Caminar de regreso

Only I couldn’t feel a thing. If Mrs. Guinea had given me a ticket to europe,

or a round-the-world cruise, it wouldn’t have made one scrap of difference to me,

because wherever I sat—on the deck of a ship or at a street café in Paris or Bangkok—

I would be sitting under the same glass bell jar, stewing in my own sour air.

– Sylvia Plath / The Bell Jar

Es exactamente así: puedo moverme alrededor de la casa, de la ciudad, del mundo, pero no puedo escapar de mí misma. Los pensamientos caminan detrás de mí como soldados encargados de una misión en mi contra que yo misma he ordenado y que no sé cómo detener. Supongo que el sentimiento lo conocemos todos, es una dificultad al levantarse por las mañanas, la preparación excesivamente lenta del café, el día que se nos acuesta pesado sobre los hombros. Por la noche siempre las mismas pesadillas: mi madre y yo en una fiesta y ella sin poder reconocerme. Despertar agotada, volver a empezar. A veces pienso que es mucho más difícil no ser feliz cuando tengo todos los motivos para serlo, porque entonces también soy egoísta y poco razonable. Caprichosa. Freud describió la melancolía como un duelo por algo perdido que no podemos identificar. Pero, ¿qué no todo lo que tenemos es aquello que hemos perdido? Intento decirlo sin sentido poético alguno: ¿Podemos en verdad poseer cualquier cosa? ¿Podemos ser dueños de nosotros mismos? Necesito saber dónde está mi casa, encontrar el camino de regreso a ~algo~.

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Isabel Zapata

Nació en la Ciudad de México en 1984. Estudió la licenciatura en Ciencia Política en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y la maestría en Filosofía en la New School for Social Research. Es poeta, traductora, editora y antílope.
Avatar

Artículos recientes por Isabel Zapata (see all)