Y después de la boda, ¿por qué pelea la comunidad LGBT?

Ayer marchamos para exigir la reivindicación de nuestros derechos pero también para celebrar la vida. Como cada año, desde 1978, se llevó a cabo este sábado la Marcha del Orgullo LGBT de la Ciudad de México. Cada persona o cada contingente la conoce de distintos modos, sea la Marcha Gay o la Marcha del Orgullo y la Rabia de las Personas de la Disidencia Sexogenérica. Nos unifican las ganas de estar vivos, expresada a través de la protesta o del mero carnaval. La fecha se elige siempre cerca del 28 de junio, aniversario de los disturbios de Stonewall, bar neoyorquino en el que una redada desencadenó la primera respuesta organizada de un grupo LGBT en contra de la represión policiaca.

¿Cuáles son los pendientes después de medio siglo de lucha en favor del reconocimiento de nuestros derechos? Aunque hemos ganado visibilidad y hemos conseguido que el Estado Mexicano reconozca nuestras uniones, lo cierto es que el resto del camino es todavía largo. Éstas son algunas de las razones por las que salimos a marchar:

1.- Porque en México son asesinadas seis mujeres al día. El feminicidio es el resultado más atroz de un sistema que considera que todo aquello que se aleje del ideal de masculinidad es despreciable, desechable y existe sólo para el disfrute y beneficio de los hombres que se encuentren a la cabeza.

2.- Alrededor de once crímenes de odio contra personas LGBT son cometidos cada mes en México.  Según datos de la CIDH, entre enero de 2013 y marzo de 2014 se cometieron 79 de estos asesinatos. Eso implica que, como mínimo, se han cometido 903 crímenes de odio por homofobia entre 1995 y 2014. El panorama es aún peor si se considera que por cada uno de los casos documentados existen dos de los que no tenemos noticia, según estimaciones de la organización Letra S.

3.- Porque la extrema derecha se sigue organizando. Por todos los rincones del mundo se están oyendo voces que predican el odio hacia la diferencia. No importa si la razón es la identidad de género, la orientación sexual, la religión o cualquier otra. El día de ayer algunos grupos intentaron confrontar la marcha al ritmo de gritos e insultos homofóbicos. La seguridad de la masa nos cobijó en esta ocasión, pero son ésas las agresiones que las personas LGBT tienen que enfrentar en su día a día.

4.- Para recordar a las víctimas de los atentados ocurridos hace unos días en dos bares gay de Orlando, Florida, y Xalapa, Veracruz. 49 personas perdieron la vida en el primero y 7 en el segundo. Estos sucesos atentan contra la comunidad LGBT al haber tenido lugar en nuestros espacios identitarios. Históricamente los bares gay han sido de los pocos lugares en los que nuestros afectos y nuestras expresiones de género pueden ser manifestados con una menor dosis de prejuicios. Para algunas personas representan los únicos lugares donde pueden ser abiertamente lesbianas, gays o trans.

5.- Porque este año se consiguieron logros importantes en materia de matrimonio igualitario y reconocimiento a la identidad de género a nivel nacional y esto es digno de celebrarse. Se trata del producto del trabajo continuo de un grupo comprometido de activistas y no sólo de la voluntad política de un personaje. Sin embargo, estos avances representan en realidad muy poco si lo que no está protegido es nuestro derecho a la vida. Los derechos humanos son interdependientes; la violación de uno significa la violación de todos.

6.- Porque el respeto no es algo que se gane o que haya que saber pedir para obtener. Los atentados contra la vida y la dignidad de las personas constituyen delitos. Es obligación del Estado velar por que éstos no ocurran. No importa si voy por la calle en tanga con tacones o vestido de abejita, el derecho a transitar por el mundo en paz no es exclusivo de los hombres de buenos modales.

7.- Para recordarle al machismo que somos el rostro de todo lo que teme. Somos la vulnerabilidad detrás de su máscara agresiva, el abrazo que no es dado sin alcohol en la sangre y la persona que queda cuando se baja, por un par de segundos, el frágil escudo de la masculinidad. Iconofinaltexto copy

*Fotografías: Jorge Meza
¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

David Ledesma Feregrino

Escritor en formación. Editor en Homozapping. Formó parte de la XIV promoción de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores. Escribe ajeno. La más señora de todas las putas.