Nanoficciones

El escritor encuentra su pluma destruida a mordidas. El bloqueo lo mira, sonriendo con sus filosos dientes cubiertos de tinta.

*

Veo la fotografía de mi mejor amigo. Se ve feliz congelado en su juventud eterna. Yo cada día soy más viejo

*

La gitana preguntó a la bola de cristal cuantos clientes llegarían hoy. Vio filas y filas de crédulos con los bolsillos llenos. Nadie llegó.

*

Las polillas giran alrededor del foco, como planetas enloquecidos. Quiero jugar a Dios y apagar la lampara cuando de pronto se va la luz.

*

Acercó su nariz a la blanca línea de polvo. Aspiró. Su corazón se aceleró y las piernas se descontrolaron. “Es tarde, muy tarde, me voy”.

*

La serpiente, harta de no entender el concepto del Eterno Retorno comenzó a morderse la cola.

*

El bombero desaparece y el edificio se consume. El astronauta y su nave se convierten en polvo cósmico. El niño ha decidido ser abogado.

*

Cien cuerpos sin reclamar, por estar muy contaminados, un día se levantaron en Fukushima. Así empezó.

*

El Dr. Lecter tocó la mejilla de la bella joven hasta que el frío entumió sus dedos. Tras mandarle un beso cerró la puerta del congelador.

*

“Escápate conmigo, Helena. ¿Qué es lo peor que puede pasar?” 

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Renato Guillen

Ciudad de México, 1985. Estudia simultáneamente Historia y Lengua y Literaturas Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Ha publicado, como parte del Colectivo Cultural Ouroboros, los libros Cuentos asesinos y Diálogos con la Ponzoña. Actualmente escribe, con el apoyo de la beca Jóvenes Creadores del Fonca, el proyecto Nanoficción, cuentos de 140 caracteres o menos: www.twitter.com/nanoficcion.
Avatar

Artículos recientes por Renato Guillen (see all)