Microteatro Por Pan: menú infantil para estas vacaciones

por pan

Hace poco leí un artículo que decía que los niños deberían poder aburrirse en verano. Contrario a lo que muchos padres procuran: mantenerlos cansados, ocupados, activos, este texto proponía dejar a veces a los niños sin actividades para realizar, de manera que el tiempo en la ‘nada’ los invite a la creación, al descubrimiento real de sí mismos, de sus gustos y pasiones más allá de la inercia de seguir cumpliendo con lo que los padres escogen por ellos. Me pareció lógico, indudable, y supuse entonces que para estas temporadas en las que cambia la rutina y la escuela no es el pan de cada día (y si fuera un pan sería alguno laaargo como un Baguette o grande como un Birote, porque vaya que ocupa casi todos sus espacios, y para rematar les deja tareas en casa) un plan alternativo podría ser salir a tomar pequeñas pruebas de diferentes artes, deportes, idiomas y pasatiempos en general para poder detectar cuál le interesa más al niño y encaminar un posible talento o de cualquier manera un hábito que le resulte divertido. Les tengo una propuesta para empezar.

El microteatro dura solo 15 minutos (más o menos), se da en pequeñas salas de unos 15 metros cuadrados donde el público, no mayor a 15 personas, hace parte inevitable del desarrollo de las historias (porque están todos muy cerquita; no existe ese lejano escenario al que nos remiten los teatros tradicionales). Es perfecto para niños, incluso para los más pequeños, que son más difíciles de mantener quietos y en silencio por mucho tiempo. Y propone movimiento, pues suele plantearse en grupos de 3 o 4 obras que se presentan de manera simultánea 3 o 4 veces seguidas para que el mismo público pueda verlas todas. Es más barato que el teatro promedio y por lo general se da en espacios no convencionales que plantean otras actividades de esparcimiento antes o después de la experiencia.

A MicroTeatro México, en Roble #3 de la Colonia santa María La Ribera (Metrobús y metro Buenavista), pueden llegar todos los fines de semana alrededor de las 11:00 de la mañana. Desayunar en familia mientras les preguntan qué historias y personajes imaginan de lo que están a punto de ver. No estaría mal apostar al que le atine más cerca a las obras y rifarse una pizza o un helado al salir. A las 12:00 del medio día estarán listos los actores de Cosimo y Viola y las reglas inquebrantables, La aventura de Panké y La guerra de los pasteles; pueden ver las tres por $160 pesos y recibir una bebida de cortesía o cada una por $60 pesos que incluyen también algo para beber. Yo vi dos y las disfruté tanto que me quedé con ganas de haber podido ver también la tercera:

  • La guerra de los pasteles (Sala 9B), con dramaturgia de Felipe Curiel, dirigida por Gisel Casas y actuada por Jose Luis Anaya, Jorge Escandón y Christian Diez, bajo la producción de Compañía Maca nahhuin. Tiene un bonito mensaje sobre la importancia de las nuevas generaciones para replantear lo que las anteriores hacían; sobre la herencia de las familias y el valor para hacer lo que sueñas. Me atrevería a decir que es para niños grandes, calculo que entre 5 y 10 años aunque este no es el rango oficial dado por sus creadores, pero dado que es un diálogo de 15 minutos entre dos cocineros y en la misma locación, puede que los niños más pequeños se distraigan un poco. Sin embargo, los acentos de los personajes, sus ocurrencias, herramientas y piruetas seguro les divertirán mucho. Sugiero que al salir le pregunten a los niños qué cosas les han enseñado los adultos y cuáles son sus favoritas, y seguir con la labor de identificar sus pasatiempos.
  • La aventura de Panké (Sala 1B), con dramaturgia de Alex Moreno del Pilar, dirigida por Edgar Uscanga, y actuada por Hugo Rocha y Alex Moreno del Pilar, bajo la producción de AzulArena. Fue mi favorita y creo que también la del niño que nos acompañaba en el grupo. Soltó incontables carcajadas cada que Panké o Concha (su amigo rosa, sabor a fresa) decían alguna cosa, incluso cuando no se trataba de chistes pensados por la producción. Las voces de los personajes; los cambios de escenario resueltos de manera creativa con cajas dispuestas de diferentes formas y un bello fondo de figuras en tonos azules; los movimientos acelerados de las marionetas; los efectos de sonido que hacen los actores, quienes se ven todo el tiempo y mueven la boca mientras hablan porque no son ventrílocuos y por el contrario hacen parte implícita de la historia, hacen de este ‘micro’ un juego divertido que podría remitirnos a todos, niños y adultos, a aquellos momentos en casa cuando nosotros mismos agarramos los muñecos, nos inventamos sus diálogos e historias y nos vamos de viaje por mundos imaginados. La aventura de Panké es una dulce historia, como un panquecito que va en busca de su papá y aunque siente miedo continúa el camino, aprende y hace amigos.

La temporada Por Pan es la número 22 de MicroTeatro México y la décima que incluye programación infantil. Por Ellos, Por Amor, Por Pasión, son algunos de los temas que han propuesto para los espacios de otros años con la intención de darle una línea guía a las historias pero toda la libertad a las compañías que proponen sus obras. El de este año gira en torno al pan como alimento, como metáfora, como necesidad para la supervivencia y por ende como fuente de motivación, así que encontrarán relatos tan variados como tipos de pan hay en el mundo (bueno, al menos en México y eso ya es un chingo). Además de estas tres obras para niños encontrarán otras trece para adultos que se presentan los jueves y viernes desde las 8:00 pm, los sábados desde las 7:00 pm y los domingos desde las 6:00 pm (ojo que las infantiles, ya les dije, van los fines de semana al medio día). La temporada empezó el 14 de julio y va hasta el 16 de agosto. ¡Vayan a degustar! Y provechito. Iconofinaltexto copy

@LaRedactriz

The following two tabs change content below.

Lina Salas Ramirez

Es de Barranquilla, la costa Caribe de Colombia. Tiene 26 años y es Comunicadora Social y Periodista. Ama las artes, viajar, aprender, las historias, el estilo más que la moda, y a su perra bóxer albina de 2 años: Calma.