Las Touzá, en el Foro Shakespeare

Que no hicieron nada, dicen ellas. Y lo que nosotros vemos en el escenario es, por fortuna, todo lo contrario.Las-Touza

Curiosamente, la mayoría de las reseñas que he leído sobre Las Touzá, de Alfonso Cárcamo, dedican buena parte de su espacio a abordar el hecho real en el cual está basada la pieza teatral: tres hermanas españolas que, durante la estela de la Guerra Civil y el estallido de la Segunda Guerra Mundial, se dedicaron a ayudar a cerca de 500 republicanos o judíos a llegar a Portugal, desde donde pudieran huir a América; el silencio que pedían a sus protegidos como único pago y el secreto que permaneció inmaculado, incluso para sus descendientes, hasta que en 2005 ―tras la muerte de la última de las Touzá― un sobreviviente develó el altruismo clandestino de las hermanas en la España de los años cuarenta.

Atribuyo lo anterior no sólo al nutrido contexto de la obra, en definitiva necesario para acercarse a ella, sino al brillante trabajo dramatúrgico, que Cárcamo realizó no sin la colaboración de las propias actrices ―Laura Aréchiga, Adriana Focke y Sandra Garibaldi― y la directora, Carla Soto. El resultado es un texto teatral de claras intenciones documentales, la historia hecha teatro no por la vía única de la recreación sino tejiendo una experiencia poliédrica, que igual rompe la cuarta pared o echa mano de cartas y documentos reales de los involucrados en la historia de las Touzá. Es decir, el énfasis de la crítica en la anécdota es ya en sí el cumplimiento del objetivo manifiesto de la pieza.

Lo anterior se materializa así: el espectador no ha siquiera entrado al patio de butacas cuando las tres hermanas se asoman para invitarlos a pasar, les ofrecen vino y melindres recién hechos. A partir de entonces, basta una noche en la vida de estas mujeres, una noche de cotidianidad que se intercala con el horror del que Europa es sinónimo por esas épocas, para que el espectador experimente toda clase de empatías.

Uno de los más grandes aciertos de la puesta es no tomar partido; las Touzá, como ellas mismas insisten, no son heroínas ni santas ni símbolos de nada. A través de los hechos que vemos en escena, quienes asistimos a su quehacer diario podemos apreciar sólo los hechos y sacar nuestras propias conclusiones. A ello abona la actuación individual y conjunta de las tres protagonistas, que hacen gala, con cada gesto y cada reacción, de una investigación previa sólida de cada una de las hermanas, sus humores y claroscuros.

La obra es, en conclusión, un cristal por el que la historia trasluce rica y con olor a melindre apenas horneado. Que no hicieron nada, dicen ellas. Pero sí.

Las Touzá se presenta todos los miércoles a las 20.30 hrs. en el Foro Shakespeare (Espacio Urgente I) (Zamora 7, col. Condesa), hasta el 30 de marzo.Iconofinaltexto copy

@Ad_Chz

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Adrián Chávez

Escritor y traductor, autor de 'Señales de vida' (Fá Editorial). Ha sido becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) en el área de novela y es editor de La Hoja de Arena. Alterna la literatura y la traducción con la docencia. Twitter: @nochaveznada