Rumpolocracia

Traducción de Adrián Chávez

¿Qué nos depara el futuro?”

Le pregunto a mi imagen de espaldas al espejo.

Para mí, saber de qué lado se dobla la tortilla no fue fácil. Pero saber de qué lado se lee el futuro me cambió la vida. Todos saben que el futuro se esconde en cualquier parte. En la sonrisa, en los restos del café, en las manos —en donde se esconde también la posibilidad de cambiarlo—, en el té. Y en el culo. Desde que descubrí la rumpología (¿trumpología?), el arte de leer el futuro en las nalgas, he encontrado hartas respuestas. Quizá el origen del reggaeton, para empezar, por lo que el sufrimiento de mis oídos tiene ahora un sentido; para mí, hoy por hoy, se trata de esoterismo musical. Son muchos los eminentes culólogos que defienden la rumpología alrededor del mundo, y por lo tanto yo no soy nadie para criticarla, por lo cual, para evitar malinterpretaciones entre sus partidarios, y para que quienes no sepan de lo que estoy hablando, consigno aquí una imagen en la que se aprecie la sutil técnica a la que me refiero:

Los medios de comunicación nos bombardean todo el tiempo de idiotez y de nalgas, de las que están llenos los videos musicales mainstream, los programas cotidianos. Hasta yo poseo ambas cosas. Pero leerlas no es fácil; la rumpología parece hecha para involucrar al prójimo. Incluso los políticos, se dice, tienen cara de culo todo el tiempo menos cuando están en campaña. En Italia se vota en marzo; en México en junio, y las expectativas son grandes. Todos prometen revoluciones que luego planearán revolucionar, nos aseguran un futuro (que ahora sé dónde lo leen), y así hasta el momento en que entramos a la casilla, tomamos el lápiz y ponemos una equis para luego irnos a casa. Luego, como siempre, nos darán la espalda para ponernos en la cara el verdadero futuro. Uno que no cambiará. Porque ellos ya no son nada; PRD, PRI, PAN, PD, PDL, PRIRI, PRDRDRPD, PARAPi, POROPó, son solo siglas vacías de cualquier contenido, en una época en que izquierda y derecha salieron de los caminos y volvieron al diccionario. Palabras hechas para el sarcasmo. No es gratuito que en Italia usemos la expresión “per il culo”.

“¿Qué nos depara el futuro?”

Según mis nalgas, otra bonita dosis, por años y años todavía, de rumpolocracia.

The following two tabs change content below.
Fabio Ughetti

Fabio Ughetti

Fabio nació en Sicilia, creció en Calabria y estudió en Boloña. Ahora vive en México, está casado con una mexicana, y sabe de qué lado se dobla la tortilla.
Fabio Ughetti

Artículos recientes por Fabio Ughetti (see all)