en el marco del «6° Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos de México».

La Agrupación Nacional Putos Peronistas es una organización argentina que lucha por la reivindicación de los Derechos Humanos (DDHH) de las personas de la disidencia sexogenérica. De ese grupo de personas que han asumido que su orientación sexual no es la heterosexual y que los estereotipos de género no pueden regular ni controlar sus vidas. La Agrupación surgió en 2007 como una idea de Matías Alozent, ex-militante de la Juventud Peronista, y desde entonces ha hermanado su causa con la de otros grupos vulnerados por razones de género, edad, condición social, etc. Se trata de la representación de lo que llaman el —puto común y corriente—, lejano al gay de clase alta que goza cada vez de mayor tolerancia.  El trasfondo es el de un grupo doblemente discriminado, tanto en razón de la orientación sexual o la identidad de género como por la condición socioeconómica. Ante este panorama, la organización se enfrenta con acciones de concientización, promoción de los DDHH e incidencia en políticas públicas, entre otras.

La Agrupación se opone a definir al sector que defiende como una minoría: —Creemos que la única minoría de este país es la maldita oligarquía— han declarado en el manifiesto que marcó su fundación. Su ideología aboga por mostrar las intersecciones entre distintas formas de opresión, demandando la —integración social de los países hermanos— y la —unidad de nuestro continente—. «Putos Peronistas. Cumbia del Sentimiento» es también un recorrido por la historia de los avances en materia de DDHH de las personas de la disidencia sexogenérica en Argentina, país pionero en la materia. En él, los matrimonios homosexuales son protegidos por la legislación desde el año 2010. Se trata del primer país de Latinoamérica que reconoce este derecho en todo su territorio. También es el décimo en reconocerlo a nivel mundial.

Para la legislación argentina, el acceso a la identidad jurídica para las personas transexuales y transgénero se realiza mediante un trámite de carácter público y gratuito. Está, además, basado en el derecho a la personalidad propia; sin contemplar aspectos médicos o judiciales. La misma legislación menciona que en «ningún caso será requisito acreditar intervención quirúrgica por reasignación genital total o parcial, ni acreditar terapias hormonales u otro tratamiento psicológico o médico». De esta forma, las identidades trans dejan de ser tratadas como patológicas. En México, éstas se encuentran sólo medianamente reconocidas en el Distrito Federal. Sin embargo, aún en esta entidad, el ejercicio del derecho a la identidad se encuentra vinculado a un juicio en el que dos peritos particulares deben certificar la condición trans de la persona interesada. Asimismo, debe certificarse que la persona se encuentra bajo tratamiento médico. Estos dos hechos (que en conjunto tienen un costo de más de 15 mil pesos) hacen inaccesible que las personas trans tengan una identidad jurídica.

“No hay que hacer la vista gorda” comentó Iara Otonel, activista trans y militante de Putos Peronistas, en la presentación del documental en la Cineteca Nacional. Iara emitió, a petición del público, algunas recomendaciones para la defensa de los DDHH de las personas de la disidencia sexogenérica de nuestro país. “No hay que hacer la vista gorda y decir «yo no le doy a la política». Porque después se quejan cuando están sentados en el banquillo y deciden por nosotros” dijo Otonel en referencia a los legisladores. “Nosotros somos el pueblo, nosotros somos el poder. Y si hoy no lo pudieron cambiar, no (hay que) bajar los brazos, seguir adelante”, concluyó.

@dave_lefer

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

David Ledesma Feregrino

Escritor en formación. Editor en Homozapping. Formó parte de la XIV promoción de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores. Escribe ajeno. La más señora de todas las putas.