Foro VIRAL 2013: Rompiendo los prejuicios sobre Tepito

1385496032566

Tepito es un barrio auténtico, aunque estigmatizado por los medios de comunicación dominantes y visto desde afuera con temor. Así como a una chica transexual (o como a nosotros, los disidentes sexuales) al Barrio Bravo se le juzga frecuentemente sin conocerlo y sin más bases que las que difunde Televisa. En este contexto de criminalización, entre albures y el calor de su gente, arrancó el Foro VIRAL 2013. Se trata de un espacio dedicado a la expresión y al intercambio de experiencias y proyectos entre líderes juveniles de todo el país cuyo tema central es la prevención de la violencia. Es bajo esta ideología que el Foro se realiza en una de las zonas del país más criminalizada.

Al foro han sido invitadas distintas personalidades de la academia, el sector privado y la sociedad civil. Además de ofrecer talleres y conferencias para sus asistentes, VIRAL 2013 ofrece a las juventudes la oportunidad de compartir experiencias e intercambiar conocimientos con la gente de Tepito. El primer día, de una semana programada para las actividades, fue cubierto con una serie de paneles sobre distintos proyectos artísticos o de desarrollo comunitario realizados en el Barrio Bravo.

Durante el Panel «Diálogos con jóvenes», Daniel Giménez Cacho dio un adelanto de lo que será su nueva serie de televisión «Crónica de Castas». En ella se da cuenta del alto nivel de inclusión de las personas transgénero, transexuales y travestis. en el Barrio de Tepito. Las protagonistas del segmento mostrado por el actor son Las Gardenias de Tepito, un equipo de futbol integrado por chicas trans y personas travestis. A decir de los documentos audiovisuales, su aceptación por la gente del barrio va más allá de la tolerancia y llega a la integración dentro de las actividades públicas y privadas dentro de la comunidad.

1385496033373

Cada 4 de octubre, el equipo juega un partido en el marco de la fiesta parroquial de San Francisco de Asís. Entre la feria y los fuegos artificiales, el barrio se reúne a presenciar el partido con lujo de intensidad. Las imágenes transgreden tanto los estereotipos de género impuestos por los medios de comunicación dominantes como la mala fama que los mismos han querido imponer sobre Tepito. Es por ello que la serie ha encontrado dificultades para ser transmitida en Canal Once.

“El PRI ha regresado y con éste algunas viejas prácticas de represión y censura” fue la denuncia de Giménez Cacho al respecto.

Lo mejor de la tarde fue presenciar una ponencia interactiva sobre albures. El cronista Alfonso Hernández y la campeona de albures de Tepito, Lourdes Ruíz dieron al público una cátedra sobre estas herramientas lingüísticas de penetración simbólica. Los dos ofrecen periódicamente un «Diplomado de Albures Finos» en la Galería José María Velasco. Después de ofrecernos un té de ramo blanco y un raspado de anís (que diplomáticamente nadie aceptó pero que más de uno se habrá quedado con las ganas de probar), Lourdes y Alfonso hablaron sobre los rasgos identitarios del barrio de Tepito.

 Como buenos mexicanos, para los tepiteños la cosa se entiende en colectivo. El individualismo de occidente no ha logrado permear del todo en las zonas más auténticas del país. Contaba Lourdes que para la gente de Tepito todo sucede parejo; sean desgracias o alegrías. Por otro lado, la raíz es también única y valorada.

“Nosotros no tenemos árbol genealógico, sino nopal genealógico” decía Alfonso Hernández en una exaltación de nuestras relaciones con el medio ambiente. Para Alfonso, en Tepito se sigue cumpliendo el mandato de Cuauhtémoc de adorar a la tierra. El esqueleto de Xipe Tótec, como los puestos ambulantes, se forma cada mañana con pedazos de madera y tubos de aluminio. Su segunda piel la integran las lonas.

El albur es para Lourdes, ante todo, un ajedrez mental. Después de ello, se trata de un acto sexual.

“¡Si se trata de penetrar!” cuenta que ha contestado a un reportero que sentenció ante ella que las mujeres eran incapaces de alburear. Y, en efecto, el albur se trata de un juego esencialmente sexual. “Todos los mexicanos tenemos la lengua muy rica, con y sin albur” comentaba la campeona, oriunda de Tepito, en referencia a este juego fálico-lingüístico. Así casi como de sexo oral, pero con la desventaja de que invariablemente implica la existencia (sutil, pequeña o casi invisible si ustedes quieren) de una relación de poder.

El albur surge de la significación de la penetración como una forma de dominación. Su gracia radica en la violencia cultural que se esconde en muchas prácticas sexuales. Penetrar es vencer en nuestra cultura. El penetrado pierde y es vencido. La penetrada es tonta y es sumisa. Y no voy a negar que reí horrores cada que Lourdes me penetraba con palabras, pero no puedo evitar notar que eso mismo que nos hace reír a carcajeadas es (en otras dimensiones) lo mismo que nos oprime tanto a las mujeres como a los homosexuales. No puedo evitar ponerme amargo y recordar que no seremos libres sino hasta que desestigmaticemos la penetración, logremos que deje de ser una forma de dominación y recuperemos el ano como fuente legítima de placer.

Mientras tanto el Foro sigue y lo hace con la expectativa de cambiar en las y los líderes juveniles la percepción negativa que se tiene de los grupos en situación de vulnerabilidad.

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

David Ledesma Feregrino

Escritor en formación. Editor en Homozapping. Formó parte de la XIV promoción de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores. Escribe ajeno. La más señora de todas las putas.