HURT: Reflexión en torno al dolor

hurt_thumn

En HURT la actriz Melanie, la barbie Verónica y sus respectivas historias de decepción hablan sobre la destrucción inevitable de los ideales y la inexorabilidad de los prejuicios. Lorena de la Parra y Roberto Espinosa son los autores del texto, escrito expresamente para ser puesto en escena. Se trata de un monólogo inconcebible sin Melanie Borgez, producido por Alfonso Pinkus. Ellos son Aztikeria Teatro. Tuvimos una conversación con ellos.

¿Qué esperan de los espectadores de HURT?

MelanieBorgez: Que a través de todas estas viñetas, escenas, logren sentirse identificados en diferentes formas. Realmente toda la gente lo vive de forma diferente. Creo que hay muchos patrones de conducta que a veces uno no detecta. Lo de las cachetadas es muy claro, se lastiman a sí mismos.

Lorena de la Parra: Sí. Porque no es sólo que ella se lastime a sí misma sino que estamos viviendo una cultura que lastima. Y cómo son capaces de lastimar.

 

¿Qué esperas de las espectadoras en particular?

Lorena de la Parra: No creo que sea una cuestión de género, es decir, sí hay algo en torno al cuerpo femenino, y a la relación que ella [el personaje, Melanie] asume con un hombre pero creo que esta cuestión de lastimarse a uno mismo es universal. Creo que quizá las mujeres somos más propensas a ello. Pero no es particularmente hacia las mujeres tampoco.

Roberto Espinosa: Estoy totalmente de acuerdo. Sí, la obra es rosa; sí, habla de barbies; si, hay un poco de moradito por ahí. Pero creo que jamás pensamos en un público objetivo, o sólo en el femenino. Realmente creo que el dolor es un sentimiento, un estado del alma universal. No responde a ninguna característica fisiológica o psicológica, social o económica. En realidad es inherente al ser humano en sí.

 

¿Cómo trabajaron en tanto que creadores con esos los signos y significados de los elementos que incorporaron?

 Roberto Espinosa: En ocasiones casi partimos del cliché, con el significado ya establecido del objeto. Jugamos con el significado del objeto. Sí es una barbie, sí la usa como una barbie, pero es otras cosas también.

Lorena de la Parra: Creo que también es descubrir el significado de esas cosas. HURT partió de una Barbie que es un objeto que no puede estar más codificado y con más significado. El ejercicio era darle el significado en diferentes contextos. Es decir, lo que se hace con el objeto. Que jugar con una Barbie para una niña puede significar muchísimas cosas. Puede ver representadas muchísimas cosas, por ejemplo.

Como espectador, puedes darte cuenta que trabajan con elementos muy específicos. ¿Estos elementos ya estaban considerados previo al proceso?

Roberto Espinosa: Lo único que existía era la muñeca y Melanie y se fue nutriendo. Como lanzar todo a un escritorio y se va conformando de manera insospechada. Entonces realmente sí, esta especificidad que se ve es real. Y no podría concebir la obra sin una Melanie, sin Verónica, sin ese sillón, que además yo me acababa de comprar para mi departamento nuevo. Era mío. Era mi sillón. Pero que le quedó a la obra magnífico. Entonces hicimos una fiesta en el departamento y dijimos  “A ver cómetelos” y dijimos “Esta mujer come chetos”. Y luego se nos apareció un alacrán en el departamento y yo dije “¿Cómo incluyo esta experiencia en el montaje?”Entonces se sincretizó la vida personal con la vida artística de una manera muy fuerte. Ahí sí se diluyó muy fuertemente la línea entre la ficción y la realidad que permean en toda la obra.

Lorena de la Parra: Sí se construyó a partir de los ensayos. Es parte del encanto de poder hacer la dramaturgia y la dirección al mismo tiempo.

Aztikeria se ha preocupado por la incorporación de lenguajes escénicos. ¿Desde dónde conciben la innovación? ¿Qué es en lo que hay que innovar?

Alfonso Pinkus: La innovación vista desde el punto de vista de la compañía tiene que ver no necesariamente con decir “vamos a revolucionar la escena”. Para nada. Más bien concebimos la innovación desde abordar la escena desde los tiempos que tenemos, desde la generación que somos. Creo que se nos ha enseñado aseguir los preceptos. Nuestros maestros nos han enseñado cómo tiene que ser el teatro. Lo que nos interesa a nosotros mucho es hablar desde nuestras propias voces. “Qué chingón que tú ya lo hiciste maestro y generaciones pasadas”. Pero como nosotros, qué tenemos qué decir. Finalmente nosotros somos hijos de nuestro tiempo, de nuestro contexto. Ahí está la innovación. La gente que ha venido a ver nuestra obra de generaciones pasadas ha tenido comentarios como “Así lo viven ustedes, este tema o este otro”. Va desde ahí. Desde lo que nosotros tenemos qué decir. E incorporamos entonces sí elementos de hoy en día, la multimedia, las animaciones en stop motion, la misma barbie, quizá generaciones que vivieron en los setenta sí alcanzaron a vivir. Pero es un asunto de los que crecimos en los noventa, ochenta y dosmiles. Somos generaciones jóvenes. Ahí está la frescura, que nuestra generación haga teatro desde su propia voz.

Lorena de la Parra: O desde lo que nos inquieta.

HURT ha participado en diversos festivales nacionales e internacionales. Se presenta en el ciclo Ópera Prima en la Gruta en el Centro Cultural Helénico hasta el 29 de octubre.

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Liliana Rojas

Avatar

Artículos recientes por Liliana Rojas (see all)