Matorralman, el arte de perder los modales

Imagina un día en que pierdes los modales en todos los aspectos, ¿atractivo no? “Perder los modales” es una frase que condiciona, que incita a pecar y más si estás en un lugar donde la música estremece y antiguas melodías modernizadas llegan a tu ser agotado, pero hambriento de más canciones.

Para perder los modales y comulgar con lo prohibido, sólo hace falta escuchar notas efervescentes, como las que los músicos de Matorralman crean a través de sus manos. Porque, aunque una voz casi siempre es necesaria, con esta banda es mejor callarla y disfrutar la melodía hasta ver colores salir del escenario.

Después de haber visto a esta banda procedente de San Pedro y Nicolás Romero,  en vivo varias veces, sigo con un excelente  sabor de boca. Incluso mis pies lo sienten, ya que aunque yo no bailo ni sé hacerlo, mis piernas se mueven solas. Con una mezcla de electrónica, surf, lounge y space, Matorralman utiliza melodías con materiales audiovisuales de las décadas de los 60 y 70, como Gogo Girls, para poner a bailar a cualquier esqueleto.

¿De dónde viene todo este concepto del nuevo sonido retro? Rizo, (Organo y programación), baterista también del grupo atizapanense Sekta Core, comenzó a experimentar con la banda El balneario a mediados del 2000. Esas canciones tomaron vida propia y en las manos de Rizo, Gus (guitarra) y Dillo (sintetizadores), se formó Matorralman.

El material de la banda resulta interesante, debido a que sus integrantes se volvieron amigos en una fábrica de piezas musicales, donde trabajaban. Ahí comenzaron sus presentaciones, con secuencias y  muchos bailes a gogo de mujeres enseñando los pechos, (¡mmmm!, pechos desnudos). Dos años después, llegó a la banda Benji (bajo) y comenzaron a sonar versiones más garage, que empezaron a sonar en el Alicia. Después, a fin de darle un sonido más “ponchado”, se incorporó Poncho (batería),  Poropo (trombón) y Galo (trompeta). Con ellos, se completó la alineación de este ensamble psicodélico.

La primera producción discográfica de Matorralman, “Guateque Estelar”, se realizó bajo el sello Isotonic Records, de Reverendo y Dr. Aldete, (este último los ha acompañado en sus presentaciones, con animaciones en vivo). Posteriormente, National Records, productora estadounidense, editó los once temas del material.

“Adulterio estereofónico”, su nueva producción, se encontrará lista en marzo o abril del 2015 y promete convertirse en el alma de la fiesta, al tiempo que nos hace añorar el pasado (que se nos fue muy rápido) con unas 8 o 10 canciones.

Matorralman son cinco almas de los 70 atrapadas en el 2014, que nos hacen sentir que todavía existen las cosas de calidad. Por eso, si lo tuyo es el desmadre, las fiestas con estilo y la música con influencia del pasado, esta banda encajará bien en tu sistema.La Hoja de Arena

@tonyturbopaguer

The following two tabs change content below.
Avatar

Antonio Loza

¿Y tú qué opinas?