Instrucciones para sobrevivir al abandono

  1. Celebra cada uno de tus pasos. ¿Hoy abriste los ojos y ayer no pudiste ni ver la pinche luz? Felicidades, estás un paso más cerca de la .
  2. No fuerces la risa; llegará sola. Dice Rosa Montero, en La Ridícula Idea de No Volver a Verte, que “la vida es tan tenaz, tan bella, tan poderosa, que incluso desde los primeros momentos de la pena te permite gozar de instantes de alegría: el deleite de una tarde hermosa, una risa, una , la complicidad con un amigo”. No importa qué tan mierda se vea la situación, siempre podrás hallar ese dolor de placer en el abdomen al ver una botarga del Dr. Simi bailando reguetón.
  3. Déjate consolar por la sabiduría de la música populachera. No dudes del poder catártico residente en cualquier cosa que se llame “Qué ganas de no verte nunca más”.
  4. Cómete el duelo que te toca. No todos los viernes son de conga, la vida no es un pinche musical. Tienes todo el derecho de estar en reclusión en tu refugio un par de días.
  5. Si el día no te gusta, espera el siguiente. Cada jornada es una película. La premisa cambia con el sol y el tema se va sorteando como en rifa. Hoy tocó miseria pero tal vez mañana toque viento fresco.eva-marie-saint
  6. Escribe tu historia. “Para vivir tenemos que narrarnos; somos un producto de nuestra imaginación”, dice la Montero. La vida imita la estructura de las novelas; a veces de las más rosas e intrascendetes y otras de ésas que te acercan al Cervantes. El cuerpo es la pluma y las acciones son de tinta. Es tuya la responsabilidad de darte un final redondo, después de la anagnórisis.
  7. Échate un tango con la ausencia. La gente que se va no se lleva consigo su recuerdo.
  8. Ten respeto por tu cuerpo, se está desintoxicando. Dale zanahorias hervidas, arroz blanco y comida para sanar. Mantenlo alejado de los estimulantes y, no mames, no te pongas a chupar.
  9. Identifica tus espacios. Reconoce las nimiedades que te hacen sentir un ser humano vivo y funcional. No importa que sean estupideces, por hoy son tu salvavidas.
  10. Si estás siguiendo estas instrucciones, reconoce que según el Huffington Post eres un depresivo encubierto a quien hay que encerrar y tratar como un enfermo. Como si la condición humana fuera un estado patológico.
  11. Aférrate a las letras. No es nada más por hipsterear que decimos que la existe para salvarnos de la muerte. Está aquí para enseñarnos a vivir y a morir en calma. La Montero nuevamente dice que “los humanos nos defendemos del dolor sin sentido adornándolo con la sensatez de la belleza. Aplastamos carbones con las manos desnudas y a veces conseguimos que parezcan diamantes”.
The following two tabs change content below.
David Ledesma Feregrino

David Ledesma Feregrino

Escritor en formación. Editor en Homozapping. Formó parte de la XIV promoción de la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores. Escribe ajeno. La más señora de todas las putas.
  • Frank Vazher

    Éste me gustó mucho, además me hizo reír. Me ha caído como anillo al dedo. Muchas Gracias 😀