Carlos Amorales, deconstrucciones sociales y acciones colectivas.

0016615x

Carlos Amorales es el artista de lo incierto y lo incómodo, especialista en desprender al espectador de la normalidad y hacerlo transitar por espacios alterados, no sólo física, sino auditiva y conceptualmente. La idea que permea en gran cantidad de sus obras es la desconexión de la normalidad con recursos que suelen estar en ella. Ya sea invadiendo una galería con una plaga de mariposas de papel, o colgando pianos de árboles que revelen sinfonías descontextualizadas al público paseante, Amorales juega con lo imprevisto en formas y cantidades.

carlosam
No hay leyes, sólo generalidades ¿Quién creó las leyes? ¿Quiénes las preservan y bajo qué justificaciones? En su obra Suprimir, Modificar y Preservar, de 2012, Amorales hace un ejercicio casi público donde el Código Civil Francés es impreso con lápiz para que varios abogados borren los artículos o leyes que les parecen obsoletas y escriban algo más si así lo desean dependiendo de lo que ellos consideran importante y necesario. Los actos tienen un gran peso simbólico en la obra de Amorales pues el hombre puede imprimir en ellos su marca, la cual muchas veces no es construcción sino deconstrucción, modificación o eliminación. Y esto es al mismo tiempo un reflejo de lo que sucede en la sociedad ¿Quién construye y quién modifica? ¿Quién elimina? La respuesta es simple, si bien está escondida dentro de la obra: nosotros.

02proces

smp00111

Una obra que nos muestra lo anterior de manera más clara, y en la que la parte vital es la interacción con el público, es la instalación auditiva We’ll See How All Reverberates, donde en el cuarto de exposición se monta un enorme móvil del cual se suspenden platillos musicales. Desde el nombre nos es dado el instrumento de acción de esta obra: we, nosotros, la haremos sonar, la haremos moverse. ¿Cómo sonará? ¿Será armónico nuestro sonido colectivo? Ahí entra el público en acción y construcción de la obra; el espectador no puede permanecer inmóvil, pues la obra no estaría completa: tiene que entrar en el juego.

001

002

De forma similar funcionan otras obras de sus obras. En Coal Drawing Machine tenemos una contradicción como parte central. La impresión, desde que se volvió un proceso maquinal que usa tecnología, siempre se ha visto como un asunto de perfección, que ya no depende del trazo humano o de un boceto; la tinta va directo a donde tiene que ir y cumple su función. ¿Qué pasa si añadimos un elemento orgánico a esta cadena de producción? El carbón somos nosotros, la imperfección, el trazo general. La segunda contradicción en esta misma obra es acerca de lo que se imprime en el papel, las figuras seleccionadas son símbolos o sellos que representan demonios; sin embargo, al ser reproducidos por la máquina y repetidos varias veces en la misma hoja se transforman, incluso parecen ser circuitos electrónicos. ¿Qué separa una representación de otra?, y ¿qué tanto los símbolos han cambiado en nuestro imaginario colectivo para aparentar cierta figura?

manifest

manifes0
Llegamos a Ámsterdam, un cortometraje realizado en colaboración con el escritor argentino Reinaldo Laddaga y que fue recientemente seleccionado para formar parte de las proyecciones de FICUNAM en su cuarta edición como parte de la sección Ahora México, que muestra lo más destacado de las producciones mexicanas cinematográficas de autor de los últimos años. Ámsterdam es un montaje casi abstracto, en cuenta de que explora lenguajes no semánticos y que trabaja a base de figuras y actores, gestos y tensión que conforman el guión y la relación de las comunicaciones en un encuentro.

screensh

screens1
Como guión cinematográfico para la realización de Ámsterdam se ocuparon collages que incluían textos, símbolos, imágenes y fotos de los actores, fotocopiadas a modo de unión, de forma que se creara así un flujo de imágenes que los actores podrían leer para su trabajo frente a la cámara.
Estas imágenes ayudan a construir otras imágenes, pues han sido simplificadas al extremo de la monocromía y la silueta, de manera que por sí mismas pueden ser un significante mínimo, el más primitivo, pero a través del cual se puede construir un lenguaje visual.
La proyección de este cortometraje también formó parte del evento de celebración del tercer aniversario de esta revista, que los invita a visitar la página oficial del estudio del artista para conocer más a fondo este lenguaje de construcción/deconstrucción social y colectiva, tan característico de Carlos Amorales: http://estudioamorales.com

 

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Mariana Ortiz