Memorias con Boards of Canada

(Se sugiere leer este texto con esta canción de fondo.)

Era una mañana de domingo de hace poco menos de una década, cuando un amigo me dijo: “mira, pasa este disco de Boards of Canada a tu computadora”. Sin dudarlo lo tomé entre mis manos y examiné el arte del CD con una familia de los años 70, con los rostros borrados en distintas tonalidades. Al mirarlo me trasladé inmediatamente a una estancia que había tenido en Vancouver y Victoria, Canadá. Me recordó sus paisajes, olores, calles y caminos desolados.

Así pasaron algunas semanas antes de que me diera un tiempo para escucharlos. Cuando por fin lo hice, recordé el título del álbum: “Music Has The Rigth To Children”. Lo puse en mi stereo y desde el primer momento sentí cómo sus armonías rítmicas y psicodélicas se introducían en mis oídos para transmitir  sensaciones a todo mi cuerpo. El CD empezó con los beats sincopados de “Wildlife Analysis” y “An Eagle in Your Mind”, título que hacía referencia a lo que estaba sintiendo en ese momento.

Entre triángulos, rombos, matices e inflexiones Board of Canada había llegado de golpe. Y como en Año Uña, aquel cortometraje del joven Jonás Cuarón, habían miles de fotografías de viajes y vivencias, mismas que siguen en el obturador de mi andar por distintos senderos. Como una escucha misteriosa captada a través de sonidos, como un mantra que busca el trance y la liberación de la mente del flujo constante de pensamientos difusos.

Investigué en el Soulseek y bajé la discografía que me faltaba; o sea, toda: Twoism, Hi Scores, Aquarius, Peel Session, In a Beautiful Place Out in the Country, Geogaddi, The Campfire Headphase y Trans Canada Highway.

Comencé a degustar disco por disco, sin prisa alguna, con la calma del campesino que observa su cosecha en temporada fluvial. En un lacónico tiempo este dúo escocés dejó rastros aún inconclusos.

Hoy, más allá de ser una banda influyente y de “culto” en el mundo, Boards of Canada se ha vuelto atemporal. Sólo ellos pueden empapar de nostalgia con su gran misticismo, igual que un avión sin tripulantes ni coordenadas.

Boards-of-Canada

Desde 1987, la banda ha marcado una distinción entre el Intelligent Dance Music (IDM), el Ambient, la Psicodélia y el Downtempo. Sus dos integrantes, los hermanos Michael Sandison y Marcus Eoin, casi no tienen presentaciones en vivo ni dan entrevistas— ni con las redes sociales se sabe cómo son realmente—.

Al principio de su carrera, Sadison y Eoin decían que no eran hermanos, sino dos viejos conocidos que el destino había puesto en el camino. De hecho, existen foros con gente que busca descifrar distintos códigos alrededor de su carrera…

La buena noticia en este momento, es que hace un mes se anunció que el sello inglés Warp Records, sacará su más reciente disco, Tomorrow´s Harvest , en versión digital, CD y en vinyl 12”.

Actualmente se conocen en la red tres canciones de su nuevo álbum, del cual podremos esperar música indescifrable, sinuosos paisajes con estructuras radicadas en lo esencial, lo fragmentado y lo irregular; analogías entre sonido y color.

Con la aparición de su nuevo video, proyectado en una pantalla del distrito Shibuya, Tokyo, así como con la presentación del video “Reach for the dead”, termina una espera de más de 7 años.

Después de todo, para mí, conocer a Boards of Canada será siempre de las mejores experiencias que me han sucedido.

@yosoychapu

 boards-of-canada_tomorrows-harvest-608x608

 

 

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Ivan Luna Luna

Músico, publicista, lector, coleccionista y curioso.