“Neva”: El arte en tiempos de sangre

Han pasado seis meses desde la muerte del escritor ruso Anton Chéjov, cuando su viuda, la alemana Olga Knipper, espera en un teatro de San Petesburgo a los actores que harán un nuevo montaje de El jardín de los cerezos. Atormentada por una popularidad que le debe a su famoso esposo, quedará atrapada en el teatro con dos de los actores: afuera el Zar ha enviado a sus tropas contra el pueblo y el río Neva lleva en sus aguas cientos de cadáveres.

Neva, del chileno Guillermo Calderón, llega a México de la mano de Grupo Bestias y el Foro Shakespeare, después de presentarse en Santiago de Chile, Montevideo, Moscú y el circuito Off Broadway.

Olga y sus dos actores, interpretados limpiamente por Bertha Vega, Christian Diez y Miranda Rinaldi, envuelven al espectador en un juego metateatral en el que ellos mismos no son inmunes al engaño: los fantasmas, las preocupaciones y los prejuicios de cada uno se entretejen con escenas de la vida y la muerte de Chéjov, así como con las hipótesis del Domingo Sangriento que tiene lugar afuera del teatro.

Calderón ofrece un texto poderoso aunque no siempre regular. La empatía del espectador oscila durante toda la obra entre la fuerza que emana del personaje de Olga y el marco social de la historia, un doble filo que puede atacar por dos frentes al espectador o perderlo por completo. Por lo mismo, el clímax de la historia resulta súbito, incendiario, más que progresivo.

La fuerza de las palabras, el juego del actor haciendo de otro actor, el carácter entrañable de los tres personajes, intuyo, llevaron a Paulina Adame, la responsable del montaje, a una propuesta de dirección bastante austera y sin mayores riesgos, que no deslumbra pero tampoco estorba.

El mayor logro de Neva es atreverse a ser incómoda. ¿De qué sirve el arte, o lo que entendemos por arte, en tiempos de sangre?, se pregunta. Nos pregunta. Y la cuestión se lanza sin sutilezas en un foro inserto en la Colonia Condesa: el saldo son personajes atrapados en el escenario y rostros incómodos en las butacas. Neva, quizá el mejor trabajo de Grupo Bestias hasta ahora, se vuelve universal porque la Rusia revolucionaria no tiene el monopolio de los tiempos difíciles.

Neva se presenta todos los viernes a 8.30 p.m. en el Teatrino del Foro Shakespeare (Zamora 7. Col. Condesa), hasta el 26 de septiembre. El boleto tiene un costo de $180.

@Ad_Chz

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Adrián Chávez

Escritor y traductor, autor de 'Señales de vida' (Fá Editorial). Ha sido becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) en el área de novela y es editor de La Hoja de Arena. Alterna la literatura y la traducción con la docencia. Twitter: @nochaveznada