Ojalá Buñuel no tenga razón

Ppgd5oAm 

Luis Buñuel dejaba claro en sus películas que para él la juventud en México había nacido muerta; por más que ésta busque sus propios medios para sobrevivir, es inmediatamente subyugada por el exterior. Recientemente hemos comprendido que la educación es un puente y que un pueblo educado por tanto tendrá mejores maneras para solucionar las cosas.

Lo que retiembla en el centro de la tierra el día de hoy es, precisamente, la juventud que buscó en la educación un medio para mejorar al país.

Es evidente que el gobierno, por su parte, intentará desacreditar algo tan grande como la marcha que hubo anoche con la quema de la puerta de Palacio, porque no conviene que salga a la luz cómo familias enteras salieron a las calles, arriesgándose a ser detenidos, o peor aún, desaparecidos.

Las más de diez mil personas que marcharon en el Zócalo capitalino la noche de ayer son luminarias de una esperanza que comienza a nacer; estoy segura de que los demás estados de la República verán esto y no podrán quedarse sentados, viendo cómo los impuestos ahora corresponden a la compra de una casa de siete millones de pesos ―propiedad del presidente Enrique Peña― y un avión presidencial estúpidamente caro, entre tantísimas cosas que están mal, desde su inicio en la presidencia.

Todavía recuerdo cuando vi por primera vez Los olvidados de Buñuel; lo que más me impactó fue cómo en el silencio de la noche el abuelo de Mercedes y Mercedes misma cargan un bulto en el burro: el cadáver de un joven. Este cadáver recorre la calle inadvertido. Junto a él pasa la madre del fallecido, preguntándole en un doloroso alarido al viejo si ha visto a su hijo. Luego, ahí donde nadie va a buscar, en la basura, disponen de su cuerpo como si este fuera ídem. Yo sólo espero que Buñuel no tenga la razón y mi país no tenga una juventud a la que “más le valía no haber nacido”.

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Magnolia Orli

Estudiante de Licenciatura en Letras Españolas en la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Autónoma de Chihuahua. Ha colaborado con revistas como Pirocromo, Cataficcia, Posdata, Solar, Síncope en Línea, Ombligo. Ha sido ponente en diversos congresos de estudiantes de literatura nacionales. Fue coordinadora del Taller de Creación Literaria “Franz Kafka” en la ciudad de Chihuahua.
Avatar

Artículos recientes por Magnolia Orli (see all)