fbpx

Los bibliotecarios de Babel

El viernes pasado, se cumplieron dos años de la existencia en línea de La Hoja de Arena. Ya cinco años desde que la hoja no erá más que un pedazo de papel que circulaba por CU. Claro que la ocasión merece festejo y serpentinas, y no se preocupen, pronto les avisaremos los detalles de nuestro gran evento de Aniversario.

Por lo mientras, les comparto el texto que leí hace un año en la Fonoteca Nacional, cuando celebrábamos el primer año de esta infinita Hoja.

***

libreros_bibliotecarios

 

 

Buenas noches a todos.

Nos encontramos reunidos esta noche para celebrar el primer aniversario de La Hoja de Arena, revista digital de temas infinitos. Me acompañan los miembros del Consejo Editorial de la revista: Andrea Deydén, Eunice Domínguez, Alfredo Gallardo y José Luis Álvarez Vergara.

Antes de ser una revista digital, La Hoja de Arena fue una gaceta universitaria. Decir esto tal vez sea exagerar: junto con unos amigos que también estudiaban en Ciudad Universitaria, comenzamos a imprimir una hoja tamaño doble carta llena por las dos caras de textos que nosotros mismos escribíamos. La idea era sencilla, compartir con otros estudiantes de CU nuestras pasiones y así mismo, enterarnos de las suyas. Queríamos fomentar un diálogo entre estudiantes de áreas lejanas. Mezclar la ciencia, la filosofía y el arte. La gaceta duró apenas tres números. Aunque austera, la impresión de la Hoja requería recursos y trabajos que en esos momentos no podíamos realizar.

Tiempo después surgió la idea de revivir a La Hoja de Arena, esta vez llevándola al mundo digital. Creímos que el internet era el lugar idóneo para que nuestro proyecto renaciera.

Como muchos de ustedes sabrán, nuestra revista toma su nombre de un cuento de Borges: El libro de arena. Ahí, ese grandioso escritor argentino, plantea la existencia de un objeto maravilloso: un libro cuyas páginas no tienen fin. Pensamos que un libro infinito debía incluir infinitos temas y tomamos el nombre de La Hoja de Arena para declarar que nuestra revista tampoco tendría límites ni en la extensión, ni en los temas de sus contenidos. Pronto nos dimos cuenta que el mundo virtual nos permitía llevar acabo estos objetivos, además de dejarnos llegar a un mayor número de lectores.

Así, a lo largo de este año, hemos podido acercarnos poco a poco a esa lejana utopía. Nuestras páginas se han ido llenando de fantásticos cuentos, hermosos versos, deslumbrantes imágenes y bellas melodías. Hemos hablado sobre la naturaleza del yo, sobre el tango argentino, sobre sectas terroristas antiguas, sobre poetas rusos, fantasmas y otras quimeras, sobre el free-jazz, sobre escritores españoles, mexicanos y argentinos, sobre el miedo, sobre el sistema inmune y un largo etcétera.

De la misma manera, nos enorgullecemos de haber presentado en nuestras páginas a jóvenes creadores cuyo talento aún no llega a recibir la atención merecida. Esta noche escucharemos a dos de esos proyectos que han formado parte de nuestra sección musical y oiremos los versos y nanoficciones de dos escritores cuyas letras poblaron los números de nuestra revista.

Finalmente, quiero terminar con una reflexión sobre el papel que yo creo La Hoja de Arena puede llegar a tomar en un futuro no muy lejano.

En otro de sus cuentos, Borges habla sobre la existencia de una biblioteca-universo que contiene libros con todas las posibles combinaciones de los signos del alfabeto. Ahí se encuentra toda la información sobre este y otros imposibles mundos. Pero como es fácil darse cuenta, entre todos esos libros preciosos que cuenten las verdades del mundo, también se encontraran millones de ejemplares cuyas letras no tengan sentido. Libros absurdos y falsos. Y estos, serán la mayoría.

Yo pienso que esta es una buena analogía para el mundo del internet. Un medio de comunicación casi tan fantástico e infinito como la biblioteca de babel. Y al igual que esta, adolece del problema de la inmensidad. Tal vez el papel de nuestra revista, sea el de aquellos bibliotecarios que recorrían los pasillos de la quimera de Borges. Buscar entre todo lo que no tiene valor, entre todo el sinsentido, aquellos ejemplares dignos de ser compartidos con el mundo.

Gracias.

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Fernando Galicia

Estudié ciencia, pero ahora me dedico a leer y escribir cuentos. Director de La Hoja de Arena.
Avatar

Artículos recientes por Fernando Galicia (see all)