Top personal de escenas superheróicas en cine

Recientemente se ha estrenado Avengers: Infinity War, presentada como el punto cumbre para celebrar la década que lleva Marvel Studios trabajando en su ambicioso universo cinematográfico. Pensé en utilizar la efeméride para hacer un breve recuento personal de los que considero los momentos cinematográficos con mayores repercusiones en la evolución del cine de superhéroes. Pero antes es necesario hacer un par de aclaraciones respecto a los criterios.

Lo primero y más importante: la siguiente lista incluye spoilers.

Me estaré refiriendo solamente a películas estrenadas a partir del año 2000 (que antaño sonaba tan futurista y ahora ya estamos a casi dos décadas de distancia). Por eso mismo no incluyo películas clásicas como el par que hizo Tim Burton sobre Batman o la trilogía de Superman con Christopher Reeve; de cualquier modo, no hace ni tantita falta recordarles a todos que esas son películas icónicas no sólo en el cine de superhéroes sino, en general, en la historia del cine.

Para armar la lista busqué escenas que no solamente fueran visualmente notables, sino que específicamente tuvieran un peso importante que trascienda la película y signifique un punto relevante en la evolución general del cine de superhéroes.

Por cuestiones prácticas decidí enfocarme únicamente en películas basadas en superhéroes de DC y Marvel. La ausencia de Watchmen (DC) se debe a que lo considero un universo aparte y genial, autocontenido (a pesar de la carroña que pretende hacer ahora DC con los personajes).

Finalmente, quiero aclarar que hay muchas películas de superhéroes que me parecen excelentes, pero no aparecen todas en esta lista porque no necesariamente tienen una escena que encajara con los criterios que establecí. No están aquí todas las películas que me encantan, pero sí me parecen realmente buenas casi todas las aquí incluidas (con la sola excepción de Justice League, que me decepcionó rotunda y dolorosamente en su conjunto. Soy de los que siguen anhelando que aparezca en algún momento la versión de Zack Snyder).

Adjunto links a las escenas mencionadas para añadir contexto, refrescar la memoria y hacer que les den ganas de volver a ver todas estas películas.

Aclarados estos puntos, comienzo:

 

 

  1. Amazonas vs soldados, en Wonder Woman (Patty Jenkins, 2017)

https://www.youtube.com/watch?v=bIfPq3biW_o

Una de las secuencias más efectivamente espectaculares en una película de superhéroes… y que en realidad no involucra a ningún superhéroe (Diana todavía no se ha convertido en Wonder Woman y hace muy poco en este enfrentamiento; todavía no es su momento). Patty Jenkins es una directora realmente talentosa que, trabajando sobre las ideas propuestas por Zack Snyder, perfeccionó una historia que tiene una efectiva carga emocional. Muchas veces en otras películas y en series de televisión se nos habla sobre personajes femeninos que supuestamente son realmente formidables y hasta temibles pero, en el momento de la acción, los realizadores fallan estrepitosamente al intentar mostrarlo; Jenkins, en cambio, nos ofrece un despliegue incontenible de poderío femenino (hasta el momento notablemente ausente en el cine de superhéroes). La pelea de amazonas contra soldados alemanes nos impresiona visualmente y nos importa porque involucra a personajes que, en poco tiempo, han llegado a importarnos. Esta secuencia se volvió tan aplaudida por público y crítica porque se construye sobre un sentimiento ancestral de guerra antigua, ¿cómo no pensar en los relatos de batallas narradas por Heródoto al mirar entrar en escena un grupo de amazonas montadas a caballo y armadas con lanzas, flechas y espadas, barriendo con soldados más contemporáneos? Patty Jenkins hizo de las amazonas una de las más grandiosas contribuciones dentro del DCEU.

 

 

  1. Masacre en casa de los Munson, en Logan (James Mangold, 2017)

https://www.youtube.com/watch?v=wY0EoQudqxc

Logan muestra una crudeza despiadada y una humanidad visceral, presentando temas que van del uso de niños como conejillos de indias médicos hasta las distintas formas de enfrentar tanto la madurez propia como la senilidad de un ser amado. Logan tiene mucho más que ver con el desencanto de las novelas de Roth, Coetzee o McCarthy, con las viejas películas de samuráis, que con cualquiera de las múltiples películas lanzadas por la dupla Marvel/Disney. La secuencia en que el clon de Logan entra a la casa de la familia Munson (que invitaron a cenar a Logan, X-23 y Xavier y les ofrecieron pasar ahí la noche) es profundamente cruel desde todos los puntos de vista y demuestra que no importan los elementos fantasiosos de por medio (garras de adamantium, poderes psíquicos, etc.), si los realizadores son honestos y talentosos siempre es posible contar una historia apoteósica que se sienta profundamente real. La secuencia en la casa de los Munson retuerce las entrañas y es, hasta el momento, la secuencia más cruda que hemos visto en el cine “de superhéroes”; es detonada por la dolorosa muerte de Charles Xavier y termina con una mirada desgarradora en el rostro del señor Munson. Incluso a estas alturas, mucha gente (público, críticos y productores) comúnmente asumen que el género de superhéroes de ser rígido y estrictamente familiar (o hasta infantil), que siempre debe mantenerse lo más sencillo y accesible posible; Goldman, por otro lado, nos recuerda que “no debemos hacer cine para los más tontos de nosotros”, añadamos a esa declaración que el arte tiene el deber de estrujarnos el alma.

 

 

  1. Beso de cabeza, en Spiderman (Sam Raimi, 2002)

https://www.youtube.com/watch?v=aBpwrORhKWU

Si bien es cierto que el boom actual del cine de superhéroes tuvo su chispa inicial con X-men (Bryan Singer, 2000) la explosión definitiva llegó con Spiderman, bajo la dirección de Sam Raimi. Muchos sentimos una emoción inmensa que entonces todavía era novedosa (generaciones más nuevas ahora están acostumbradas a ese tipo de expectativas tres o cuatro veces al año gracias a Marvel Studios). Significó un momento decisivo porque las primeras dos cintas del arácnido son hasta la fecha, indiscutiblemente, de los mejor que se ha hecho dentro del género en su labor de reinventar las emociones y mitología ya conocidas de los comics dentro de un formato nuevo; la existencia de ambas (sobre todo la primera) me parece, en sí mismo, un punto determinante en la evolución de los superhéroes en el cine y, para encerrar eso en un solo momento que añadir a esta lista, pongo la escena en que Spiderman y Mary Jane se besan bajo la lluvia, una imagen que trasciende el género para convertirse en una de las escenas icónicas en la historia del cine. Además, los momentos previos encapsulan los dos pilares que sostienen a los superhéroes en general como género: el deseo de un bien protector (Spiderman salva a Mary Jane de una pandilla de criminales a los que no es difícil adivinarles las intenciones: es una situación funesta y horrorosamente cotidiana y realista) y la proyección (Desearíamos ser como esos héroes y queremos creer en nosotros mismos. El breve diálogo entre Spiderman y Mary Jane contiene eso en el trasfondo: “Eres… asombroso” “Mucha gente no piensa lo mismo” “Pero lo eres”).

 

 

  1. Batman en acción, en Batman v Superman (Zack Snyder, 2016)

https://www.youtube.com/watch?v=XEaX_uHHFUA

Las cintas de Burton fueron vitales para el desarrollo de Batman no sólo en cine sino incluso dentro de los comics. La trilogía de Nolan estudió a profundidad al personaje y su universo, buscando el acercamiento más realista posible. Pero fue hasta 2016, en Batman v Superman, cuando por fin vimos en cine a Batman verdaderamente en combate. Cuando Batman incursiona a una bodega abandonada para rescatar a Martha Kent y en el proceso debe derrotar a toda una pequeña tropa de mercenarios, por fin podemos ver en live action al Batman que siempre imaginamos en combate al leer los comics. Esta escena deja bien en claro dos cosas importantes sobre el personaje: primero, hace entender por qué los criminales terminarían sintiendo tanto miedo de algo que, en principio, suena ridículo (un hombre disfrazado de murciélago, con capa y todo), en segundo lugar nos recuerda algo que distingue a Batman de otros superhéroes: él no solo los combate, sino que odia y desprecia abiertamente a los criminales, a la gente que sabe es mala y quiere hacer daño, lo recordamos con cada grito y sonido de huesos rotos. Esta secuencia nos ofrece por fin la materialización de una parte clave de la esencia del personaje que todavía no había llegado a la pantalla grande.

 

 

  1. Bobby sale del clóset, en X-men 2 (Bryan Singer, 2003)

https://www.youtube.com/watch?v=QL__AjJr688

Desde su origen en los comics, los X-men siempre tuvieron la intención de hacer un reflejo del trato que suele darse a las minorías en la sociedad. La escena en que un joven recién reclutado para la escuela de Charles Xavier decide confesarles a sus padres que en realidad él es un mutante es, en realidad, una obvia representación de un hijo confesando a sus padres que es homosexual. La metáfora es más que evidente, el público entero puede captarlo, pero el sector queer de la audiencia recibió esa escena como algo mucho mayor, algo con lo que podían identificarse plenamente y que entonces era todavía menos frecuente que ahora encontrar en medios de entretenimiento masivo. Los comics de superhéroes ya habían sido importantes en el tratamiento de temas sociales, Bryan Singer (director de la trilogía original de X-men y abiertamente homosexual) se dio perfectamente de que eso mismo podía y debía traducirse también al pasar esos personajes al cine. Como bonus, es imposible no sonreír cuando el padre interroga a Logan “¿Y usted es profesor de qué, exactamente?” “Arte”.

 

 

  1. Wonder Woman salva a los rehenes en el banco, en Justice League (Joss Whedon ‒aunque digan que no‒, 2017)

https://www.youtube.com/watch?v=-bu2UJAwuv0

Similar a la escena 12 en la lista, esta secuencia engloba una parte muy importante de la esencia del personaje. Esta no es la primera aparición de Wonder Woman en la pantalla grande, eso sucedió en Batman v Superman y ahí la vimos enfrentarse a un monstruo de fantasía; pero aquí la vemos enfrentada a algo más terrenal y cercano. Ya habíamos visto escenas como esta varias veces en caricaturas y comics, pero todavía muy poco en pantalla grande: Wonder Woman, que está cimentada en el amor, se enfrenta a un grupo terrorista completamente humano, motivado por el odio y el miedo; despacha una bomba y detiene a los criminales, pero el momento cumbre es cuando desvía todas las balas que el criminal lanza en cascada sobre rehenes inocentes, esa ES Wonder Woman, era muy importante empezar a incluir detalles como este (de sus labores más “cotidianas”) en el proceso actual de trasladar al cine a un personaje tan icónico.

 

 

  1. Killmonger visita el museo, en Black Panther (Ryan Coogler, 2018)

https://www.youtube.com/watch?v=yYwr6Q1Hl_4

Black Panther es una cinta sumamente trascendental no sólo en el género de superhéroes sino en el cine masivo de entretenimiento, es la primera vez que una película de inversión millonaria, agendada para una temporada de peso, con expectativas enormes de público y crítica a nivel global, se enfoca tan específicamente en la población negra en todos los sentidos: escritor, director, actores, extras, música, diseño, música, trama; y es precisamente el involucramiento creativo de gente negra, informada de su herencia y desbordantemente talentosa, por lo que el resultado es una cinta de alta calidad donde el asunto racial de ningún modo se siente forzado, sino que fluye con absoluta naturalidad y muchísima fuerza. Por todo esto, me parece importante el hecho de que hay varias escenas que no temen enfocarse directamente a asuntos de racismo en forma a veces sutil y elegante y a veces más aparatosa pero eficiente. Para representar todo eso elijo aquí la escena en que vemos por primera vez a Killmonger cuando, ataviado de civil, visita un museo de historia y se encuentra con la experta del museo en artefactos de historia negra; es, por supuesto, una historiadora blanca, una académica refinada que explica a un visitante negro aspectos de su propia historia; la cinta no califica esto, solamente lo muestra y esa situación provoca una reflexión trascendente. Al poco rato, cuando comienza el atraco de Killmonger, él mismo señala que en cuanto puso un pie en la sala de exhibiciones todos los elementos de seguridad no le han quitado el ojo de encima (recordemos que aquí no tiene en su aspecto nada que no sea ordinario, de civil común, nada extraño salvo el color de su piel y sus rastas).

 

 

  1. Nightcrawler en la Casa Blanca, en X men 2 (Bryan Singer, 2003)

https://www.youtube.com/watch?v=StnmzjqMKRo

Esta escena es vital para el desarrollo de la trilogía original de Singer, pero también lo es para el desarrollo de los superhéroes en el cine (si bien esto se nota sólo de forma intermitente). Los elementos de ficción (un mutante que puede teletransportarse) irrumpen directa y contundentemente en el balance de la realidad (no un ataque contra algún superhéroe u otro mutante ni el deseo “abstracto” y recurrente de destruir una ciudad o “al mundo entero”, sino un atentado directo contra el presidente de Estados Unidos, lo que implica algo de significados sociales y políticos sumamente terrenales y nada descabellados, en la película desata una fuerte tensión social). Esto reflejó en cine lo que ya había sucedido antes en los comics: la ficción fantasiosa de los superhéroes puede contar historias directamente entrelazadas con aspectos de nuestra realidad que son… bueno, totalmente reales, incluso históricamente (la franquicia de X-Men, nuevamente bajo la diracción de Bryan Singer, volvería a meterse de lleno en nuestra realidad utilizando la crisis de los misiles cubanos como punto climático en la trama de First Class, la primera película de Iron Man pondría al personaje interviniendo en conflictos de Medio Oriente, el Capitán América hace una referencia directa a Hitler cuando encara por primera vez a Loki en Avengers y, por supuesto, hay que mencionar la magnífica secuencia de créditos iniciales en Watchmen, de Zack Snyder). En los comics esto pasa más frecuentemente, en el cine siguen siendo pocos los casos en que hay una mezcla tan directa, quizá por un temor cauto de los productores; es cierto que las metáforas son muy útiles para mostrar realidades complejas y los comics de superhéroes han utilizado esas metáforas varias veces, pero de vez en cuando tampoco está de más plasmar vestigios literales de nuestra realidad, para que no olvidemos el motivo por el que la humanidad imagina superhéroes en primer lugar.

 

 

  1. Wonder Woman en el pueblo sitiado, en Wonder Woman (Patty Jenkins, 2017)

https://www.youtube.com/watch?v=Yrdih26Dv_g

Una vez más, vemos a la figura superheroica peleando contra una amenaza completamente humana y real: soldados que han sitiado un pueblo lleno de civiles inocentes en medio de una guerra. La pelea final de Wonder Woman contra Hades es emocionante, significativa y con peso emocional, pero esta es la secuencia de acción que verdaderamente sobrecogió al público. Es realmente en esta secuencia, y no al final, cuando Wonder Woman realmente está combatiendo a su enemigo arquetípico: la guerra. Antes de este punto, a lo largo de la cinta hemos estado viendo el desarrollo de Diana como personaje, es hasta este momento cuando la vemos por primera vez pelear ya convertida en Wonder Woman (por eso apenas aquí escuchamos por fin los ya célebres acordes de su tema musical). Resulta curioso que, aunque todas las películas de superhéroes rebosan de escenas de acción y peleas, muy pocas veces sucede lo que vimos en Wonder Woman: las escenas de acción resultan no solamente emocionantes sino tremendamente emotivas, debido al contexto y al personaje. La pelea muestra las habilidades en combate cuerpo a cuerpo de Wonder Woman, muestra el uso de su lazo, ilustra la fuerza bruta que posee y, al final, todo culmina con ella rodeada por los habitantes agradecidos del pueblo, que acuden a verla para darle las gracias entre sonrisas y bendiciones, igual a la gente que suele aglutinarse alrededor de Superman pero, a diferencia del hombre de acero (que siempre luce vagamente desconcertado en este tipo de situación) Wonder Woman es una presencia increíblemente cálida en medio de ellos, ya sin enemigos cerca, no tiene la actitud de una heroína, de una guerrera, sino que se pierde entre ellos compartiendo las sonrisas y las muestras de afecto; esta dualidad es la clave del personaje y esta secuencia lo transmite de manera impecable.

 

 

  1. La iniciativa Avengers, en Iron Man (Jon Favreau, 2008)

https://www.youtube.com/watch?v=Nyjwkav3h_0

Iron Man fue la película que inició, ya formalmente, el ambicioso proyecto de un universo cinematográfico compartido en que Marvel lleva trabajando diez años, un auténtico ejemplo de paciencia, diligencia y constancia, más allá de la calidad variable de sus productos. El éxito rotundo del proyecto derivaría en un cambio radical y definitivo en la manera en que los estudios definen ahora al negocio del entretenimiento; esto, por supuesto, también ha traído consecuencias muy negativas. Hay que reconocer, además, el valor de Marvel al arrancar este proyecto; después de haber estado vendiendo algunas licencias de personajes a otros estudios decidieron invertir (tanto que se volvió una inversión muy riesgosa) en fundar su propio estudio de cine y filmar una película protagonizada por un superhéroe que entonces ni de lejos era todo lo popular que es ahora (en esa época Marvel era conocido masivamente por el público general solamente por Spiderman y los X-men, así como DC es masivamente conocido por el público general por la trinidad Batman-Wonder Woman-Superman) y con un actor que en ese momento ya había perdido la carrera y fama que tuvo (y que actualmente es uno de los más redituables e idolatrados que existen). A partir de esta película, que además se sigue considerando como una de las mejores que ha producido Marvel Studios en sus diez años de trabajo, comenzó la era de cine de superhéroes en que seguimos inmersos hasta la fecha y que no parece pronta a acabarse porque, si bien algunos críticos se comienzan a cansar, es claro que el público todavía quiere mucho más. El momento en que se anuncia, en boca de Nick Fury, la promesa de reunir a los Avengers en pantalla grande fue un punto determinante para la industria.

 

 

  1. Come on! Hit me! En The Dark Knight (Christopher Nolan, 2008)

https://www.youtube.com/watch?v=mKl11EzMTAE

Hay dos motivos para incluir aquí esta escena; el primer motivo es, claramente, que la trilogía de Nolan significó un parteaguas en el cine de superhéroes e, incluso, en la industria de los comics (tanto como The Dark Knight Returns, Watchmen o V for Vendetta), la trilogía completa debe estar en la lista de puntos culminantes en la evolución del cine de superhéroes y, además, está entre las muy pocas películas que, de hecho, trascienden el género y son, básicamente, películas magníficas. Punto. El segundo motivo es que esta brevísima escena condensa de forma admirable la esencia de la relación entre Batman y Joker (en todos los medios donde han estado), funciona porque contiene a un Batman estudiado a profundidad por Nolan y Bale en un lado y, en el otro, al que sigue siendo el mejor Joker en la historia del cine. La tensión entre ambos personajes ha durado décadas, ha atravesado todo tipo de vueltas de tuerca y se ha visto bajo distintas interpretaciones y subtextos; este brevísimo enfrentamiento en una calle vacía y nocturna de Gotham es la analogía de esa larga y sombría calle en la que durante tantos años se han enfrentado mutuamente. Además, las tomas con que Nolan nos muestra este momento tan sencillo son la sutil y elegante muestra de su inmenso talento artístico, responsable de que esta trilogía se haya vuelto inmortal.

 

 

  1. Avengers assemble, en Avengers (Joss Whedon, 2012)}

https://www.youtube.com/watch?v=SVjgyI-R4w0

La culminación de la primera fase en los planes de Marvel para su universo cinematográfico; nunca antes se había intentado hacer algo como esto (si no contamos las cintas de la Hammer que reunían a Drácula, el monstruo de Frankenstein y al hombre lobo). La toma de 360 grados en que vemos al equipo de Avengers juntos por primera vez es emotiva, detona la felicidad y la emoción de nuestro niño interior e inmediatamente después de esa toma comienza el primer trabajo de combate en equipo para salvar a New York (favorita indiscutible de quienes quieren destruir a la humanidad). Avengers se sigue manteniendo como una película efectiva incluso ahora que hemos culminado con tres fases de cintas por parte de Marvel Studios, y la toma en 360 grados a la primera reunión de los Avengers sigue provocando un estallido de emoción de nuestro niño interior. Si bien otras cintas de superhéroes consiguen captar distintos aspectos del género (las problemáticas sociales, los dilemas morales, las complicaciones humanas o lo oscuro de la realidad) esta escena sigue siendo una de las que mejor capturan ese otro elemento: la más sincera y cálida de las felices sonrisas infantiles.

 

 

  1. El fin de Logan, en Logan (James Mangold, 2017)

https://www.youtube.com/watch?v=QWJfujg9wHo

Logan es la película más brutal que se ha hecho sobre superhéroes, y de ningún modo lo digo pensando en la abundante violencia explícita, sino en cuanto a lo despiadadamente visceral de las emociones que llenan la cinta. Pero aparte de la historia en sí, que es suficientemente autocontenida en esta película, tenemos el desenlace de Wolverine/Hugh Jackman (como si no fueran por completo la misma persona), uno de los personajes más atesorados en el género desde que inicio toda esta era superheroica con X-men en el 2000. Quienes no estaban demasiado familiarizados con el personaje de todos modos quedaron hondamente conmovidos por su muerte, junto a una niña que, métodos genéticos aparte, era su hija. Quienes, por otro lado, crecieron desde niños admirando al personaje en comics y en múltiples películas lloraron incontrolable y sinceramente en las salas de cine de todo el mundo; esa rama en el árbol seco atravesó a Logan y a los corazones de toda una generación. James Mangold dio un cierre magistral a un personaje icónico en la pantalla grande.

 

 

  1. Aparece Wonder Woman/la trinidad pelea contra Doomsday, en Batman v Superman (Zack Snyder, 2016)

https://www.youtube.com/watch?v=2FcPuyyarzw

Pasaron 75 años antes de que Wonder Woman, uno de los superhéroes más icónicos, hiciera su debut en la pantalla grande; su primera aparición es inmejorable, el instante en que el ataque de Doomsday se disipa y se revela el rostro de la amazona tras los brazaletes, las salas de cine en todo el mundo durante la premiere de la cinta explotaron en un vitoreo inmenso. Una de las mejores entradas en la historia del cine, sincronizado con una de los mejores temas musicales superheroicos de todos los tiempos. Inmediatamente después de eso vemos reunida por primera vez en la pantalla grande a la trinidad icónica de DC y, a continuación, la pelea climática contra Doomsday. Puede discutirse sobre las decisiones argumentales de Snyder, pero es innegable que el hombre AMA los comics, a estos personajes y a sus historias, y trabajó dura y apasionadamente para provocar esa misma emoción desbordante en el público. El climax de Batman v Superman sigue siendo uno de los mejores que hay en las películas de superhéroes, con un espectacular estallido estético y cargado de adrenalina. La película también significó una división radical en los juicios de la gente, y aunque recibió simultáneamente loas inmensas y desprecio absoluto, no tengo ninguna duda de que conforme siga pasando el tiempo será reivindicada y valorada como se merece; con todo y algunas fallas, es una película efectiva especialmente para los que han sido fans desde los comics previos al boom de las películas de superhéroes.

 

 

  1. No man’s land, en Wonder Woman (Patty Jenkins, 2017)

https://www.youtube.com/watch?v=MlwHKphUU_Y

Las películas y los comics de superhéroes se han convertido en una industria, lo que significa que sus motores son las ganas de un puñado de personas por ganar tanto dinero como puedan. Pero el público sigue buscando estas historias por otros motivos. Las películas de superhéroes recaudan tanto dinero no solamente por los efectos especiales o los nombres de celebridades en los créditos, la fascinación primordial con estos personajes sigue siendo la admiración por lo heroico, la búsqueda de esperanza, de cosas que combatan todo lo maligno e injusto en el mundo. Las mejores películas de superhéroes, las que realmente trascienden, son las que tienen en alguna medida ese elemento de lo heroico, que se vuelve especialmente poderoso cuando aparece en las circunstancias más terrenales, donde en nuestra realidad verdaderamente desearíamos que esos superhéroes nos ayudaran, nos salvaran. La escena de Wonder Woman atravesando la no man’s land es la condensación perfecta del sentimiento abstracto y primigenio que buscamos en las historias de superhéroes, esa admiración, esa inspiración, esa fuerza conmovedora que hace lagrimear los ojos y arder el corazón, aquí el personaje atraviesa el territorio letal por el que nadie más se atrevería a cruzar, protege e inspira a quienes vienen detrás de ella; la imagen de ella caminando por el campo desolado, la imagen de ella sujetando el escudo sobre el que llueven todas las balas, son imágenes realmente poderosas. Si el boom de películas de superhéroes va a continuar, es vital mantener presente este espíritu, pero me preocupa que los productores no están realmente al tanto de lo importante del asunto; esta escena de Wonder Woman es la más celebrada de la cinta, y a la directora le costó mucho trabajo, elaboración de storyboards y múltiples reuniones convencer a los productores sobre la importancia de incluirla en la película, ellos no veían cuál era el punto. La industria necesita confiar en los creadores, en gente talentosa y sensible, artistas a quienes por algo han decidido poner al mando de sus proyectos en primer lugar; el género de los superhéroes en comics y en cine ha llegado tan lejos gracias a historias contadas por artistas honestos y talentosos, a estas alturas sería completamente necio negar que sí es perfectamente posible hacer arte dentro del género de los superhéroes (con más frecuencia en comics que en cine, pero la evolución continúa); todo lo que representan los superhéroes es demasiado importante como para permitir que termine convirtiéndose en un cascarón vacío (vacío como una cubeta con la que las empresas quieren recoger tanto dinero como puedan).

De modo que esta llamada era dorada de los superhéroes en el cine todavía no termina, aún falta mucho. Es imposible que cada uno de los productos resultantes sean impecables, pero sí deseo fervientemente que sigan llegando películas con historias que realmente signifiquen algo, que sean humanas, espectaculares y que hagan que nuestra vida sea por lo menos un poco diferente a lo que era gracias a que las vimos; después de todo, ese es el propósito del arte y el poder de la esperanza. 

The following two tabs change content below.
Diego Minero

Diego Minero

Tlaxcala, 1990. Se dedica a la escritura y a la ilustración. Ha sido becario del Foecat en dos ocasiones en la disciplina de Letras, y ganador del Premio Estatal de Cuento (2010); publicó la novela ilustrada 'El pueblo en el bosque', la novela corta 'Un último vaso de Jerez' y el cuentario ilustrado 'Grand Guignol'. Ha publicado columnas y viñetas en diversos medios impresos. Ha tomado un par de talleres, pero el grueso de su formación ha sido autodidacta.

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*