Receta para crear galaxias

http://www.lahojadearena.com/receta-para-crear-galaxias/

4398655085_0320ac7c49_b

Uno de los problemas más importantes de la astronomía actual radica en entender cómo se forman y evolucionan las galaxias. Son estructuras enormes, compuestas de miles de millones de estrellas, gas y polvo que poseen diversas formas. Se clasifican como espirales, elípticas o irregulares dependiendo de sus características predominantes. Algunas incluso tienen una especie de barra en su parte central, la cual también está formada por estrellas, polvo y gas. La Vía Láctea,por ejemplo, es una espiral con dos brazos principales,  dos o tres brazos menores y una barra central que puede medir hasta unos 18 mil años luz.

¿Por qué es tan difícil entender cómo se formaron y cómo evolucionan?

El principal problema es que a lo largo de la vida de las galaxias ocurren muchos cambios dentro y fuera de ellas; alteran de forma importante su presente y futuro. Dentro de la larga lista de factores que influyen en la “receta física” que explica la evolución de estos cuerpos se encuentran la formación y muerte de las estrellas, vientos estelares, explosiones de supernovas y movimientos turbulentos del gas, así como la fuerza de gravedad, encuentros con otras galaxias, nubes de gas y algo que llamamos materia oscura (que aún no sabemos qué es), entre otros.

Una de las partes más interesantes en este campo de estudio es la que se hace con simulaciones computacionales que intentan recrear el pasado, confirmar las observaciones y predecir lo que va a pasar en la vida de las galaxias. Sin embargo, los simulacros no son nada sencillos y requieren, por un lado, modelos físicos adecuados (con condiciones iniciales adecuadas), y por otro, las más avanzadas máquinas disponibles.

Para ampliar lo anterior, pongamos el ejemplo de una simulación de la Vía Láctea, que es la galaxia más conocida y estudiada. La larga lista de ingredientes que esta simulación debería involucrar llevaría muchísimas variables, entre las que se encuentran: la masa observada de gas y estrellas, la masa de materia oscura, la tasa a la que nacen las estrellas, el tamaño de cada parte de la galaxia, su momento angular y velocidades de rotación, las interacciones o choques con otras galaxias, etc. Todos estos, datos que han sido obtenidos a partir de observaciones astronómicas e investigaciones de muchos años.

Una vez que se establecen estos parámetros, hay que ponerlos en ecuaciones matemáticas y programas de cómputo. Enseguida, las computadoras resuelven esas ecuaciones y entregan—si tenemos un poco de suerte e hicimos bien las cosas—resultados lógicos y sensatos de cómo se cocinó y cuál será el futuro de nuestra galaxia—¡uuuuff! ‘nomas.

La “receta para crear galaxias” es sin duda complicada, pero muy interesante. Y lo mejor, nos ayuda a tener una mejor idea de cómo se originó, cómo se comporta y cuál será el futuro de nuestra Galaxia. Esa que por las noches atraviesa el cielo y que los griegos creían un camino de leche.

*Este artículo fue publicado originalmente en el blog de divulgación de la ciencia http://www.naricesdetycho.com/

The following two tabs change content below.

Vicente Hernández

Artículos recientes por Vicente Hernández (see all)