fbpx

México ante el Examen Periódico Universal

 onu1630

«Hay avances, pero también hay retos» es el lugar común en el que se ha refugiado el Estado Mexicano para justificar su casi nulo progreso en materia de Derechos Humanos. «Se lleva a cabo un proceso de transformación estructural y modernización del orden constitucional y legal, que consolidará una política de Estado en la materia» fue el argumento de José Antonio Meade, Secretario de Relaciones Exteriores, ante el segundo Examen Periódico Universal (EPU) que se le aplica a México.

El EPU es un mecanismo establecido por el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para vigilar el cumplimiento de las obligaciones de los 192 Estados miembros en materia de DDHH. A través del este examen, la totalidad de los miembros pueden emitir recomendaciones específicas hacia el Estado en evaluación. El 23 de octubre tocó el turno de México.

Éste es el segundo Examen Periódico Universal que encara México. Tras su realización, 188 recomendaciones fueron emitidas para la mejora de los índices del país, 17 de las cuales estuvieron relacionadas con la violencia de género. Al respecto, se recomendó garantizar la atención a las víctimas de la violencia, además de activar la Alerta de Violencia de Género en el territorio nacional, a lo que distintos estados de la República se han mostrado ya renuentes durante los últimos meses. Con respecto a los Derechos Sexuales y Reproductivos (DSyR), se recomendó garantizar el acceso a un aborto seguro para las mujeres que han sido víctimas de violencia sexual. También se recomendó garantizar servicios se salud reproductiva y el acceso a la información relativa a la anticoncepción.

Sobre los abusos que día a día comete el ejército mexicano, se recomendó modificar el fuero militar y destinar recursos a la atención de los impactos que las fuerzas armadas provocan. También se pidió que la tortura, las detenciones arbitrarias y las ejecuciones extrajudiciales sean investigadas de manera efectiva. Con respecto a los DDHH de las personas pertenecientes a grupos y comunidades indígenas, Chile, Finlandia, Costa Rica, Perú, Noruega y Bolivia recomendaron acciones enfocadas a la garantía del derecho al acceso a la justicia para los pueblos indígenas.

 

Aunque hay que reconocer un avance en la emisión de recomendaciones en materia de DSyR, también son notables el sesgo y la invisibilización con respecto a los DDHH de las personas LGBTTTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Travestis, Transgéneros, Transexuales e Intersex). Esta población enfrenta un grave problema de violencia, marginación y discriminación institucionalizada. El Estado, los medios y la cultura nacional promueven de manera constante un discurso de odio en contra de las personas no heterosexuales o no cisgenéricas*. Este discurso es por sí mismo violento y excluyente, pero puede tener alcances muy fuertes en los que incluso se llegue a la privación de la vida y la violencia sexual.

Aunque las violaciones y obstaculizaciones a los DDHH que enfrentan las personas LGBTTTI en el país son sistemáticas, localizables y documentables, éstas no fueron motivo de preocupación alguna durante el EPU. Situación que refleja la falta de voluntad política que los estados miembros de la ONU tienen hacia lo que se ha dado por llamar «las minorías sexuales». En contraste, sí existieron recomendaciones con respecto a la protección de las «formas tradicionales de familia» y de la «vida desde la concepción». Así como de siglo XIV, el Vaticano también expresó sus preocupaciones con respecto a este descarriado mundo en el que más vale la protección de los «valores» que la de las personas mismas. La población LGBTTTI sigue mientras tanto invisible, tanto en la política local como en la internacional.

@dave_lefer

* Las personas cisgnénero son aquellas cuya identidad de género y sexo biológico son concordantes al comportamiento que les fue socialmente asignado al momento de nacimiento.

 

 

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

David Ledesma Feregrino

Escritor en formación. Editor en Homozapping. Formó parte de la XIV promoción de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores. Escribe ajeno. La más señora de todas las putas.