fbpx

Casa Imelda / Taller dos coyotes: Centro de cultura y arte textil

taller3

La armoniosa unión de pensamientos e ideas es esencial para concretar proyectos enriquecedores y originales. Empresas que cultivan e impulsan la cultura en nuestra sociedad siguen surgiendo y desarrollándose, a veces muy de manera muy gradual, pero con objetivos bien claros que buscan satisfacer y fomentar la necesidad de consumir y crear arte. Ejemplo de esto es Casa Imelda, ubicada en la Calle Doctor Atl de la emblemática Colonia Santa María la Ribera.

Casa Imelda es un proyecto que inició en 2012 y actualmente se conforma por Jorge Juan Moyano, María Torres, Luis Iborra, Luis Antonio Tovar Salas “Lats” y Karla Belinda Amezcua. La propuesta que hace Casa Imelda se puede resumir en estas palabras: ser un centro de producción y creación artística que, a partir de la definición de intereses comunes, trabaje en el desarrollo de estrategias creativas de interacción con el medio y el contexto.

“Nuestros intereses tienen que ver con la formación de públicos, la puesta en marcha de pedagogías colectivas y el desarrollo de una masa crítica que nos permita comprender el entorno que nos rodea.”

La finalidad de Casa Imelda involucra un claro impulso de la consciencia social, de darse cuenta de las situaciones que vivimos diariamente como individuos y como grupos sociales, de cómo nos afectan; de lo que hemos ido olvidando y lo que nos falta por aprender; de que podemos expresar formas de pensar a través de medios artísticos.

Entre las actividades realizadas en este espacio se encuentra un programa de residencias artísticas, que busca facilitar a los artistas un espacio adecuado y digno para trabajar sus propios proyectos, con el objetivo de poner en marcha propuestas de investigación artísticas o académicas durante un periodo de tres meses. La idea básica consiste en que durante el proceso de trabajo el artista o investigador articule en su proyecto los ejes pedagógico, crítico y de formación y sensibilización de públicos, preferentemente tomando en cuenta las zonas aledañas al centro de producción, de tal manera que el proyecto final tenga un vínculo directo con el contexto social.

Taller Textil Dos Coyotes

Además de las residencias artísticas, se ha ido desarrollando especialmente el Taller Textil Dos Coyotes, el cual es coordinado por la artista Karla Belinda Amezcua, egresada de la licenciatura en diseño textil por la Universidad Iberoamericana. El taller Dos Coyotes es un espacio donde se practican las distintas técnicas artesanales textiles, aplicadas al arte y al diseño.

“El objetivo principal de Dos Coyotes es la experimentación del textil (tejido, bordado, estampado, teñidos, etc.) y el estudio teórico-práctico de éste. Se pretende que los resultados obtenidos desemboquen en un conocimiento que los alumnos puedan obtener por medio de talleres”.

Es importante resaltar que el difundir y preservar el conocimiento desarrollado a lo largo de los siglos es uno de los principales motores que impulsan este proyecto. Una muestra es el taller de Telar de Cintura que actualmente es impartido por  la artista visual Erika Karina Jiménez y Dolores Juárez.

taller

El telar de cintura o telar de dos barras es una herencia valiosísima de las culturas mesoamericanas que a la fecha sigue vigente y en práctica. Esta técnica, aparentemente sencilla por los requerimientos técnicos que exige, permite crear tejidos complejos y de gran valor estético, y nos muestra con claridad la trascendencia de mantener y seguir desarrollando el conocimiento que han dejado los antepasados. Esta trascendencia radica, al igual que la pintura, la gráfica, la música…, en que existe un documento vivo de la historia de las artes y así se crean vínculos con aquellos que hace siglos tuvieron la misma inquietud que los artistas y creadores de la actualidad. De esta manera se deja ver el proceso creativo en su estado más puro.

Además del telar de cintura se han impartido talleres de fieltro artesanal, teñido con tintes naturales y tejido de telar de marco.

Todos somos parte de la sociedad y cada uno debe tener una labor propia para mejorar las condiciones en las que vivimos. Para muchos, esta labor se centra en el análisis crítico traducido en arte. Y el arte a fin de cuentas es la manera más sutil y bella de decir lo que pasa por la mente. Las actividades realizadas en Casa Imelda tratan precisamente de esto: el dar herramientas para satisfacer la necesidad de crecer culturalmente, de hablar sin palabras. El artista tiene los recursos para decir lo que la demás gente no puede. Iconofinaltexto copy

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Omar Espinosa