Hacia un conteo infinito

Hacia-un-conteto-265x230

“No quiero estar aquí pero tampoco sé dónde sí quiero estar”, dice Julia. Es Año Nuevo, está por comenzar la cuenta regresiva, y ella está acabándose una botella de tequila en un bar, sola. O casi. Junto a ella está Álex, el bar tender, ex compañero de la secundaria. Hacia un conteo infinito trata no tanto de cómo ambos llegaron ahí sino de ese preciso instante.

La frase de Julia no es sólo suya sino de su generación. Es cierto que durante el tiempo que dura la obra vemos el piso transformarse en camas, sillas, mesas, barras y hasta asientos de automóvil, y a Álex devenir cada uno de los novios, amantes, naufragios de Julia; es cierto que es ella quien ha perdido a su padre, según nos enteramos, y no es otra sino ella quien ha sufrido golpes físicos y emocionales, quien al comenzar la obra ya se encontraba en la más profunda decadencia; pero su angustia hace eco de una generación vacía, abrumada por la violencia de la libertad, por la paradoja de la posmodernidad, barroca de nada.

El propio Álex no parece tener muy claro cómo llegó ahí. Tiene veinticinco años, vive con su mamá, no terminó una carrera universitaria. Pero todo eso lo dice como si se acabara de enterar. El centro de su mundo parece ser Julia, no tanto por el patetismo de estar enamorado de ella desde la juventud, sino porque representa su presente. Su voz, más que oponer un peso a la historia de Julia, se lo añade, con inocencia y también con lástima.

Ambos personajes tratan de recrear el conteo hacia el año nuevo que perdieron en el blackout. Están en bar, pero igual podrían estar flotando en la oscuridad de algún cosmos, chocando entre sí y alejándose luego, hacia un infinito pesado de vacío. El texto de Miranda Rinaldi ―quien también encarna a Julia― es uno sin demasiados matices, pero cargado de una contrariedad uniforme que da en el blanco de la ansiedad millennial.

Completan el elenco Sergio Rüed y Dyego Toussaint, alternando, y la dirección es de Carlos Luna Setieén. Hacia un conteo infinito se presenta todos los viernes hasta el 24 de junio en el Espacio Urgente 2 del Foro Shakespeare (Zamora 7, Col. Condesa, metro Chapultepec), y la entrada general cuesta $200. Iconofinaltexto copy

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Adrián Chávez

Escritor y traductor, autor de 'Señales de vida' (Fá Editorial). Ha sido becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) en el área de novela y es editor de La Hoja de Arena. Alterna la literatura y la traducción con la docencia. Twitter: @nochaveznada