El museo del escritor

museoescritor

Entre la marea de orgullos dudosos con que cuenta México en su historia, se yergue uno más bien legítimo y digno de presumirse al mundo: sus escritores. Quizá por eso, resultaba hasta hace poco sospechoso que nuestro país no contara con un Museo del Escritor.

Gracias, principalmente, a la Fundación René Avilés Fabila, hoy tal museo es una realidad, y se encuentra en el Distrito Federal.

En torno a la mesa de trabajo del extinto Centro Mexicano de Escritores, la misma mesa donde Alfonso Reyes hojeara manuscritos, en la que recargara los codos Juan José Arreola y sobre la cual Salvador Elizondo jugara con un bolígrafo, se extiende un espacio dedicado, no sólo a las grandes figuras de las letras mexicanas, sino a los próceres de la literatura universal.

Desde dedicatorias autógrafas en primeras ediciones hasta un antiguo libro firmado por Edgar Allan Poe, pasando por la correspondencia original de Julio Cortázar, el escritorio donde Edmundo Valadés escribiera muchos de sus relatos, la máquina de escribir de Rodolfo Usigli y una colección de Quijotes, entre muchos otros objetos, todos ellos hilvanados por una lúcida línea del tiempo y revestido de fotos, recuerdos y volúmenes de los más grandes creadores, como Gabriel García Mérquez, Xavier Villaurrutia, Gabriela Mistral, José Saramago, Mario Vargas Llosa, Octavio Paz, Carlos Pellicer, Fernando Vallejo, etc.: de eso se trata, en principio, el Museo del Escritor.

Sin embargo, como lo aseguró su fundador cuando se inauguró el proyecto, el objetivo trasciende la mera exposición; el museo es también el lugar en el cual “los escritores tienen su casa”, un espacio en el que además se desarrollan talleres, seminarios, presentaciones, conferencias, mesas redondas, y que cuenta con una sala de proyecciones y muy pronto, una biblioteca de más de 20 mil títulos. Más allá de ofrecer a la población mexicana un museo de literatura in vitro, los responsables del proyecto han buscado erigir un centro cultural que rinda homenaje a quienes lo han merecido a través de la promoción de la literatura en movimiento, en efervescencia, como debe estar.

Si aún no lo han visitado, pueden encontrarlo en el corazón del Parque Lira (no. 94), en el Faro del Saber Bicentenario, col. Observatorio, a unas cuadras del metro Tacubaya; y si antes de conocerlo desean saber más sobre el museo, den clic en la página oficial.

Para que México llegue a estar un día orgulloso, no sólo de sus escritores, sino de sus lectores, reunir a los protagonistas de las letras para que el gran público los conozca parece un acto noble y certero que vale la pena atender y difundir.

@Ad_Chz

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Adrián Chávez

Escritor y traductor, autor de 'Señales de vida' (Fá Editorial). Ha sido becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) en el área de novela y es editor de La Hoja de Arena. Alterna la literatura y la traducción con la docencia. Twitter: @nochaveznada