La fantástica Rowling y dónde encontrarla

newtdrawing

Hay tres puntos que debo aclarar de entrada: 1. Amo los libros de Harry Potter. 2. Las películas de Harry Potter me parecen meros complementos a los libros, que no se sostienen tan bien por sí solas (sirven, en todo caso, como ilustraciones de los libros, por así decirlo) 3. Detesto The Cursed Child.

El principal problema con las películas basadas en la saga de Potter es que, con excepción de la primera, las adaptaciones se ven forzadas ya no solamente a modificar elementos sino, además, quitar de tajo tramas completas, dejando una versión ultra simplificada de la compleja historia Dickensiana creada por Rowling. Por esto es precisamente que encuentro maravilloso que la nueva saga iniciada con Animales fantásticos y dónde encontrarlos esté siendo escrito por la misma Rowling (sin coautores de Broadway entrometidos) específicamente como guiones para cine, porque esto significa que ella misma está contando la historia que quiere contar como ella quiere contarla, sabiendo a qué formato está destinada la historia y tomando en cuenta cómo puede utilizar ese formato (con todo y sus limitaciones de tiempo) en favor de su narrativa. Me parece que es por esto mismo por lo que AFYDE se siente mucho más cercana a los libros que a las películas de Harry Potter, refiriéndome a la esencia, más que a lo visual, que es coherente con la franquicia anterior, porque aquí estamos viendo mucho más que en las adaptaciones de Harry Potter a la Rowling genuina y su forma de armar historias: La sensación acogedora en el modesto apartamento de las hermanas Goldstein, el timing y dosificación del humor, elementos emocionalmente lúgubres, la personalidad del propio Newt, incluso las breves escenas dentro de la deprimente casucha de los Segundos Salemanders tiene un aire que recuerda mucho al de los extensos flashbacks de la familia Sorvolo en el sexto libro de HP (brutalmente eliminados de la sexta película); además, de todos los animales que vemos en pantalla, todos nuevos en el universo fílmico, muchos ya habían aparecido (completos o en partes) en los libros de HP.

Estoy seguro de que si la historia que abarcarán las cinco entregas fílmicas hubieran sido presentadas en forma de novela habrían resultado en un solo libro que, en su transición al cine, habría sido mutilado en su trama para hacerlo caber en dos -con suerte en tres- películas; de esta otra forma, en cambio, Rowling divide su historia en cinco partes para poder contar las cosas sin prisas y a su aire.

A pesar de algunos errores técnicos, principalmente pequeños deslices en la edición, de una dirección que es correcta pero no magistral (Alfonso Cuarón se mantiene como el único director responsable de una dirección con genuino valor artístico en toda la saga mágica) y de que los efectos visuales son suficientes pero no breathtaking (son las situaciones más que lo visual lo que importa), la historia nos envuelve con la misma intensidad que un cuento leído en la cama, antes de dormir. Como precuela/spin-off, AFYDE no se recarga casi para nada en la nostalgia de la historia ya conocida, como hace Star Wars: A New Hope, sino que es tan efectiva como lo fue Monsters University, en cuanto a su manera de revisitar, desde un ángulo nuevo, un mundo que marcó a la mayoría de sus seguidores desde la infancia. La película cumple su objetivo principal, que no es zambutir a la fuerza elementos específicos de la historia de Harry Potter, sino expandir el universo que conocimos en los siete libros anteriores (Rowling’s wizarding world).

Rowling, dejada por su cuenta, se mueve en ese mundo con absoluta desenvoltura, probando una vez más que conoce perfectamente el universo que ha creado durante años, enganchándonos con personajes completamente nuevos. Los fans de la historia estamos complacidos de ver muchas cosas que intuíamos apenas pero que vemos por primera vez en pantalla, plenamente mostradas por Rowling: aurores como una organización masiva en acción, la vida de los magos en otro país, la idiosincrasia de magos de otras regiones, un ambiente tenso entre magos y muggles (o no-maj), etc., y los elementos nuevos embonan perfectamente con lo previamente establecido. Por otro lado, es cierto que Harry y compañía eran sumamente hábiles para su edad y que había muchos magos adultos a su alrededor, pero la historia del joven mago nunca dejó de ser, además, una de formación; en AFYDE ya conocemos o asumimos de antemano todo el entorno mágico, de modo que la historia se concentra en magos adultos y la manera en que ellos se desenvuelven: la saga de Harry Potter giró en torno a niños que tuvieron que comportarse como adultos, mientras que AFYDE nos muestra a cuatro adultos con almas cálidamente infantiles. Además, la promesa de ver en pantalla grande el desarrollo de la primera gran guerra del mundo mágico (cronológicamente paralela al alzamiento nazi) no sólo es muy emocionante sino que, al igual que el trasfondo de tolerancia que era el alma de la saga original, vuelve a ser sumamente pertinente en los tiempos actuales.

Esta primera entrega promete una franquicia que emocionará a los fans con el mismo sentimiento que había, años atrás, en la espera de cada nuevo libro de Harry Potter, y muchos estamos profundamente agradecidos por eso. El otro día, saliendo de la sala de cine después de mirar la película por cuarta vez, pensé en que la historia de Rowling como autora, como persona, ya era suficientemente impresionante, pero sigue creciendo: la mujer en bancarrota, madre soltera y rechazada por decenas de editoriales ahora está escribiendo los guiones de la nueva franquicia millonaria de Hollywood. Cosas así dan gusto cuando suceden a quien lo merece por el mérito de su trabajo.

A propósito, ver a un auror con sombrero y gabardina, bajo la lluvia, caminando grácilmente sobre una viga de metal ondeando su varita mágica me pareció una imagen sumamente hermosa que resume en mi cabeza todo el sentimiento de esta magia, pero además el uniforme de todos los aurores me hizo recordar la broma que hace John Constantine en The Books of Magic, grandioso comic escrito por Neil Gaiman, cuando apoda al grupo de magos urbanos conformado por él y otros cuatro sujetos como “La Brigada Gabardina” porque, justamente, todos los magos involucrados usaban gabardinas y, algunos, sombreros vintage.

Si uno se pregunta dónde está la magia y el talento de la fantástica JK Rowling fuera de sus libros de Harry Potter la respuesta es que no es en las películas de HP por sí solas, para nada está en The Cursed Child, sino que está en su espléndida novela Una vacante imprevista, en sus amenas novelas policiacas bajo el seudónimo de Robert Galbraith y, definitivamente y a grandes dosis, en la película de Animales fantásticos y dónde encontrarlosicono-cierre

Ilustración del autor.

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Diego Minero

Tlaxcala, 1990. Se dedica a la escritura y a la ilustración. Ha sido becario del Foecat en dos ocasiones en la disciplina de Letras, y ganador del Premio Estatal de Cuento (2010); publicó la novela ilustrada 'El pueblo en el bosque', la novela corta 'Un último vaso de Jerez' y el cuentario ilustrado 'Grand Guignol'. Ha publicado columnas y viñetas en diversos medios impresos. Ha tomado un par de talleres, pero el grueso de su formación ha sido autodidacta.