Jazz al estilo mexicano: Entrevista con Los Dorados

Platicamos con los integrantes de Los Dorados, uno de los grupos de jazz mexicano más presentes en la escena musical contemporánea.

El panorama del jazz de vanguardia mexicano lleva transformándose rápidamente desde hace más de diez años. Ensambles como Cráneo de Jade, Zero Point o Impromuzak han resaltado la importancia del lenguaje improvisativo; han encontrado una forma de comunicación a partir de la acción misma del sonido sobre los sentidos, y han centrado su labor en el dominio del lenguaje musical y las capacidades interpretativas. Es una unidad creada con base en la armonía, violentada solo por la necesidad vital de cambio en la estructura musical.

Estas propuestas, más comprometidas con la música hecha en el aquí y el ahora y dirigidas por la voluntad de expresión y de proyección que han encontrado un sonido propio, distinguible de muchos otros realizados en otras partes del mundo, un sonido mexicano, plantean una pregunta: ¿es posible la retroalimentación de la comunicación mediante la imagen, en el momento de la imagen, en el momento y lugar precisos de la interacción entre dos o más personas? ¿La resonancia, como lo plantea Gaston Bachelard, puede repercutir en el escucha para tocar ciertas fibras de tipo estético y cultural, o abrir un panorama antes vedado y animar a la acción?

Sin duda el jazz es un buen ejemplo para tratar de responder a estas preguntas, o bien para encontrar respuestas en torno a la comunicación no lineal. Más importante aún es dialogar con los artistas y su sentir en el escenario. Para este número de La Hoja de Arena entrevistamos a una de las agrupaciones de jazz mexicano  más activa en los últimos diez años: Los Dorados.

Pertenecientes a una generación que no temía experimentar la fusión con otros estilos ni arriesgarse en la búsqueda de sonoridades, esta banda se aproxima con gran virtuosismo a la música electroacústica, la música vanguardista, la música contemporánea, el free jazz, pasando por el funk, el folk retorcido y el rock. La búsqueda de nuevos lenguajes ha llevado a esta banda a entrar en los terrenos de formatos no convencionales; a musicalizar, por ejemplo, películas en el ciclo Bandas Sonoras de la Cineteca Nacional, o a realizar música para cine, entre otras.

Desde hace ya muchos años, Los Dorados se han presentado en foros especializados en la música contemporánea experimental y han compartido escenario con los actos más conocidos de la música contemporánea en México, como Alejandro Otaola, Alonso Arreola, Iraida Noriega, Muna Zul, Cabezas de Cera, y con artistas internacionales como: Sigur Rós, Andrew Bird, Tower of Power, Dave Douglas, Marcus Miller, Joshua Redman, George Benson, Screaming Headless Torsos, Al Jarreau y McCoy Tyner.

LHA. Actualmente, ¿cuál es su reto en términos compositivos, interpretativos y de comunicación, tanto en el estudio como en vivo?

Carlos. Cada rola surge de manera particular, nos reinventarnos naturalmente por las distintas inquietudes y combinaciones de géneros musicales que escuchamos cada uno en nuestras memorias, auditivas, emotivas, sensoriales, etc… Como ocurrió en nuestros cuatro discos anteriores, esa comunicación nos mantiene unidos y creo que justo ese punto en el que compartimos y desarrollamos en el proceso creativo, al componer, interpretar, grabar, tocar, cotorrear, etc… La diversidad de situaciones, es y será siempre especial, ya que nos nutre bastante a los cinco individuos y desde luego como banda. El reto es seguir coincidiendo en nuestras vidas por el simple hecho de hacer nuestra música.

LHA.  Personalmente, ¿cuál creen que es la finalidad del entrenamiento, la lectura y el estudio en general?

Demián. Siempre es importante tener una buena técnica a la mano. Pero ésta siempre tiene que ir en función de la expresión. No hacer del virtuosismo una prioridad y una obsesión, ya que eso es como disecar a la música. Una buena rutina de estudio siempre contribuye a lograr tus objetivos y metas a nivel de ejecución. Y en cuanto a la lectura creo que es importante saber el lenguaje y símbolos para agilizar la interacción e interpretación a las ideas de otros compositores y clarificar las propias para compartirlas con más facilidad y rapidez. También creo que es necesario conocer conceptos y técnicas de producción actuales para hacer tus propios discos.

LHA. ¿Tienen algún recuerdo de alguna gira en el extranjero que quieran platicar a nuestros lectores?

Rodrigo. Desafortunadamente no hemos tenido la experiencia de viajar al extranjero. Hemos recibido varias invitaciones a distintos festivales alrededor del mundo pero debido, supongo, a la crisis que azota el planeta casi ningún festival ofrece los boletos de avión; esos los tiene que tramitar el grupo generalmente con alguna institución cultural pero, como te imaginarás, es todo un suplicio y al final no te apoyan.

Un festival en Francia ya nos tenía confirmados, incluso con boletos de avión pero tuvimos la mala suerte de que en esa época, el presidente en turno tuvo conflictos diplomáticos con el presidente de Francia y dicho festival se canceló. Imagínate el coraje…

Por suerte dentro del país sí hemos girado bastante y es sorprendente cómo la gente admira el trabajo de la banda y nos lo hace saber. Es muy padre darse cuenta que la gente nos admira y respeta. Estamos muy agradecidos.

LHA. ¿A qué compositores, músicos o improvisadores consideran importante influencia en su desarrollo?

DJ Rayo. Bueno, pues cada quien tiene sus influencias individuales, pero me atrevo a decir que en general nos gusta Miles Davis, sobre todo en su época 70’s, la más eléctrica, Hendrix, Zappa, Beastie Boys, Charly Garcia, The Doors, El Flaco Spineta, Ornette Coleman. No solo se queda en músicos, sino también en escritores, pintores, directores de cine, cualquier tipo de arte que logre conmovernos y movernos; pienso que las influencias cambian día a día, conforme pasa el tiempo te vas interesando por otras cosas, investigando otros ritmos otras maneras de componer, etc., pero a grandes rasgos, de chavos esto es lo que nos gustaba y nos sigue moviendo.

LHA. ¿Cuál creen que es el papel del auditorio? ¿Alguno de ustedes ha sentido que el escucha, bajo ciertas condiciones, puede dialogar con ustedes?

Daniel. El público siempre es un elemento determinante en nuestra música. Son muy distintos los shows en lugares grandes (como los Vive Latino) a los shows en foros pequeños con público que está predispuesto a un show más íntimo. El setlist, la duración de los solos, cuánto hablamos y qué decimos, son cosas que se determinan por la gente que está delante nuestro.

La música de Los Dorados es un dialogo que necesita un interlocutor para funcionar. Definitivamente en todas las condiciones, el público dirige un poco el sentido de nuestros shows. Iconofinaltexto copy

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Alfredo Gallardo