Eugenio Derbez, el padre sobreprotector del público mexicano

devoluciones

La ilustración es la liberación del hombre de su culpable incapacidad. La incapacidad significa la imposibilidad de servirse de su inteligencia sin la guía de otro. Esta incapacidad es culpable porque su causa no reside en la falta de inteligencia sino de decisión y valor para servirse por sí mismo de ella sin la tutela de otro. ¡Sapere aude! ¡Ten el valor de servirte de tu propia razón!: he aquí el lema de la ilustración”. Immanuel Kant

Valentín (interpretado por Eugenio Derbez) es un tipo mujeriego e irresponsable que un día recibe la visita de Julie, una ex amante que le deja a una bebé (supuesta hija suya) para reaparecer repentinamente seis años más tarde. No se aceptan devoluciones, película de la que Derbez no sólo es protagonista, sino también productor, director y guionista, narra la entrañable y cursi transformación de Valentín; quien de ser un Don Juan de playa pasa a ser un tipo entregado a la felicidad de Maggie, su hija. Este filme, ópera prima de Derbez, se ha colocado como la película mexicana más taquillera de la historia; título que poseía hasta hace muy poco tiempo Nosotros los nobles, que también fue lanzada en 2013.

Hace unos meses Carlos Mota, a propósito de Heli, filme de Amat Escalante, escribió para El Financiero que películas como Heli muestran “lo que los fresas no quieren ver”. Llegó tan lejos como sugerir que aquél debería ser considerado un “traidor a la patria” al proyectar una imagen indeseable de México. Espectadores como Carlos Mota esperan que el cine nacional muestre una visión ilusoria del país en que vivimos, y no una imagen especular, un reflejo nítido de nuestra realidad específica; en lugar de esto, una ensoñación, un engaño que nos permita proyectar una imagen que nos beneficie en el extranjero.

En una entrevista para CNN México Eugenio Derbez declara que su película “está llena de luz, que muestra un México hermoso, un México que queremos llevar a nivel internacional, que te lleva por todas las emociones. Es una película que sorprende, parece que es una comedia ligera; pero realmente es profunda”. Lo dicho por Derbez en la entrevista parece responder a los mismos motivos que empujan a su protagonista en No se aceptan devoluciones. Valentín, al asumir el papel de padre de Maggie e intentar mantener para ella la ficción de la familia nuclear funcional y feliz, crea una elaborada mentira para que la niña piense que su madre es una madre ejemplar que por motivos siempre justificables no puede estar a su lado; pero que no obstante, la ama profunda e incondicionalmente.

¿No es Valentín el alter ego de Derbez? Mientras aquél escribe durante años una carta semanal a nombre de Julie para mantener protegida a su hija del acontecimiento traumático del abandono de su madre; éste realiza una película que por lo menos durante dos horas nos permite permanecer con la ilusión de un “México hermoso y lleno de luz”, lejos de un acontecimiento igualmente real e igualmente traumático: el cuerpo supurante de nuestra “madre patria”, México. No se aceptan devoluciones es al engaño ingenuo y bienintencionado de Valentín lo que Heli a la realidad brutal del abandono de Julie.

Kant llama mayor de edad a aquél que tiene el valor de servirse de su propia razón sin supeditarse al cobijo de la autoridad ajena. ¿Queremos un cine lleno de mentiras blancas, análogo a la extendida costumbre de hacer creer a los niños en la existencia de entidades absurdas (Santa Claus, el ratón de los dientes, etcétera) con tal de “preservar” un estado de ingenuidad fantasiosa? ¿Preferimos un cine que nos trata como a menores de edad, apenas niños, incapaces de arrostrar lo real sin filtros rosados o el que nos muestra lo que verdaderamente ocurre?

La realidad es que a nuestra madre no podríamos importarle menos. ¿Hemos de asumir el trauma de nuestra orfandad o creer en las estúpidas pero bienintencionadas mentiras de un Valentín cualquiera?

 @Jslis

The following two tabs change content below.

José Luis Álvarez Vergara

Artículos recientes por José Luis Álvarez Vergara (see all)