fbpx

"Los cuentos de la noche", Michel Ocelot en la Cineteca Nacional

ocelotfahreneheit2

Michel Ocelot, cineasta francés, abrió su ciclo Los cuentos de la noche en la Cineteca Nacional.

El artista considera que entró al mundo del cine “relativamente tarde” (alrededor de los 21 años) gracias a su público más fiel, los niños. Trabajando con ellos encontró la inspiración en el papel, las tijeras y el celuloide. También se dio cuenta de que las historias que quería contar tenían que ser por una parte conocidas por todos pero que también fueran en contra de ciertos estereotipos, como la “maldad” o el “castigo”. De ahí que las películas de Ocelot se basen en fábulas tradicionales de diferentes partes del mundo pero nunca tengan el final que uno espera: las batallas se libran con música y las bestias pueden ser criaturas hermosas.

El cineasta tiene a la animación como la pasión última que integra a todas las demás: “a través de ella puedo hablar… crear… bailar…”, y con ello su técnica ha ido evolucionando a lo largo de su carrera. Él atribuye su técnica inicial de recortes de papel en movimiento y siluetas a la falta de recursos que lo limitaban en ese tiempo.

“Éramos solamente yo y mis amigos”, un grupo de jóvenes cineastas que sin querer fueron el nicho de la animación en papel picado, en silueta, y que prolongaron la animación directamente en celuloide por su valor artesanal.

ocelot

Hoy en día, Ocelot trabaja completamente a través de computadoras e incluso a través del modelaje 3D y, aunque esto le permite una mayor libertad creativa y un mayor control, extraña esa pasión y felicidad particular que le traía el hacer las cosas con las manos.

Debido al tamaño e importancia que han adquirido sus películas, su esquema de producción ha tenido que cambiar, ya no es solamente un grupo de amigos, sino de profesionales de la animación y la postproducción que dan vida a maravillosas formas y entrañables historias. Pero eso tampoco garantiza que los productores estén formados para producir su próxima película, que según él “explorará una etnia que nunca he explorado… la francesa”.

Situada en el Paris de la Belle Époque, se le entregarán al espectador dos puntos de vista radicalmente diferentes: quienes viven en el Paris glamoroso y quienes viven en las cloacas – los hombres que denigran y violentan a las mujeres. Al respecto Ocelot se pronuncia indignado y preocupado, pues es un fenómeno que aún en nuestros días no cesa.

La educación y la moral son parte importante del discurso de Ocelot, precisamente porque pueden ser fácilmente propagadas y exploradas a través de este medio y porque no es algo exclusivamente dedicado a los niños. Sus películas hablan a audiencias de cualquier edad, y según él, no encuentra algo que lo haga sentir mejor que ver a familias enteras en la sala de cine.

“A nadie le gusta ser tratado como a un bebé… ni siquiera a los niños”, dice Michel Ocelot en la inauguración del ciclo dedicado a su filmografía, que se proyectará del 6 al 15 de diciembre.

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Paulina Sánchez

Avatar

Artículos recientes por Paulina Sánchez (see all)