La danza de lo silente

Hay días en que no tengo nada qué decir, mi lengua forma parte de las rosas transparentes y un muro de cristal me separa de la voz que alguna vez fue mía. No se confunda esto con un agujero negro o con falta de asombro, la suerte de los que permanecemos inertes cabe en alguna botella con mensaje, en medio del mar.
A veces basta con escuchar lo que hay afuera, hay cosas que escribo donde más parecen ser inscripciones en una hoja de arena o cueva nunca antes visitada.
El mundo se aleja con un tintineo acuático, presagiando las olas.
Dicen que el sabor de los naufragios viene con la ola, y las lecturas que hago a diario me enfrascan en ese sabor.
Esto no es un simulacro de niebla, o una danza de copos de nieve: todas las líneas están saturadas y no sé bien quién habla ahora.
Hacer una pausa a lo que acontece dentro y fuera de esta nebulosa puede mantenerme un par de días en pie: este es un naufragio voluntario.
No se confunda, pues, este silente camino de letras con una ausencia de intención. Es sólo que guardó mi página en blanco para cuando el mar decida que es hora de encallar en playas más nobles.
ÑÚ:
Acabo de ver The secret life do Walter Mitty (2013), dirigida por Ben Stiller, y tiene una frase que me inspiró a escribirles, finalmente, esto:

“Las cosas bellas no persiguen la atención”

Gracias por no fotografiar este felino fantasma.

The following two tabs change content below.
Magnolia Orli

Magnolia Orli

Estudiante de Licenciatura en Letras Españolas en la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Autónoma de Chihuahua. Ha colaborado con revistas como Pirocromo, Cataficcia, Posdata, Solar, Síncope en Línea, Ombligo. Ha sido ponente en diversos congresos de estudiantes de literatura nacionales. Fue coordinadora del Taller de Creación Literaria “Franz Kafka” en la ciudad de Chihuahua.
Magnolia Orli

Artículos recientes por Magnolia Orli (see all)