Discapacidad: El estigma detrás de La teoría del todo

The-Theory-Of-Everything-Gallery-07

Hace unos días me encontré con un breve pero muy polémico texto del crítico Scott Jordan Harris en el portal Slate. En el artículo, el autor reflexiona sobre la manera en que la discapacidad es reflejada en el , particularmente en la reciente cinta de James Marsh, La teoría del todo. En resumen, Harris llama a esta cinta “una película poco progresista para entender ‘la discapacidad’” debido principalmente a la interpretación de Eddie Redmayne como Stephen Hawking.

Entre sus argumentos más controvertidos destacan: Marsh realizó esta película para hacer sentir bien a la gente no discapacitada y para ganar premios Oscar; el objetivo de la actuación de Redmayne es contorsionar su cuerpo de manera convincente, asumiendo que la mímica es lo suficientemente digna para recibir un premio famoso; y La Teoría del Todo no representa a la población discapacitada pues está basada en un libro “escrito por alguien no discapacitado, adaptada por un no discapacitado, dirigida por alguien no discapacitado y estelarizada por actores sin algún tipo de impedimento físico”.

Lo más rescatable de este artículo es quizá el hecho de que el autor saca a la luz el asunto de la representación de las minorías en las artes, particularmente en el cine. Es un tema que por mucho tiempo se ha analizado y que se considera sensible en una cada vez más diversa, que busca productos culturales con los cuales pueda identificarse. A finales de los años ochenta, el mundo académico comenzó a prestar atención a las imágenes mediáticas en torno a las discapacidades físicas y mentales en el ser humano. En poco más de veinticinco años, la representación de la sociedad ha evolucionado considerablemente y es válido retomar este debate a partir de nuevos contenidos.

Sin embargo, los polémicos argumentos de Harris son un buen punto de partida para reflexionar sobre una película con una intención totalmente alejada de “ser la voz de aquellos con algún tipo de incapacidad física”. Basada en el libro de Jane Hawking, Travelling to Infinity, la cinta se enfoca más en transmitir el conflicto emocional que experimentó la pareja entre esta mujer y una de las mentes más brillantes del mundo, que además padece de esclerosis lateral amiotrófica (ELS). Si bien la adaptación incluye momentos que elevan la carga dramática de la cinta y que no son del todo ciertas, La teoría del todo es una visión más sobre la intimidad y el concepto del “amor incondicional”.

¿Es valiosa la interpretación de Eddie Redmayne como Stephen Hawking? Contraria a la opinión de Harris, debo decir que sí. Más allá del trabajo físico para “imitar” la degradación del cuerpo del científico inglés, el actor demuestra un compromiso absoluto con el personaje para transmitir el proceso de adaptación mental que conlleva la ELS. El interés de Redmayne por conocer a más pacientes con esta enfermedad, entender la sintomatología y evidenciar las emociones de estas personas es una labor que refleja su disposición por presentar una interpretación completa y sustentada.

Cargada de clichés cinematográficos, La teoría del todo da mucho para criticar y debatir. Sin embargo, cumple con el objetivo de ofrecernos un vistazo a la personal de un ícono del mundo científico contemporáneo y nos permite asombrarnos con una de las interpretaciones más destacables de esta temporada.Iconofinaltexto copy

The following two tabs change content below.
Karla Tenorio

Karla Tenorio

Periodista interesada en temas de política y cultura. Ha trabajado para el sector público en asuntos de comercio y relaciones internacionales. Actualmente es editora de sección en la revista Deep.
Karla Tenorio

Artículos recientes por Karla Tenorio (_13bab141_)