Change.org: Deja de llenar mi correo con spam.

Maldigo el día en el que decidí firmar una petición de Change.org. Ni siquiera recuerdo bien cuál era la causa que según yo estaba apoyando. Solamente sé que era algo en contra del cardenal Norberto Rivera, y como yo a ese sátrapa ensotanado no lo puedo ver ni en pintura, ni en grabado, ni en fotografía tamaño infantil, en aquel momento hacer click en el botón de firmar me resultó irresistible.

Ahora sospecho que Dios me está castigando por apoyar una petición en contra de su lacayo, porque desde entonces mi correo es bombardeado diariamente por nuevas peticiones de Change.org, algunas tan molestas y absurdas que hacen que los correos de mis adeudos con el SAT me pongan de buenas.

“Jaime, los peces del acuario INBURSA viven en condiciones inhumanas”, “Jaime, necesitamos tu ayuda porque doña Chonita quiere comprar lentes nuevos”, “Jaime, el tope sobre la calle en la que vive Paquito Ramírez no está bien pintado”, “Jaime, los del Starbucks de WTC escribieron mal el nombre de Mónica en su vaso de café”, “Jaime, José José necesita aplausos para el amor”.

La variedad y cantidad de causas es abrumadora. Aunque hay gente sensata que exige cosas como la liberación de encarcelados que fueron detenidos en circunstancias turbias o la destitución de algún servidor público ineficiente (valga la redundancia), también abundan peticiones francamente imbéciles como la de cerrarle el canal de Youtube a Juanito porque no es chistoso, la que le pide a Ubisoft que saque una edición del videojuego Assassin’s Creed situada en México, la que busca detener la masacre de pollos en la sierra de no sé dónde, la que le exige a la marca de detergentes Ace que deje de producir comerciales sexistas y la de un cretino que considera que Banamex está violando el Artículo 1, párrafo 5 de la Constitución Mexicana porque en las filas de sus sucursales les da preferencia a sus propios cuentahabientes sobre los clientes de otros bancos:

“Exigir se evite la discriminación sin sentido en las sucursales de Banamex del Grupo Citycorp. Todos somos iguales y tenemos los mismos derechos” (sic).

Sí, todos tenemos los mismos derechos, pero a gente como este caballero habría que considerar seriamente limitárselos o por lo menos prohibirle utilizar internet. Si el objetivo de la petición fuera conseguir que las sucursales de Banamex abrieran todas sus ventanillas en lugar de solamente una o dos como acostumbran yo mismo la habría firmado, pero creo que el banco está en todo su derecho de darles ciertos privilegios a sus propios clientes y relegar a los usuarios de la competencia a una sola ventanilla. Puede ser injusto pero no es discriminación, y definitivamente no amerita una petición firmada.

Otra petición que llamó mi atención es aquella que le exige a un tal Art Vandelay que deje de drogar a su perro. No está bien drogar animales, pero si vamos a iniciar movilizaciones ciudadanas y recaudaciones de firmas cada vez que alguien considera que se está maltratando a un animal sería prudente antes que nada pedirle su opinión al supuesto afectado. A lo mejor el perro de Art Vandelay la pasa fenomenal fumando mariguana, viendo televisión y comiendo croquetas directo de la bolsa y no tiene el menor interés en dejar de hacerlo. A mí, por ejemplo, me resulta ofensivo ver a Luis Gerardo Méndez y al Piojo Herrera vendiéndome algo cada vez que salgo a la calle pero no por eso voy a ponerme a recaudar firmas para que las marcas dejen de explotar sus imágenes (ganas no me faltan).

Es por esto que he decidido iniciar mi propia petición de Change.org, para exigirle a Change.org que me deje de estar enviando correos cada vez que alguien le pega a un perrito o que algún burócrata prepotente le habla golpeado a uno de sus clientes. Creo que es una demanda razonable e invito a los lectores a apoyarla Iconofinaltexto-copy

@emedebaena

https://www.change.org/p/change-org-dejen-de-saturar-con-spam-mi-correo

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Jaime Muñoz de Baena

(Ciudad de México, 1985) Es autor del libro de cuentos 'Y, sin embargo, es un pañuelo', ganador del Premio Nacional de Cuento Joven Comala 2014, editado por el Fondo Editorial Tierra Adentro.
Avatar

Artículos recientes por Jaime Muñoz de Baena (see all)