fbpx

¿Confías en internet?

 

facebook

De carácter urgente enciendes el iPad, el celular, y la que cada día olvidas más: la PC. Entonces decides con las yemas de tus dedos abrir Google Chrome o Safari o Internet Explorer. Sin pensar, en las propias inconsciencias de tu mente comienzas a navegar. ¿Qué buscar, qué mirar, qué poder saber? Automatismo: Facebook y Twitter. Ya estás dentro de un espacio sin barreras, sin ninguna ley y sin ninguna cifra. Te sientes cómodo, preparado, la preocupación de no saber qué; no existe. Fotos, cuerpos, vestidos, nombres, bebidas.  Tus yemas sólo bajan y bajan y bajan y bajan hasta que ves lo que estás buscando. ¿Qué diablos buscas? Acaso verte por ahí en alguna publicación, una noticia que te afecte, lo que piensa la que te gusta, lo que dice el que te gusta de los otros. Buscar se ha convertido para ti en lo que necesitas como un alimento, como un elíxir que te mantenga en un estado online.

Yo te pregunto, ¿cómo decides tu confianza, tu verdadera confianza al internet? Ahí tienes una galaxia llena de segundos, de luces, de odio y de humanidad temporal. Una misma noticia o un mismo tema es tratado por todas esas redes galácticas de las que te hablo, la noticia y el tema es el mismo: el cómo es tratado y el cómo es dicho, es la vuelta. Giro de llave, profundidad. Detienes tus dedos y tocas suavemente la pantalla, o le das un click a una frase. “LA MARIHUANA CREA HOMOSEXUALES”. Miras las fotos, los rostros, las palabras detenidas. Como te da flojera leer, sólo ves las fotos, las tratas de vivir pero hay una lámina que las protege, esa lámina es la prisa.

Te vas a una nueva ventana, que más que ventana es una puerta, una puerta a otra galaxia: You Tube. Aquí te aparecen infinidades de movimientos, certezas y opiniones. Tú lo que buscas es que te digan qué sucede lo más rápido posible, que te digan en menos de un minuto lo que ha ocurrido. Es entonces cuando decides escribir marihuana homosexuales y te aparecen otras infinidades de presencias, no te molestas en observar otros videos y observas el primero, el más visto o el que más le han dedicado suerte. Déjame te digo que tuviste una decisión apropiada y no muy profunda; te informaste desinformándote. No te quedaste con un párrafo de todo un cuerpo: mientras más profundices en algo en línea, más informado vas a estar, mientras más informado estés, más anticipado, mientras más anticipado, más sobriveves. El riesgo de este medio (el medio del siglo XXI) es caer, ahogarse. Tienes que tener cuidado de lo que buscas, de lo que finalmente consumes y exiges. Hay algunos que ni se molestan en preguntarse, ¿qué suecede, por qué pasa esto? Es más importante confiar en la sociabilidad online. En decir que su comida es espectacular, que su perro sonríe, que su novia cocina, que el helado es de fresa, que buenos días con el café, que el café es el Dios de este día, que por fin lo aceptaron en el trabajo, que el tráfico es odio puro, que el Tigre y el Dragón es su película favortia, que Miley Cyrus…  Lo ves, ya ni sabes ver.

La decisión en internet, debe ser inmediata como el internet mismo. No hay tiempo que cortar o perder, no se puede. La prisa, sin titubeos, se ha convertido en el negocio del siglo. El ocio es ya una necesidad. El usuario de internet está inerme, inerme a sí mismo. Confiar en un medio es una decisión de toda la vida y uno es el que decide hasta cuándo y hasta cuánto el medio es confiable, porque la ferocidad del ataque comunicativo nunca espera. Confía pues, no te cases. La pregunta del millón es sencilla: ¿confías en internet? De carácter urgente cuéntatelo, yo lo hice.

@yosoyatzin

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Carlos Atzin

(Toluca, 1991) Estudió Comunicación Social en la Universidad de la Comunicación. Escribe crónica y entrevista, y fue becario de la Fundación para las Letras Mexicanas en el área de poesía (2014-2015).
Avatar

Artículos recientes por Carlos Atzin (see all)