Local.mx: la ciudad como protagonista

14188501_1778521185727547_5251760967986224926_o

En Las ciudades invisibles, Italo Calvino pone a Marco Polo a contarle sus viajes a Kublai Kan, de forma que este tenga una idea de cómo es su imperio. En cada narración, la ciudad se vuelve un mapa de sí misma, una cartografía curada por el magnetismo de sus más atractivas historias y lugares. Un proceso similar es el objetivo de Local.mx, el nuevo proyecto de Travesías Media: un sitio que busca convertir a su equipo en un Marco Polo itinerante por la Ciudad de México, y elaborar un mapa digital dividido por zonas que funcione como guía cultural para sus habitantes. La Hoja de Arena platicó con Lucía Ortiz Monasterio, quien encabeza el proyecto.

LHA: Local.mx es una transición de las Guías DF que Travesías publicaba en formato impreso anualmente. ¿Por qué migrar a la red?

LOM: Las guías se volvieron más bien objetos de culto, de alguna manera; son una contradicción, porque son guías prácticas que al permanecer en papel se vuelven obsoletas. En Travesías tenemos la colección casi como una filosofía ―no dejaremos de publicar un volumen impreso de Local anualmente―, pero también nos importa la inmediatez, siempre con la ciudad como protagonista. Queremos también el contacto con el lector, que en el papel es silencioso e hipotético. Y, por otro lado, existen muchas otras publicaciones que se llaman “guías”, que están saturadas de información, que todo lo reseñan, sea bueno sea malo, sea más o menos, sólo para tener contenido; nosotros no queremos eso, sino apostarle al hallazgo; arrojar luz sobre el mapa de la ciudad a nuevos lugares y a los conocidos que valen la pena. Es un experimento, un animal orgánico, y aunque tenemos metas claras estamos en la expectativa de cómo nuestro público se delimite a sí mismo y se transforme, es algo que queremos aprender.

LHA: Justamente, en su manifiesto, afirman que quieren ser “una brújula más que un sitio saturado de información”. ¿Cómo logran eso?

LOM: El criterio es no reseñar absolutamente todo, no tener ochenta mil tuits o publicaciones de Facebook al día. Tenemos menos contenido, y lo que reseñe en Local será una brújula en tanto que lo que está ahí pasó por un filtro cuidadoso de edición, de curaduría y de diseño. No es el típico sitio que te salta en Google cuando preguntas “lugares para comer en la Roma”, y que te muestra contenido sólo porque existe. Si está en Local es porque lo seleccionamos por una razón: que está bien hecho, que cumple con nuestros criterios de calidad, sin importar lo que sea. Hay una tendencia de muchos sitios a ganar el clic, la atención, y la red se convierte en una colección de espectaculares en el Periférico; no tendría sentido hacer otro sitio igual, y no es lo que nos interesa.

LHA: ¿Su público es joven, como lo era el de las Guías DF?

LOM: Sí, aunque no exclusivamente, y también queremos llegar también más abajo en términos de edad. Estamos contratando gente muy chavita y con muchas pilas. Ellos son los que saben qué está pasando, y hay cosas a las que otras generaciones no tenemos acceso. Estamos por inaugurar una sección de crónica urbana hecha por estudiantes que se van a caminar por la ciudad.

LHA: En su página se definen como viajeros y como exploradores urbanos. ¿Quiénes son estos exploradores?

LOM: En Local tenemos un equipo editorial pequeño; todos somos de aquí y somos gente de ciudad, incluyendo al presidente de Travesías, que estudió geografía humana. Hacemos cartografías. Si vamos a un museo no te hablamos sólo de la exposición sino que te proponemos una ruta dentro del mapa; estamos buscando esa voz. También, como te decía, estamos buscando hacer crónica urbana con gente que vaya a pie por la ciudad.

LHA: Su nombre es un juego de significados. ¿Qué acepciones de lo local quieren abarcar? ¿La geográfica, pero también aquella que está en oposición a lo global, en términos comerciales?

LOM: Sí. Primero que nada, queremos hacer mapas abarcables, a eso nos referimos con lo local, con no saturarnos de información. Por otro lado, por locales nos referimos a los lugares pero también a las personas; nuestros lectores no son turistas, sino precisamente locales, y no se sorprenden fácilmente con trampas apantalladoras. Y sí, queremos reseñar al individuo en particular que enriquece la ciudad con nuevas propuestas y que no siempre tiene formas de difundir su trabajo, jamás a las grandes cadenas; nos interesa arrojar luz sobre esa clase de aportaciones, sin caer en el folclor.

LHA: Respecto al libro impreso anual de Local, ¿es ésta una recopilación de lo que aparece en la versión digital?

LOM: El primer número es un poco independiente; por los tiempos de edición tuvo que ser así en esta ocasión. Éste tuvo un editor invitado, Mario Ballesteros, y el tema es la arquitectura. Pero sí, el próximo estará alimentado del contenido web. Las categorías serán las mismas, cada año un tema diferente, y habrá un diálogo de diseño; tenemos, por ejemplo, un filtro propio para las fotos, y es el que se utiliza siempre en el sitio y en el libro, hay una comunicación visual.

LHA: ¿Por qué un lector de La Hoja de Arena visitaría Local.mx?

LOM: Porque ahí también encontraría la ciudad, pero en forma de un mapa, uno abarcable, que le dará la oportunidad de tener una relación más exquisita con ella.

Un mapa, pero uno que no lo abarque todo, sino sólo aquello que al descollar hable por todo y lo coloree. Local.mx está ya en línea y puede visitarse. Los invitamos a conocer este ejercicio de curaduría de la ciudad que nos propone una nueva relación con ella o ―en la frase con la que Italo Calvino cierra Las ciudades invisibles― de “buscar y saber reconocer qué y quién, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y hacerle espacio”.Iconofinaltexto copy

The following two tabs change content below.

La Hoja de Arena

Portal cultural de temas infinitos.