Copyleft: todos los derechos revocados

El derecho de autor ha perdido completamente su equilibrio y sus leyes sirven en adelante para ofrecer una renta económica a las empresas multinacionales mientras se perjudica la diversificación y el aumento del patrimonio cultural de la humanidad. El copyleft podría ser la alternativa.

Traducción: José Luis Álvarez Vergara

Walt Disney hoy se congratula por la extensión de la protección que el copyright (o derecho de autor) ofrece a la inocente Blancanieves contra los malvados piratas y los “plagiadores”. Aunque, si el copyright hubiera existido hace algunos siglos, sería Disney mismo quien habría sido denunciado por plagio. Frente a semejante absurdo nace una iniciativa seductora: el copyleft. Este invento jurídico usa el arma del copyright, le da la vuelta y construye una herramienta para el intercambio cultural.

El uso de la palabra piratería se ha extendido los últimos años gracias a la promoción de los defensores de la propiedad intelectual ―aunque no hay correspondencia con nada existente en el derecho francés 1―. La noción misma de propiedad intelectual se basa en un abuso del lenguaje. A diferencia de una manzana o una casa, un descubrimiento científico o una canción, por ejemplo, son bienes no rivales y no excluibles; es decir, una infinidad de personas pueden, por ejemplo, cantar al mismo tiempo una canción sin que ésta sufra ninguna pérdida o desgaste. Esta identificación de las obras intelectuales con los objetos materiales favorecen la expansión de la lógica económica a las creaciones intelectuales.

El derecho de autor (una de las principales ramas del derecho de propiedad intelectual equivalente al copyright anglosajón) es una invención jurídica moderna que otorga sobre la obra un derecho moral y un monopolio de explotación económica por cierto periodo de tiempo. Victor Hugo, al igual que Jefferson, gran inventor estadounidense y creador de la primera oficina de patentes, defendía una visión extremadamente restrictiva del derecho de autor: ese derecho concedido a los autores por la ley con el objetivo de incrementar las obras intelectuales en beneficio de la sociedad. El derecho de autor debe ser una herramienta para equilibrar, por un lado, la estimulación a crear para los autores y, del otro, la difusión de los conocimientos entre la sociedad y su uso para la generación de otros nuevos.

Después de más de un siglo, los autores (entre los cuales los más importantes son empresas) ejercen presión para inclinar la balanza hacia extender cada vez más el alcance y la duración de los derechos de autor. Recientemente, Hollywood ha conseguido que el Congreso de EE.UU. someta a votación una ley que aumente de nuevo los derechos de autor en un plazo de 20 años ―pasando la duración de los derechos de exclusividad sobre las obras de 50 a 70 años y de 75 a 95 años si el autor es una empresa―. El derecho de autor ha perdido completamente su equilibrio y sus leyes sirven en adelante para ofrecer una renta económica a las empresas multinacionales mientras se perjudica la diversificación y el aumento del patrimonio cultural de la humanidad.

La reversión hacker

La industria informática vio en el copyright el medio de apropiarse de los descubrimientos científicos colectivos. Estas empresas prohibieron luego a los investigadores compartir sus descubrimientos en las universidades e intercambiar sus ideas; incluso impidieron el acceso al código fuente a los usuarios de los programas aunque esto sea para su modificación o mejora. Algunos hackers 2 se han negado a dejar que las empresas secuestren y frenen el desarrollo de la informática. Richard Stallman y la Free Software Foundation se convirtieron en los emblemas de dicha rebelión. Promovieron durante la década de 1980 la causa del software libre (en contra del software propietario); es decir, el software que todos y cada uno de nosotros puede ejecutar, estudiar, compartir y mejorar libremente. 3

No obstante, el espíritu de intercambio que anima este reto corre el riesgo de que una empresa privada se apodere (total o parcialmente) de los programas no protegidos que, después de una modificación pueden tener copyright y así ser confiscados. Fue después que Stallman encontró una solución: utilizar el control legal que ofrece el copyright sobre una obra, no para reservar los derechos; sino para dárselo a los usuarios. Esta brillante idea, Copyleftall rights reversed 4, traducido a términos jurídicos por la Licencia Pública General 5 introdujo en el derecho de propiedad intelectual una reversión que hizo del arma financiera del copyright una herramienta de construcción colectiva: hace del cuchillo una pala. La reversión del copyright en adelante permitirá garantizar una serie de derechos: el derecho a redistribuir la obra, el de modificarla y el de mejorarla. El único derecho que el dueño del copyleft se reserva es el de obligar a los autores que trabajen sobre su obra a mantener en copyleft la obra derivada. El software libre, en tanto movimiento social, logra la hazaña de utilizar el derecho privado y privativo para crear y asegurar bienes públicos.

La eficacia del modelo de intercambio de conocimientos

Esta reversión de la tendencia adoptada por el derecho de autor permite regresar al principio del desarrollo de la cultura humana, ya sea en las ciencias, la tecnología o las artes: un perpetuo proceso de creación colectiva. Esta dinámica se observa a través de toda la historia; el autor genial y solitario es un mito del romanticismo 6. Entre más se multiplica el intercambio más avanza el conocimiento.

En la informática, la comunidad de programadores de software libre consiguió, con pocos recursos, desarrollar un sistema operativo libre más confiable 7, más seguro y más intuitivo que el desarrollado por Microsoft. Es este modelo de colaboración abierta, con sus relaciones horizontales y solidarias, así como la protección jurídica del copyleft, que ha hecho posible este tipo de logros improbables. Esta forma de crear colectivamente asimismo tiene virtudes pedagógicas y democráticas ya que no solamente da acceso al código fuente de los programas a los neófitos; sino que también celebra y alienta la participación espontánea de todos en los proyectos sin incurrir en discriminación de currículo o persona.

Wikipedia es un ejemplo perfecto del conocimiento abierto: compartir como principio y como fin, la apertura a todo público, la participación activa de los usuarios, la apertura a una infinidad de contenidos, la autonomía económica y la fe en la inteligencia colectiva combinada a una alta exigencia metodológica en la composición de los artículos. El sitio ha crecido a una velocidad vertiginosa y se extendió más allá de lo imaginable: hoy en día es el cuarto sitio más visitado del mundo, al ofrecer más de 17 millones de artículos y contenidos en 281 lenguas. Un famoso estudio demuestra que la enciclopedia Wikipedia no tiene nada que envidiar a la Britannica. 8

Gracias a la fuerza de la creación colectiva y a su protección jurídica por el copyleft todo esto ha sido posible. Numerosos programas y plataformas creados para ser bienes públicos como GNU-Linux, Mozilla Firefox, Libre Office, WordPress e Indymedia hoy son utilizados por millones de usuarios.

Difusión del copyleft a todos los campos culturales

Este modelo nacido en la informática se ha propagado rápidamente a los distintos campos artísticos, literarios, científicos e incluso tecnológicos, abriendo a su paso nuevas posibilidades de creación y de difusión. Numerosos músicos publican sus obras en copyleft, sobre todo en la plataforma Jamendo; después de unos pocos años, grupos del gran público como los Bestie Boys, Radiohead o Nine Inch Nails han tomado el mismo camino. En la industria editorial han sido un sinnúmero de editores independientes y activistas quienes han abierto el camino. El éxito de la librería internacional Wu Ming es sin lugar a dudas el caso más representativo de obras que son a la vez difundidas libremente (principalmente en Internet) y vendidas en librerías. Las ideas y descubrimientos científicos en principio no son apropiables, la ciencia parecía protegida de cualquier preocupación. Pero después de 30 años la jurisprudencia y las leyes aceptaron progresivamente la concesión de patentes sobre los descubrimientos y sobre las disciplinas abstractas. Es por esto que un buen número de científicos como John Sulston, Premio Nobel de Medicina, piden seguir el modelo del copyleft en el dominio científico para proteger los descubrimientos científicos de las patentes abusivas de los laboratorios 9.

Fue gracias al uso de la Licencia Pública General de GNU que los autores revirtieron su copyright en copyleft. En 2002 la fundación Creative Commons (CC) puso al alcance de todos los autores una gama de licencias pre-escritas que les permiten escoger las condiciones de redistribución y de reutilización que deseen garantizar para su obra, de cualquier naturaleza que ésta sea. El derecho básico garantizado sobre toda obra bajo licencia CC es la libertad de copiar y de transformar la obra con la condición de citar al autor (dicha licencia es la CC BY). El autor puede agregar tres restricciones a este derecho: puede estipular que toda copia o transformación tenga también una licencia CC (“Share Alike”), que no tenga una finalidad comercial (“Non Commercial”) y que prohíba la creación de derivados (autoriza solamente las copias) (“Non Derivative”) 10.

La página de fotografías Flickr, por ejemplo, al introducir esta opción directamente en su interfaz, ha permitido a una multitud de autores incluir sus obras en el patrimonio cultural de la humanidad al permitir su copiado y transformación libre. Cien millones de imágenes han sido colocadas bajo licencia CC a la fecha.

La prohibición del copyleft: crear una espiral de creación colectiva

Sin embargo, si bien ciertas licencias CC son compatibles con el copyleft, otras prohíben la transformación de la obra o bien no garantizan permisos para que las obras derivadas sean a su vez copiadas y modificadas libremente. En consecuencia, la fundación CC ha creado la licencia copyleft y otras muy cercanas al copyright tradicional. A su lado, el gran movimiento de los programas de código abierto, también derivado del movimiento de software libre, se concentra en los aspectos metodológicos y económicos del intercambio de conocimientos; pero no toma en consideración las necesidades específicas del copyleft. Mencionamos el caso de los autores que renuncian a sus derechos con tal de introducir sus obras en el dominio público, lo que permite que todos se puedan servir de ellas libremente; aunque son asimismo una presa potencial para las empresas privadas.

Hay que señalar la dimensión social y democrática de este modelo que no se opone en nada al financiamiento de las creaciones intelectuales 11. La fuerza particular del copyleft radica en su exigencia jurídica y ética: garantiza al público la completa libertad de redistribución y de modificación de la obra y exige simultáneamente que esas libertades se mantengan para toda obra que se derive de ella. Esta garantía es incorruptible: las obras en copyleft serán efectivamente bienes públicos protegidos de toda reapropiación. Es una especie de virus de intercambios que realiza una espiral de creaciones y recreaciones colectivas. Como lo señala Stallman acertadamente, la diferencia entre quienes abandonan este principio o se eximen de él y aquellos que eligen el copyleft se sitúa en una adhesión profunda a cierta construcción ética y política de la cultura, irreductible a cualquier elección metodológica. Iconofinaltexto copy 

¿Y tú qué opinas?

Notes:

  1. En México, el Acuerdo Nacional Contra la Piratería define piratería del siguiente modo: “toda aquella producción, reproducción, importación, comercialización, venta, almacenamiento, transportación, arrendamiento, distribución y puesta a disposición de bienes o productos en contravención a lo establecido en la Ley Federal del Derecho de Autor y en la Ley de la Propiedad Industrial. Piratería es cometer acciones delictivas contra la propiedad, como hacer ediciones sin permiso del autor o propietario. La piratería tiene efectos nocivos en la sociedad, ya que no solo por este fenómeno se pierden miles de fuentes de trabajo, sino que además llegan a afectar a la salud (medicamentos piratas) o pueden ocasionar daños que hacen perder nuestro patrimonio (los discos piratas dañan los estéreos o las luces de navidad pirata llegan a ocasionar incendios); la actitud de adquirir productos piratas puede traernos múltiples problemas.” (http://pirateria.pgr.gob.mx/). N. del T.
  2. Hábiles universitarios o autodidactas que construyeron los cimientos de la informática cuya ética se centra en torno al intercambio de conocimientos y el rechazo a la autoridad y el perfeccionismo.
  3. Cf. http://www.gnu.org/philosophy/free-sw.fr.html 
  4. Formulación irónica del tradicional “Copyrightall rights reserved”.
  5. GNU, General Public License. Cf. http://www.gnu.org/copyleft/gpl.html 
  6. Uno puede preguntarse qué habría sido de las obras de Homero sin los mitos griegos, qué de las de Aristóteles sin Platón, qué de las de Galileo sin Copérnico… y qué de las de Walt Disney sin los hermanos Grimm.
  7. Un ejemplo entre otros: 71% de los servidores de Internet en el mundo prefieren usar GNU-Linux, y sólo 16% Windows.
  8. Cf. “Internet encyclopaedias go head to head”, de Jim Giles, Nature, diciembre de 2005.
  9. Le génome humain sauvé de la spéculation”, de John Sulston, en Le monde Diplomatique, diciembre de 2002.
  10. Cf. http://es.creativecommons.org 
  11. Sobre estos modelos económicos, cf. http://www.april.org/sites/default/files/documents/200712-modeles-economiques.pdf 
The following two tabs change content below.
Avatar

Colectivo La Rotative

Avatar

Artículos recientes por Colectivo La Rotative (see all)