fbpx

“Petunia sola en Samborts” y los cuerpos que se esconden

Petunia

Petunia vive esperando al salvador, al príncipe misógino y totalitario que desde niñas nos enseñan a desear. ¿Es este amor la alegoría de un sistema político? En el contexto nacional, de vejaciones y presidentes de telenovela, parecería que sí. Petunia es otra empleada más de Slim; llegó a la Ciudad de México proveniente de Chihuahua, con muchas ganas de ser menos miserable y de convertirse en una víctima de amor. Con una dinámica cercana al café-concert, César Enríquez presentó este domingo a Petunia Sola en Samborts. Hora Feliz a una Sola Voz y Sintetizador de Compañía.

Se trata de un concierto de piezas depresivas y aspiracionales. Muy de un personaje que fue educado por musicales y telenovelas, al más puro estilo infancia mexicana. Cuando Petunia surge, el escenario de El Vicio se convierte en un Samborts. El público se transforma en los comensales y bebedores de café aguado. Ella canta y da cuenta de su vida. De un camino que, aunque tomado con optimismo, está cada vez más roto. Pero es justo en esa ruptura en la que Petunia va a poder encontrarse con su centro y con el amor de a de veras, con ese que dice: “Soy hermosa y nadie me va a decir lo contrario.”

A lo largo de la noche, Petunia pierde la esperanza en el exterior y deja ver las muchas telarañas que pueden acumularse en sólo un pecho. Así lo contó su creador e interprete, César Enríquez, a La Hoja de Arena. Petunia es muchas cosas. Es soñadora, es mujer en un país machista, es una persona de bajos recursos con todo lo que ello implica; le gusta la televisión, está enamorada, ve novelas, cree en esta idea del amor romántico. Pero a fin de cuentas es una mujer muy noble, que no sabe lo bella que es.

La más reciente obra de Enríquez esconde una crítica a la representación de las mujeres en los medios y a la estigmatización de las corporalidades alejadas del jetset. “Creo que eso tendría que pasar con el espectador. El espectador tendría que decir ‘esta mujer es muy bella, en todo este monstruo aparente que es’. Porque así la veríamos: es gorda y es muy chistosa. Es fea dentro de estos patrones de belleza absurdos que tenemos. Pero creo que el público tendría que decir ‘qué gran persona es y qué bella es’”. A fin de cuentas Petunia también es una parte de César, de un César que cuestiona y distingue esa opresión que se nos está colando por las pantallas.

César Enriquez es un disidente de las normas de género y lo deja ver en cada una sus obras.

“El cabaret es disidencia; al travestirme ya estoy siendo disidente. El cabaret tiene este toque de travestismo, desnudez y esta cuestión sexual. Pero en el cabaret político, el cabaret mexicano, disidente, no es sólo travestirse por travestirse. Tiene una carga. No interpreto a una mujer porque me quiero ver chistosa. Petunia existe porque lo que quiero que el público vea es la misoginia, el nivel al que las mujeres son molestadas, los estereotipos de belleza. Si no cumples determinados patrones no eres bello”.

¿Por qué Petunia debe sentirse fea todo el tiempo? ¿Por qué debe flagelarse por ser gorda? Quizás haya otro mundo para ella, uno en el que quepan todas las corporalidades y no tenga que esconderse por no ser carne de revista. ¿Será ese mundo el del cabaret? Para Enríquez sí que lo es, pues en él ha encontrado el medio para establecer diálogos políticos con un público que le recibe con cariño. “El cabaret tiene que ser político. No es político por el hecho de que sea partidista. Hablar de misoginia es ser político, tener una postura sobre equidad de género es ser político. Y no estás hablando de ningún presidente, no estás hablando de ningún partido político”.

Todos llevamos dentro a Petunia: una mujer fuerte y guapota, deseosa de romper las múltiples cadenas de la opresión. También llevamos un César, una voz cansada de agachar la cabeza ante medio mundo, que busca expresarse a través de todo lo que hacemos. Ahí están, no más hay que dejarlos salir.

Petunia Sola en Samborts se presentó en el marco del XXII Festival Internacional de Cabaret. Hasta el 30 de Agosto, compañías de todo el mundo estarán apareciéndose en distintos foros de la ciudad. Personajes como Tito Vasconcelos, Las Reinas Chulas, Astrid Hadad y Pedro Kóminik son una muestra de la gran oferta que ofrece este festival. A César Enríquez lo podemos volver a ver este viernes 29 de agosto, en el FARO Indios Verdes, con Disertaciones de la Chingada.

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

David Ledesma Feregrino

Escritor en formación. Editor en Homozapping. Formó parte de la XIV promoción de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores. Escribe ajeno. La más señora de todas las putas.