Antonio Nieto y “La senda de la mirada”

 

Antonio Nieto, dibujante que utiliza para sus trabajos la punta de plata, una técnica que sustituye el lápiz por un estilete, no da lugar a errores y se transforma conforme el material se oxida.

Slider1000px

La senda de la mirada es la serie de retratos realizados por Antonio Nieto* con la técnica de punta de plata. En entrevista con La Hoja de Arena, Antonio nos platica de la importancia de esta técnica, la cual consiste básicamente en dibujar como si se tratara de grafito duro, pero el lápiz se sustituye por un estilete de plata, lo cual hace imposible el borrado de los trazos hechos, y dota a la obra de la riqueza que la oxidación del material imprimirá en las líneas conforme pasa el tiempo.

“La técnica de la punta de plata es una de las técnicas más antiguas en torno al quehacer dibujístico. Podemos apreciar el virtuosismo alcanzado por medio de esta técnica en las magistrales obras de artistas como Leonardo Da Vinci, Rafael, Alberto Durero y Rembrandt, entre otros; su empleo cayó en desuso debido a las innovaciones tecnológicas que dotaron al gremio artístico de materiales nuevos y de menor exigencia en la preparación del ejercicio en sí. El origen del grafito provoco el alejamiento de las puntas metálicas, optando con el grafito a la saturación de tonos para desarrollar una extensa gama cromática en relación al claro-obscuro, así como su utilización en papeles sin preparación previa, lo cual optimizaba los tiempos y lo más importante, el grafito permitía corrección, cosa no factible a través del estilete de plata.”

REMBRANDT VAN RIJN. Saskia con sombrero de paja (1633).  Punta de plata sobre papel vitela.

REMBRANDT VAN RIJN. Saskia con sombrero de paja (1633). Punta de plata sobre papel vitela.

En la actualidad, algunos artistas, como Antonio Nieto, han optado por recuperar la técnica y redescubrir los principios que la rigen. El trabajo en punta de plata logra evidenciar el temperamento del artista y lo orilla a perfeccionar su técnica de dibujo al no permitir ningún tipo de corrección. Asimismo, las obras realizadas en punta de plata en cierto aspecto rebasan al creador: la variación de tonalidades que la plata cobrará con el tiempo, desde un gris azulado a un marrón, hacen visible la transformación de la obra ya no por manos del artista sino en el material mismo.

En la manufactura de una obra a punta de plata, que no ha cambiado desde el renacimiento, se hace necesario la preparación del soporte, ya sea un papel o un soporte rígido los cuales han de ser cubiertos con creta (magro) o media creta (adicionando aceite de lino) dependiendo de la oxidación que quiera obtenerse.

Todas estas características hacen de la punta de plata una técnica que no admite comparaciones a ningún otro recurso gráfico que pueda emplearse hoy en día, aún con los avances tecnológicos existentes. Antonio Nieto nos muestra, como dijimos, parte de su esencia al mostrarnos su trabajo en plata así como al escoger el retrato como tópico.

“A través de mi quehacer artístico busco hacer explícita mi inquietud de singularidad e individualidad, vivimos inmersos en un entorno de abundancia, multiplicidad y abarrotamiento prácticamente de todo, por ello es que mi plástica se ha concretado en la representación específica de sujetos: premiar la particularidad e individualidad de individuos concretos. El retrato se manifiesta como una impronta, una huella del ser, que rinde y da cuenta del sujeto. Es a través de los otros y su peculiaridad que busco dilucidar un momento plenamente humano, confrontación y descubrimiento del individuo que se aquieta para abstraer su mirada. El encuentro no es casual, la mayoría de mis modelos son personas a quienes conozco, por lo que el ejercicio se vuelve más íntimo, el reconocimiento previo permite poder hacer un estudio de la persona y mi búsqueda está en penetrar la apariencia y quitar la máscara […]”

La serie La senda de la mirada de Antonio Nieto está conformada por retratos hechos con esta técnica milenaria y que actualmente se usa sólo de manera esporádica; él busca mostrar su uso en el campo artístico y lograr su permanencia a través del dibujo que él describe como un medio de comunicación y expresión con el cual no se puede dejar de experimentar.

“El dibujo es un timón que nos ayuda a darle dirección y sentido a nuestro trabajo, el dibujo es el libratorio de la creatividad, es un lenguaje y como oralidad nos ayuda describir lo que no existe, porque las cosas no existen, sino hasta que son nombradas o hasta que son dibujadas y puestas sobre un papel. Es mediante este acto que se empieza a tomar conciencia de las cosas que nos rodean; uno empieza a resignificar el mundo a través del dibujo”, asegura Homero Santamaría Padilla, licenciado en Artes Visuales 1, sobre la obra de Antonio Nieto. Iconofinaltexto copy

*Antonio Nieto (1984) es artista visual mexicano con orientación en pintura. Estudió la licenciatura y la maestría en Artes visuales, actualmente se encuentra en Madrid realizando el doctorado en Artes y Diseño por la UNAM-ENAP a través de un programa de apoyo para estudios en el extranjero. En torno a la pintura ha realizado diversas exposiciones individuales y colectivas así como colaborado en proyectos murales para la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la Universidad Autónoma de Chapingo y la Embajada de México en Cuba, entre otros. Ha colaborado con artistas de renombre como Alfredo Nieto y el maestro Luis Nishizawa. Ha impartido cursos y talleres dentro de la Academia de San Carlos, ENAP.

¿Y tú qué opinas?

Notes:

  1. Homero Santamaría Padilla (1973) Ciudad de México. Licenciado en Artes Visuales por la Escuela Nacional de Artes Plásticas, UNAM. Fue alumno de destacados maestros como Luis Nishizawa y Jesús Martínez. Su quehacer artístico está encaminado hacia el campo de la pintura, la gráfica y la escultura.
The following two tabs change content below.
Avatar

Mariana Ortiz