De escritores y otra gente rara

¿Qué tienen en común un escritor que no ha redactado uno solo de sus libros publicados, un corrector de estilo a quien la culpa carcome por haber corregido la novela en la cual se relatan crímenes que resultaron ser reales, un narrador atascado en un lodoso charco inspiracional y un escritor fantasma que quema sus libros?

La respuesta, según se desprende de Largas filas de gente rara, trasciende el mundo editorial y hasta podría tacharse de poco imaginativa (como a la realidad misma, quizá): todos ellos son gente.

Hace unas semanas me encontré con este volumen de cuentos cuyos protagonistas son todos escritores: están los embusteros, apenas remedos de escritores, los obsesivos, los narcisistas, los anónimos, los que se pelean con su editor o se enredan con las colegas, los pródigos y los bloqueados, los rancios defensores del intelecto, los que son feítos, y hasta los pirómanos, entre otras especies, que sin embargo no abandonan nunca las lindes azarosas, contradictorias o simplemente aceitadas de pusilanimidad, del género humano. Cada uno de sus personajes, con sus anécdotas, son delgadas y agudas grietas que van mermando la estatua enaltecida y solemne del escritor.

El encargado de darle el empujón final al pedestal es Luis Jorge Boone, narrador coahuilense radicado ahora en el DF. Con cada relato, parece estar invitando al lector a acercarse a los que ejercen el oficio de la creación, a bajarlos a ras del suelo, a empatizar con ellos y a veces hasta compadecer sus vidas y mascotearlos con lastimosa ternura, ya que, como quienes ejercen otras profesiones, son personas susceptibles de la pasión, la miseria y la automentira.

Largas filas de gente rara, editado por el Fondo de Cultura Económica, es un compendio de relatos cuyo eje temático es la escritura, en torno a la cual giran como burros de noria esos seres supeditados a ella en muy variables formas y distancias y que, más allá de la solapa, suelen ser gente bastante corriente.

Se lo recomienda este embrión de escritor que pretendo ser, aquí acurrucado entre metáforas que pasan de panzazo y los recibos de la luz.

@Ad_Chz

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Adrián Chávez

Escritor y traductor, autor de 'Señales de vida' (Fá Editorial). Ha sido becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) en el área de novela y es editor de La Hoja de Arena. Alterna la literatura y la traducción con la docencia. Twitter: @nochaveznada