Breaking Bad: una sobredosis de realidad

breaking-bad-itunes-store

Breaking Bad desafía a la ficción al presentar una historia realista y se convierte en un impactante fenómeno televisivo y social.

Walter White, interpretado por Bryan Cranston, es un profesor de química y padre de familia de Nuevo México. Tras ser diagnosticado con cáncer de pulmón, el deseo de asegurar el futuro financiero de su familia, lo lleva a adentrarse en el mundo de las drogas y el crimen organizado. La serie explora la transformación de Walter, de hombre de familia a capo del narcotráfico. Su creador, Vince Gilligan, muestra cómo un acercamiento con la muerte puede liberar a un hombre común de las preocupaciones y limitaciones del resto de la sociedad. La historia de Walter, su compleja relación con Jesse Pinkman (Aaron Paul), su ex alumno y ahora cómplice, impactó a críticos y espectadores alrededor del mundo.  Con su estreno en 2008, Breaking Bad se posicionaba como una de las favoritas del público. El piloto rompió récord de audiencia y después de cinco temporadas es considerada como la mejor serie dramática de televisión de todos los tiempos, incluso ingresó al Libro de Récord Guinness por ser el show mejor evaluado, obteniendo una calificación de 99 sobre 100 en la página Metacritic, la cual se conforma por reconocidos críticos de medios periodísticos como The Huffington Post, The New Yorker, New York Daily News, USA Today, entre otros. Por si esto fuera poco, Breaking Bad ha sido nominada a más de 111 premios y acreedora a 43 de ellos, entre estos, 4 premios AFI como mejor programa del año durante cuatro años consecutivos, así como 2 Emmys en la categoría de mejor actor principal para Bryan Cranston y mejor actor de reparto para Aaron Paul.

La exitosa serie de AMC prueba que la televisión ha dejado de ser una “caja tonta”. Es posible crear argumentos inteligentes. Vince Gilligan afirma que “el éxito del programa se basa en sus personajes”. Se trata de una historia relativamente sencilla con personajes cotidianos en circunstancias extraordinarias. Pero es aquí en donde está la verdadera magia de Breaking Bad; la ficción es desafiada y nos encontramos con una historia realista, personajes tan humanos con los cuales no es difícil identificarse. “Me parece interesante este fenómeno sociológico de que la gente esté de una forma u otra conectada con Walt. Tal vez sea por la naturaleza de la ficción o porque quizás, los espectadores se tienen que identificar de alguna forma con el protagonista de una serie, o simplemente porque es bueno lo que hace”, reflexiona Gilligan para el diario Europa Press. El fenómeno social se debe a que  el ser humano puede ser corrompido por naturaleza, es más fácil que un profesor de química como Walt se convierta en un narcotraficante a que un narcotraficante se convierta en un profesor de química.

De acuerdo con el periódico The Nation, Breaking Bad es considerado como “el show de televisión más peligroso” de los Estados Unidos ya que rompe con lo que se conoce como “el sueño americano”. Resalta la parte más sombría del oeste de dicha nación, muestra la realidad que viven muchas familias estadounidenses de clase media; la crisis económica y la lucha por sacar adelante a los suyos. Gilligan ha comentado en varias ocasiones que lo que intenta demostrar es que toda acción, sin importar lo pequeña que sea, trae consigo una consecuencia.  He aquí el peligro para el “sueño americano”, crear una historia original y sin moraleja, con el trasfondo desesperanzado, corrompido y perturbador del mundo del narcotráfico que ha traspasado las fronteras.

El papel de los Estados Unidos como cliente y proveedor dentro del crimen organizado es retratado de manera acertada dentro de la serie, así como la participación de los cárteles mexicanos. El personaje de “Tortuga”, un miembro del cártel de Juárez, informante de la DEA, es quizá,  uno de los más memorables y muestra de la manera más grotesca de lo que son capaces estos criminales. Mucho se ha dicho acerca de si el cártel de Juárez es una representación de el cártel de Sinaloa, liderado por “El Chapo Guzmán” y si las atrocidades cometidas, como la muerte de “Tortuga”, se asemejan a las de Los Zetas. Lo cierto es que dentro de la ficción de Breaking Bad se encuentra más realidad de la que quisiéramos. Según Sylvia Longmire, una capitana retirada de la Fuerza Aérea estadounidense, “los súper laboratorios son reales y extremadamente comunes, al menos entre los fabricantes asociados con los cárteles mexicanos”. Otro hecho desconcertante ocurrió cuando varios espectadores reaccionaron disgustados en uno de los primeros episodios en el que Walt y Pinkman utilizaban ácido para fundir un cuerpo. Patrick Reeden Keefe, escritor de la revista New Yorker afirmó: “Pero esta es una técnica de eliminación tan común hoy en México que ha adquirido un apodo: el guiso'”. Por otra parte, el lavado de dinero como en los Pollos Hermanos y el auto lavado de Walt sucede también en la realidad; cada vez se vuelve más común que lugares como bares y restaurantes sean la fachada perfecta para esconder las ganancias de negocios ilícitos. Tal vez este sea el aspecto más terrorífico del programa, mientras más violenta y espeluznante se vuelve la trama, más se asemeja a la realidad del mundo del narcotráfico y sus cárteles.

A tan sólo unos días del episodio final,  Breaking Bad logra posicionarse como una serie de culto y espera batir el récord de audiencia que hasta ahora ha alcanzado, esto quiere decir que deberá de superar los 6.40 millones de espectadores. Si algo ha probado el show es que el público se encuentra ávido de buenas historias. La televisión no es lo que era hace un siglo durante sus inicios, ahora, se ha convertido en una industria capaz de competir con los altos estándares de la industria cinematográfica y de crear historias originales y contenidos de calidad.

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Julieta Reyes

Avatar

Artículos recientes por Julieta Reyes (see all)