Metallica: Through the Never

Metallica: Through the Never, se estrenó en México el pasado viernes 4 de octubre en 3D y IMAX 3D. Dirigida por Nimrod Antal (Depredadores, Hotel sin Salida), la película busca ir más allá de la típica “concert-film”, intercalando el pietaje de un espectacular concierto de la icónica banda de metal con una narrativa de ficción.

La idea vino de Peter Mensch, fundador de Q Prime, (la compañía que realiza el management de la banda): filmar un concierto de Metallica y llevarlo a la pantalla IMAX. Pero no paró ahí: a la propuesta se le agregó 3D (lo que significa un diseño de producción distinto), y al pietaje de concierto se sumó la idea de entretejer a la par una narrativa. Según el propio Lars Ulrich (baterista de la banda) él lo propuso así ya que muchos de los buenos comentarios que tuvo su anterior filme, Some Kind of Monster (un documental acerca de la grabación del St. Anger y los días más negros de Metallica), hacían referencia al “arco dramático” que ésta presentaba, yendo accidentalmente un poco más allá que la mayoría de los documentales sobre artistas musicales, con una construcción que encaja en la típica estructura narrativa: una introducción, un problema, un desarrollo y una resolución. El problema de Metallica fue real: Jason Newsted, quien fuera bajista de la banda por quince años, había decidido abandonarla para comenzar nuevos proyectos personales. Además, James Hetfield (vocalista de la agrupación) tenía problemas de alcoholismo y decidió hacer a un lado por un tiempo a Metallica para rehabilitarse. Para fortuna de Metallica y sus seguidores, James se rehabilitó del todo (ahora es abstemio), volvió a la banda, contrataron como bajista a Robert Trujillo (cuya interpretación en el bajo no le pide nada a la de Newsted), terminaron el disco que habían postergado y siguieron adelante con su carrera.

En esta nueva película, al ser un “concert film”, la banda sólo aparece haciendo lo que hacen mejor: tocar, en vivo y ante un estadio lleno hasta el tope. La narrativa, por otro lado, se centra en Trip, un joven fan de Metallica que además es su roadie (miembros del staff de la banda que desempeñan distintas labores para sus presentaciones en vivo). Interpretado por Dane Deehan (a quien vimos en Lawless, junto a Guy Pearce y Gary Oldman) Trip es enviado a recoger una maleta que contiene algo que la banda necesita esa misma noche. Pero su camino se verá obstaculizado por una multitud de rebeldes que se enfrentan a la policía, y entre quienes se encuentra un jinete que pondrá los ojos sobre Trip para convertirlo en su siguiente víctima. Mientras todo eso sucede, vemos a Metallica encender el escenario y musicalizar la acción con su poderosa música.

metallica-through-the-never-banda2Y no es sólo por pronunciar halagos que califiqué al filme de espectacular. Para la filmación, se construyó el set más grande y complejo creado para un show en interiores. Hetfield lo llamó “la navaja suiza de los stages”. Lo tiene todo: lásers, inmensas llamas que salen del piso, cruces que también emergen y despiden lo que parece vapor de hielo seco, postes con luces que asemejan los brazos de guitarras aparecen y se elevan para alumbrar el stage desde sus cuatro esquinas, mantas que se extienden y sobre las que se proyectan animaciones, ataúdes que bajan del techo con pantallas que presentan más grabaciones… y así seguiría enlistando, pero no pretendo arruinar todas las sorpresas para los que aun no la han visto. Basta decir que verán cosas que aparecían en algunas portadas de los discos que hicieron famosos a Metallica.

Si lo que quieres es ver una historia como las que Hollywood produce por cientos al año, este filme no es para ti. En realidad, la mayor parte de la película sí se va en el concierto. Las escenas de la historia de Trip sólo sirven para acompañarla. El reconocido “gurú” del guión Robert McKee dice que hay tres tipos de construcciones para una película: arquitrama, minitrama y antitrama. La primera se refiere a las películas que son más comunes en nuestras salas de cine, historias con un cierto número de “beats” (o eventos), cuya estructura tiene una cierta complejidad. La minitrama reduce la cantidad de beats al mínimo, teniendo por lo general, como resultado, películas contemplativas que logran (o no) armar una historia bien contada con pocos elementos. La antitrama busca desestructurar las típicas relaciones de causa-efecto en la historia, tendiendo a producir historias más complejas. La historia de la que Trip es protagonista en Through the Never, caería más o menos en el centro entre la minitrama y la antitrama, por ser una historia con pocos elementos que sin embargo no siempre siguen una estructura lógica. Para algunos esto puede resultar indeseable, pero no hay que olvidar que ésta es una película de Metallica. Los que conocen a la banda y su música saben que ésta nunca se ha tratado de lógica, sino de pasión pura. Iconofinaltexto copy

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Franz Calderón

Avatar

Artículos recientes por Franz Calderón (see all)