Invierno, de Jon Fosse

En la sala 2 de la Casa del Lago, con una banca, una alfombra de nieve y el frío de un azul omnipresente como únicos testigos, un hombre y una mujer se conocen. Por primera vez, Invierno, del dramaturgo noruego Jon Fosse, equiparado con Ibsen y Beckett, se presenta en México.

Pilar Valdez y Julien LeGargasson (quien también dirige) son los encargados de dar vida a dos desconocidos imposibilitados por sus respectivas historias para el amor pleno, cuyo mayor reto, se adivina, es esa interminable cadena de frases incompletas con que Fosse hilvana su texto, y que en la incapacidad de la comunicación verbal abren un resquicio a la tormenta interior de ambos personajes.

En Invierno se habla mucho, no se dice casi nada, y se intuye todo. Su dramaturgia es incómoda, porque cuesta acostumbrarse a ella, pero en algún momento, cuando menos se espera, resulta demoledora en su conjunto.

El argumento es simplísimo, casi difuso, pero el fondo amplio y terrible; como matar con una corcholata. Su mayor mérito es tratar el amor, ese gran tema, desde lo mínimo, las menos palabras, los menos personajes, las menos historias, para descubrirnos cantidad de preguntas. Durante hora y media saltamos entre un parque helado y un cuarto de hotel, poblados de oraciones fallidas, y en cada balbuceo parece advertirse un trasfondo trágico. Enrarecida y congruente, la obra se concentra bien en su escenografía: la soledad de una banca bajo el frío invernal, sólo eso y todo eso.

El único pie del que cojea Invierno es quizá la traducción. Pia Jensen parece tener absoluto control sobre el texto original y comprender la riqueza estilística en el minimalismo de Fosse, pero la obra no acaba de sentirse cómoda en español (los actores encarnan personajes que podrían ser cualquiera pero tienen que rascar naturalidad en frases que nadie dice, como “siéntate un poco”; no un rato, no un momento, un poco, como en los subtitulajes de los años 70). No es noticia, sin embargo, que buena parte de la traducción teatral en México pasa por una crisis de lucidez.

De la mano de Festina Lente Theatrum y la embajada de Noruega en México, Invierno abre la puerta mexicana al teatro canónico contemporáneo europeo; da la impresión de un hito silencioso, que ojalá dé frutos en paralelo con el teatro nacional y sus compañías de diversas índoles.

Se presenta, hasta el 29 marzo, los viernes a las 8pm, y los sábados y domingos a las 7pm, en la sala 2 Rosario Castellanos de la Casa del Lago Juan José Arreola (primera sección del Bosque de Chapultepec).Iconofinaltexto copy

@Ad_Chz

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Adrián Chávez

Escritor y traductor, autor de 'Señales de vida' (Fá Editorial). Ha sido becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) en el área de novela y es editor de La Hoja de Arena. Alterna la literatura y la traducción con la docencia. Twitter: @nochaveznada