Disney y sus secuelas… 2

rsz_1finding-dory-thumbnail

Disney y Pixar anunciaron el lanzamiento de Buscando a Dory, historia ubicada un año después de la aventura de Marlin y Dory para llegar a “P. Sherman, Calle Wallaby, 42, Sydney” para rescatar a Nemo. Ellen DeGeneres, quien presta la voz a la pez cirujano con problemas de memoria, bromeó al respecto: “No estoy enojada que haya tomado tanto tiempo. Sé que la gente de Pixar estaba muy ocupada creando Toy Story 16”. Pero, bien dicen que entre broma y broma, la verdad se asoma…

De unos años para acá, Disney se ha convertido en la versión cinematográfica del Rey Midas: Lo que toca, lo convierte en secuela. O en precuela. O en universo expandido. O en cualquier cosa parecida, simultánea, paralela o relacionada de alguna manera con la historia original.

Hay una la[aaaaa]rga lista de secuelas Disney que se han generado en los últimos años. Algunas son muy buenas, otras muy malas y otras, de plano podemos vivir sin enterarnos de su existencia; para muestra un botón.

Las entrañables

El Rey León 3: Con canciones emblemáticas y personajes entrañables, el Rey León marcó más de una niñez. La segunda entrega no fue la mejor, con la historia medio chick-flick leonesca de la hija de Simba con su ¿tío? Pero la tercera fue divertida y llena de Timón y Pumba.

Toy Story  3: No sólo es la cinta más taquillera de Pixar, sino que es el cierre de círculo perfecto para quienes fuimos niños en los noventa. Para los que crecimos junto con Andy, las aventuras de los juguetes terminaron en el momento preciso y de la mejor manera posible.

andy

Lo que nos podríamos haber brincado

Cars 2: Si bien Cars no va a pasar a los anaqueles de la historia como la mejor cinta de Pixar, su secuela sí va a ser recordada como “algo que no tuvo que pasar”. Fue la primera decepción que ofreció el estudio, con una trama que no se enfocaba tanto en Rayo McQueen y carecía de encanto.

Piratas del Caribe 4: La trilogía estuvo bien, pero, ¿una cuarta? Tal vez habría estado rescatable si hubieran mantenido a los personajes, pero sin la dupla Knightley-Bloom, lo único que sostuvo la película fue Johnny Depp.

Lo que, por favor, no hagan

Star Wars Episodio VII: El universo de George Lucas es como la mafia o la contribución fiscal, una vez dentro, no puedes salir. Pero eso no es pretexto para revivir los restos de lo que fue una excelente saga y seguir lucrando a costa de los fans. A las series hay que darles un final digno.

Toy Story ¿4?: De momento, Disney ha negado que se esté produciendo una nueva versión de las aventuras de Buzz y Woody, aunque los rumores toman cada vez más fuerza (gracias a las declaraciones de Tom Hanks, por ejemplo). De todo corazón, espero que no la hagan. Sí, Bonnie les quedó bonita y eso, pero no es Andy. Para los niños que vimos Toy Story, la tercera parte fue un cierre perfecto de nuestra infancia. Por favor, no la arruinen…

 

Éstas son sólo algunos de los títulos que el imperio de Mickey ha extendido. A muchos les gusta y otros critican esta tendencia a hacer secuelas al por mayor. Como empresa, se entiende que Disney las haga porque implican minimizar el riesgo y maximizar las utilidades, pero tal vez también estén sacrificando la “magia” por acceder a la salida fácil y explotar sus filmes. Después de todo, el dinero que invierten para crear el Toy Story 16, del que hizo burla Ellen, es el que no se destina para nuevas producciones.

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.