Otoño en Hiroshima, viniles y música inclasificable

otoñal

En plena era del internet y a 90 años de su creación, la radio convencional ha existido, la mayoría de las veces, con un objetivo claro: difundir la música comercial. Por ello, es de llamar la atención que algunas radiodifusoras tengan espacio para alternativas diferentes. Tal es el caso de la estación Reactor 105.7, que desde hace 5 meses cuenta con el programa Otoño en Hiroshima. Éste se dedica a divulgar y abrir una brecha con programación nueva dentro de la música underground, avantgarde, experimental e inclasificable.

Otoño en Hiroshima es una muestra de cómo en los últimos años en México se han condensado bandas interesantes que hacen que programas como éste existan y tengan de qué hablar. Grupos como Nos Llamamos, con letras llenas de metáforas; artistas como Siete Catorce, Juan Pablo Villa, Murcof, Ariel Guzik, Álvaro Ruiz y Alex Otaola, quienes han hecho cosas innovadoras, pueden ser escuchados en este programa, así como en los festivales independientes como AuralMutekAntes.

Los locutores de Otoño en Hiroshima, Ruzo y Biz, cada madrugada de miércoles agrupan y complementan todas las propuestas de música arriesgada y poco convencional, que pocas veces se presentan en la radio. De 1 a 3 am es un buen momento para su programa, ya que, aseguran, por un lado la mayoría de la gente no tiene obligaciones a esa hora, poniendo así mayor atención a lo que escucha; y por el otro, quienes tengan actividades se encuentran con canciones que hacen buena compañía e inspiran.

En entrevista, Biz y Ruzo, nos hablaron de su nueva propuesta dentro de la radio en México, y sus alcances para la escena musical.

LHA: ¿Cómo nace la idea de hacer Otoño en Hiroshima?
OEH: La idea de hacer el programa surge a raíz de la inquietud de hacer una agenda de noise en su anterior turno de Reactor, al medio día. Nos llamó la atención como otros programas de la estación tenían agendas culturales interesantes, y nos pareció que era ideal enfocarnos a los eventos de música electroacústica, de nivel, que no anuncian tanto pero que tienen calidad. Así es que esta fue una de las bases para armar un programa entero.

LHA.-¿Cuál es la proyección del programa a corto y mediano plazo?
Ruzo: A corto plazo queremos consolidarnos en radio, que nuestro público espere los miércoles para escucharnos, estar en contacto con ellos. Creemos que Hiroshima tiene mucho futuro, porque tiene calidad y procura a una escena mexicana que aunque en realidad nunca ha necesitado de ningún medio para existir, al ponerle atención estamos cumpliendo con uno de los objetivos de la radio pública y nuestra pasión: difundir la música y cultura alrededor. Además, nos interesa estrechar la relación entre escuchas, artistas y la música en si misma. Esto se ha dado de forma natural durante los primeros meses de existencia del programa, pero definitivamente esperamos que vaya teniendo sus culminaciones a lo largo de la vida del proyecto.

LHA: ¿Cómo lograr tener una audiencia en un horario de madrugada y con propuestas musicales poco convencionales?
OEH: No tememos por las propuestas musicales que teníamos planeadas programar, ya que ambos consumimos esa música y estamos al pendiente de lo que pasa alrededor de ella. Hay mucha gente que comparte nuestros gustos o que quieren escuchar algo nuevo y diferente. En una de las reuniones con el Gerente de la estación, cuando estábamos proponiendo Hiroshima, nos dijo que si nos iba a alcanzar la música… ahora nunca nos alcanzan las 2 horas para poner todo lo que queremos (risas). Nunca se debe dudar de la calidad de la música en sus formas menos convencionales. Afortunadamente la respuesta ha sido muy cálida, la audiencia está ahí, descubriendo cosas con nosotros.

LHA: Cuál es el eje que siguen para hacer la selección de la música y/o temática de cada emisión?
OEH: Buscamos revisar algunos clásicos de la vanguardia o música seminal, luego algunos sonidos actuales y a la vez avantgarde mexicano, en el inter repasando la agenda con lo que a nuestro parecer son los eventos más interesantes del acontecer musical en México. Y después hacemos una exploración que nos encontremos en los viniles que tenemos a nuestro alcance.

LHA: Hace años se decía que México tenía un desface en la música, hoy, ¿qué tanta resonancia consideran que hay en nuestro país con lo que sucede en el mundo, hablando del amplio espectro de la música experimental e inclasificable?
OEH: Esa misma pregunta hicimos a uno de nuestros invitados, el compositor Felipe Pérez Santiago. Un artista de su tamaño y trayectoria puede hablar del panorama musical mexicano actual sin miedo a equivocarse, y afortunadamente su análisis es esperanzador: se está haciendo música de vanguardia de muy buen nivel en nuestro país, cada vez hay más foros, cada vez hay más escuelas para hacer una carrera en la experimentación sonora. Todo es muy emocionante y está pasando, porque hay música nacional que podría ser punta de lanza a nivel internacional. Al nivel de la mejor música del mundo. Gente como Bocafloja, que es un ícono en Brooklyn; Cabezas de Cera, que ha girado 4 de los 5 continentes; Inservibles, en Estados Unidos; Alonso Arreola, en Japón; Descartes a Kant que se fue a Rusia, etc. El mundo está volteando a ver a México por su nivel musical. De varios años para acá en México están pasando cosas de demasiado nivel como para no darnos cuenta, como para no ir a verlos y celebrarlos.

 

LHA: En este momento, ¿cuáles consideran que son los mejores recursos y/o plataformas para ampliar la difusión de la radio convencional?
OEH: Mientras existan buenos contenidos en la radio, la radio vivirá siempre. Pero esos contenidos deben ser difundidos y aprovechados por todas las herramientas que existen en internet. Una  sería los podcast. Todos los locutores también deben ser curadores de bitácoras en línea, los productores deben ser gestionadores de comunidades. La radio tradicional no debe descuidar estas oportunidades ni a su talento. Debe haber emancipación de radio experimental y complemento digital. En algún momento parecía que internet se comería a los medios tradicionales, ahora vemos diario como los complementa y nutre.

The following two tabs change content below.

Ivan Luna Luna

Músico, publicista, lector, coleccionista y curioso.