"Construyendo Tamayo" se presenta en el 114 aniversario del pintor

indianil

Rufino Tamayo
Indianilla, 1925
Óleo sobre tela
Colección Sara y Jacobo Zabludovsky

El INBA presentó la exposición “Construyendo Tamayo, 1922-1937” . En el marco del 114 aniversario del nacimiento de Rufino Tamayo y a un año de la remodelación del Museo Tamayo se abrió la muestra que contiene obras de la etapa temprana de formación del artista oaxaqueño.

El título hace referencia a la forma en que tanto el pintor como sus contemporáneos construyeron el estilo que marcaría a toda una generación de artistas basados en dos iniciativas principales: La primera fue la de impartir, a través de la Secretaría de Educación Pública, una disciplina de creación artística posrevolucionaria en México, el método de dibujo Best Maugard.

Este método es un sistema que pretende el acercamiento del público, en especial niños y jóvenes en edad escolar al arte. Se basa en la estimulación estética nacionalista sobre la esencia del arte prehispánico, extrayendo elementos formales de sus esculturas y cerámicas, principalmente.

“…inspirada en las culturas precolombinas, propone que con siete líneas primarias (rectas, círculos, curvas, zig zag y espiral) se puede construir gráficamente cualquier forma de la naturaleza, con ciertas reglas básicas como evitar cruzar o encimar las líneas, con excepción de la recta. El método que se publicó en 1923, el cual buscaba crear leyes universales…” (1)

La segunda iniciativa que dejó su impresión en el trabajo de Tamayo deriva de las Escuelas de Pintura al Aire Libre. Su propuesta visual cuestionaba la educación academicista tradicional y buscaba inspirarse en el arte infantil o arte ingenuo que semeja el trazo sincero de los infantes, plasmando trazos más expresivos que descriptivos.

zeppelin

Rufino Tamayo
Zepelín, 1929
Óleo sobre tela
Colección Beto y Sandra Hale

En la exposición se presenta también el trabajo más maduro de Tamayo, base de su trabajo posterior, que se ha mantenido en la conciencia colectiva. Fue influido por las primeras décadas de arte Europeo donde Pablo Picasso, Fernand Legér y Giorgio de Chirico cultivaron un nuevo clasicismo que se expresó en el trabajo de Tamayo y le infundieron una corporeidad monumental a sus representaciones, principalmente a los retratos, aún ligada con las raíces prehispánicas que siempre rescató el pintor.

latenist

Rufino Tamayo
La tenista, 1932
Óleo sobre tela
Colección Eugenia Rendón de Olazabal

La muestra cuenta con varias otras facetas del pintor que moldearon el estilo emblemático de Tamayo. La curaduría se llevó a cabo por la historiadora de arte Karen Cordero, quien ha estudiado ese periodo histórico de la obra de Rufino Tamayo a fondo. La muestra incluye más de 30 obras de artistas modernos y 66 obras del artista entre óleos, dibujos, obra gráfica, acuarelas y libros. Muchas de estas obras son inéditas y pertenecientes a colecciones particulares que por primera vez que se exhiben al público.

img1815

Las obras se encuentran colocadas sobre biombos de madera y manta que con su calidez natural vuelven confortables las salas de exhibición del Museo Tamayo y remiten a elementos de la tierra haciendo eco a la premisa del método Best Maugard. La exposición seguirá abierta hasta principios del 2014 y las actividades paralelas a la misma se pueden consultar en www.museotamayo.org

img1840 img1822

(1) Cita tomada del artículo http://www.jornada.unam.mx/2010/11/25/cultura/a03n1cul

The following two tabs change content below.

Mariana Ortiz