Apuntes del cuaderno azul II

Lo que pasa es que una vez a un wei muy ocioso, se le ocurrió ponerse a pensar en todo lo que su vida no era, en todo lo que él deseaba. Se imaginó un estado imposible, una sensación utópica. Perfeccionó tanto su visión que hasta le puso nombre. La llamó felicidad. Y después le contó a todo el mundo sobre su invención. La presumió tanto que todo el mundo comenzó a desear tener su propia visión perfecta, su propia felicidad. Y de tanto pensarla y de tanto nombrarla, los hombres empezaron a creer que existía. Que era alcanzable, que era algo real. Y ahora todos se la pasan buscando algo que no existe y hasta hay algunos que deliran con ya haberla alcanzado. La felicidad es el último traje trendy del emperador.

¿Y tú qué opinas?
The following two tabs change content below.
Avatar

Fernando Galicia

Estudié ciencia, pero ahora me dedico a leer y escribir cuentos. Director de La Hoja de Arena.
Avatar

Artículos recientes por Fernando Galicia (see all)